Regreso al trabajo después de la crisis: consejos para adaptarse

Empatizar con los trabajadores, no exponerlos a riesgos innecesarios, ni retrasar su regreso a casa, ver caso a caso y tener reuniones catárticas, en las que se pueda conocer la opinión de todos sobre lo ocurrido. Estas son algunas de las recomendaciones de los expertos, para que la crisis sea tomada de manera positiva y marcar en conjunto la nueva ruta laboral.

Por Mauro Vidal

Una crisis inédita es la que enfrenta hoy nuestro país y antes ésta es determinante saber cómo actuar en todos los ámbitos de la vida. Desde el día a día, colegios, las compras y hasta el ámbito laboral, es necesario tomar medidas especiales, para poder ir volviendo a la normalidad en forma paulatina.

Si bien muchas personas ya volvieron al trabajo, hay otras que comenzarán su regreso recién el próximo lunes y las empresas se están preparando para esto, puesto que, además de que el ambiente esta revolucionado, lo cierto es que el clima laboral hoy es distinto, la sensibilidad también y los empresarios deberán asumir ese cambio.

Rodrigo Correa, gerente de Mandomedio Consulting (www.mandomedio.com), encargados de asesorar a empresas en temas como Recursos Humanos, clima laboral, eficiencia tecnológica y relaciones humanas, señala que una forma de comenzar esta nueva etapa laboral, es mostrando la preocupación por cada uno de los trabajadores y realizar reuniones iniciales con todo el equipo, para saber en qué situación están, qué es lo que creen de este movimiento y sobre todo que es lo que esperan en su relación laboral desde ahora.

“Hablar con ellos, preocuparse por su seguridad, si tienen gente en terreno que no se expongan, que estén siempre en contacto y que exista una comunicación fluida. Porque al tener equipos multidisciplinarios, tiene realidades muy distintas, y tienes que estar al tanto de lo que les sucede también”.

El experto entrega algunos tips que pueden servir para los empleadores:

  1. Tener algunas reuniones de contención, a nivel organizacional, para saber cómo están viviendo los trabajadores la situación.
  2. Saber lo que ocurre con cada caso, y si la crisis social les está afectando más o menos a ellos. Averiguar si hay personas que se ven más afectadas por los saqueos, atentados o si cuentan con locomoción colectiva fluida para llegar bien al trabajo.
  3. Mirar de una forma más positiva la situación y ver que oportunidades nos da esta nueva situación país.
  4. Empatizar con la gente, porque hay personas que están reclamando con justa razón, el tema de las AFP, salud, transporte, realidades que los empresarios no viven, pero hay que empatizar con esto.
  5. Reunirse a hablar de lo sucedido, abrirse al tema para después seguir trabajando. Escuchar, generar un plan de contingencia, realizar actividades catárticas, o que tienen que ver con buscar un poco más de integración o tranquilidad y no taparse los ojos ante lo que está sucediendo. Pero sí internamente decir, oye hay que seguir trabajando, y desde cada punto o cada organización colaborar para que esto pase.

Por su parte, Paula D' Ardaillon, jefa de Evaluaciones de la empresa, señala que volver al trabajo puede ayudar a mantener una continuidad dentro del clima que se vive en estos momentos, además de proveernos de un espacio de convivencia con compañeros. Sin embargo, es relevante que los jefes entreguen flexibilidad a los trabajadores para volver apropiadamente a sus labores.

En este sentido, se recomienda otorgar facilidades para que la gente se retire más temprano o trabajen en modalidad remota desde sus casas. “Es muy importante que los jefes demuestren comprensión y no expongan a los trabajadores a riesgos innecesarios, por ejemplo, al riesgo de quedarse sin transporte para el regreso a sus hogares, en especial cuando existe toque de queda”

Estos periodos, agrega, son una oportunidad para reflexionar y abrirnos a escuchar opiniones y ver realidades que no son la propia, motivo por el que la empatía es fundamental en estas situaciones.

“Es recomendable fomentar la empatía, abrir espacios de diálogo respetuoso entre trabajadores, instar la escucha activa y el apoyo entre compañeros de trabajo. Dejar que los trabajadores expresen sus inquietudes y demuestra apertura y flexibilidad son aspectos positivamente valorados”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo