Los complejos desafíos económicos del presidente electo de Argentina Alberto Fernández

Se restringió la venta de dólares para que su precio no se dispare, la inflación es la tercera más alta del mundo y la pobreza afecta a un 35% de la población.

Por Sebastian Foncea

El 10 de diciembre asumirá la presidencia de Argentina el peronista de 60 años, Alberto Fernández, quien fue la mano derecha del ex presidente Nestor Kirchner. Luego se distanciaría de la viuda del fallecido gobernante cuando ella sumió el gobierno, Cristina Fernández, quien ahora, gracias a las vueltas de la vida, será su vicepresidenta.

El resultado de la presidencial fue menos estrecho de lo que se pronosticó porque Fernández se impuso al presidente Mauricio Macri con un 48,1%, ante un 40,4% de los votos. Una distancia mucho menor que los 16 puntos que los separaron en las primarias.

Un hecho a considerar es la preocupación de los mercados luego de la paliza de la primera vuelta, cuando el dólar se desplomó y los precios de los productos se fueron a las nubes. Tanto así que ahora en la última semana la autoridad monetaria tuvo que desprenderse de mil 600 millones de dólares de sus reservas para contener al peso.

Fernández asumirá con una economía en recesión, con la tercera tasa de inflación más alta del mundo, una moneda que pierde su valor y una reestructuración de su deuda aún pendiente.

Desde el mercado financiero esperan señales de Fernández sobre su política económica, que deberá apuntar a bajar la inflación y equilibrar las cuentas fiscales sin descuidar los graves problemas sociales del país cuya pobreza afecta a más del 35% de la población.

Durante el gobierno de Macri el peso se devaluó cerca de un 85% y eso redundó en que la inflación aumentara. El Fondo Monetario Internacional anticipa que el país cerrará el 2019 con una inflación anual del 57,3 %, siendo superada solo por Venezuela y Zimbabue en todo el mundo.

Luego de que se conociera el triunfo del peronismo el Banco Central argentino informó que reducirá hasta diciembre el límite de compra de dólares a 200 por mes para las personas naturales, desde los diez de antes.

Los cuatro coroneles

El diario Clarín distinguió a los colaboradores de Fernández que podrían tener más protagonismo en su gobierno. Ellos son Santiago Cafiero, Gustavo Béliz, Eduardo De Pedro, y Vilma Ibarra.

Cafiero tiene 40 años, proviene de una familia de importantes peronistas y se convirtió en la mano derecha del presidente electo en su armado electoral.

Béliz tiene 57 años, fue ministro de Justicia de Nestor Kirchner, y Fernández lo pretende llevar de vuelta a la política activa, ya que salió del gobierno "K" por denunciar el espionaje de la Secretaría de Inteligencia del Estado.

De Pedro tiene 42 años, fue un hombre de confianza de Cristina Fernández y ahora lo es del próximo presidente quien lo sumó a todas las incursiones en el interior del país. Se lo ve en un ministerio de importancia.

En tanto Ibarra tiene 59 años, es una abogada de pasado comunista, el año es elegida diputada porteña y al año siguiente asumió como senadora nacional por la Ciudad de Buenos Aires. Además fue pareja de Alberto Fernández, así que tiene línea directa con el presidente electo. 1313.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo