Al menos 22 muertos por derrumbe de una mina de oro ilegal en El Congo

Las fuertes lluvias que han caído sobre la zona desencadenaron la tragedia en el yacimiento.

Por Sebastian Foncea

Las miserables condiciones de trabajo y de vida de los mineros que buscan oro en El Congo evidencian una patética contradicción en comparación con las riquezas que su esfuerzo sacan a la luz.

Además la seguridad en que operan es pésima, ya que a los dueños de los yacimientos sólo les interesa el dinero y las leyes laborales son pobres y no se respetan.

Por eso mismo cada breves lapsos hay accidentes que enlutan a las familias de los mineros de El Congo, como el que ocurrió en el distrito de Kampene, en la provincia de Maniema, como consecuencia de un deslizamiento de tierra debido a la lluvia.

Al menos 22 personas murieron por un derrumbe en una mina de oro ilegal en el este del país, confirmó el ministro congoleño de Solidaridad Nacional y Asuntos Humanitarios, Steve Mbikayi Petalomama.

"La búsqueda de víctimas continúa a pesar de la lluvia que cae en el territorio, lo que dificulta esa búsqueda, pero continuamos y esperamos encontrar más cuerpos", declaró el ministro, quien lamentó la falta de regulación en esa zona minera, que ya registró sucesos similares en el pasado.
Las recientes lluvias que han caído Kampene fueron la causa de la tragedia, según las autoridades, en una zona donde también operan grupos armados rebeldes que controlan minas de manera ilegal, lo que dificulta la regulación del sector.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo