Nacional

“Flujos opuestos”: el inesperado hallazgo de ALMA que explicaría por qué los agujeros negros supermasivos crecieron tan rápido

Desde Chile, científicos descubrieron dos discos de gas que giran en sentidos opuestos, alrededor de un agujero que está a 47 millones de años luz de la Tierra.

Desde los radiotelescopios de ALMA en Chile, científicos descubrieron una pista inesperada para una de las grandes interrogantes del universo primitivo: por qué los agujeros negros supermasivos son tan colosales.

El hallazgo se hizo al observar la galaxia espiral Messier 77 (o NGC 1068), situada a unos 47 millones de años luz de la Tierra, en dirección de la constelación de Cetus. Al pesquisar el agujero negro supermasivo en el centro, descubrieron que las nubes de gas que los rodeaban giraban en sentido contrario.

“Gracias a la espectacular resolución de ALMA, pudimos determinar el movimiento del gas en las órbitas internas alrededor del agujero negro”, señaló Violette Impellizzeri, del Observatorio Radioastronómico Nacional de Estados Unidos (NRAO), que trabaja actualmente en ALMA, en Chile, y es la autora principal de un artículo publicado en la revista The Astrophysical Journal. “Para nuestra sorpresa, encontramos dos discos de gas que giran en sentidos opuestos”.

Referencial.

Cuando el universo era joven -mil millones de años luego del Big Bang- los agujeros negros supermasivos ya existían. Por lo mismo, una de las incógnitas de los científicos era entender cómo estos cuerpos, con masas que superan miles de millones de veces la de nuestro Sol, tuvieron tiempo para crecer tanto.

Sin embargo, estas nubes de gas que giran en sentido contrario podrían tener la respuesta. “Los flujos de gas que giran en sentidos contrarios son inestables, y eso significa que las nubes fluyen hacia el agujero negro más rápido que en los discos que giran en un solo sentido (…) Eso podría explicar por qué un agujero negro crece tan rápido”, indicó Impellizzeri.

La resolución de ALMA permitió identificar el gas molecular que rodea el agujero negro, encontraron dos discos de gas que giran en sentidos opuestos. El interno tiene se extiende por unos 2 a 4 años luz y sigue la rotación de la galaxia, mientras que el externo abarca entre 4 y 22 años luz y gira en sentido contrario.

“No esperábamos ver esto, porque el gas que fluye hacia un agujero negro normalmente gira a su alrededor en un solo sentido”, comenta Impellizzeri. “Algo debe de haber alterado el flujo, porque es imposible que parte del disco haya empezado a girar al revés por sí solo”.

Pero ¿por qué las nubes giran en sentido contrario? Aún no se sabe a ciencia cierta, pero el equipo de astrónomos maneja la hipótesis de que los flujos opuestos pueden ser el resultado de nubes de gas expulsadas de la galaxia huésped, o bien de una pequeña galaxia en órbita contraria que alteró el disco.

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos