Boric en debate por rebaja de dieta parlamentaria: “Nos dijeron que merecíamos los 9 millones porque trabajábamos mucho, incluso que no teníamos ex esposas a quienes pagarle pensión”

El diputado recordó cómo fueron tratados junto a Giorgio Jackson cuando presentaron el proyecto hace 6 años.

Por Camilo Henríquez

Hoy se discute y vota en la sala el proyecto que rebaja la dieta parlamentaria en un 50% y uno de sus principales impulsores, Gabriel Boric, recordó la forma en que fueron tratados cuando presentó la iniciativa ya hace seis años con Giorgio Jackson y otros parlamentarios.

“Algunos recién llegados al parlamento presentamos este proyecto. Nos dijeron de todo, que no entendíamos nada de cómo funcionaba el mundo, que los parlamentarios merecíamos los 9 millones porque trabajábamos mucho, que éramos 'cabros chicos' con mesada, incluso que no teníamos ex esposas a quienes pagarle la pensión”.

El diputado señaló que también les dijeron que “si bajábamos los sueldos los parlamentarios seríamos susceptibles de ser corrompidos. Algunos, ganando incluso 9 millones no tuvieron ningún problema en recibir recursos de Soquimich, de Penta o de Corpesca”.

En medio de su alocución, se dio tiempo para referirse a la situación de Gustavo Gatica, asegurando que “hoy me gustaría estar contento pero es imposible abstraerse en este momento de la noticia desgarradora, de que los ojos de Gustavo se han cerrado para siempre pese a mantener la llama de la vida y la dignidad firme y en alto. Es una sobria alegría ante el contexto que tenemos en el país”.

Boric también pidió la revisión de las asignaciones parlamentarias y los “viáticos excesivos”, pero señaló que “no vamos a estar disponibles para perjudicar ni despedir a secretarias, trabajadoras sociales, abogados, abogadas o periodistas que ganan entre 600 mil y un millón y medio por una indicación presentada a última hora con ánimo de empatar espuriamente este proyecto, lo mismo respecto a los trabajadores del Congreso”.

El parlamentario apuntó que con “la baja de la dieta sin duda no soluciona el problema de la desigualdad en Chile, pero es también una señal en la dirección correcta, porque parte del problema que tenemos hoy es producto de la profunda y grave desconexión que existe entre la elite dirigente y la mayoría del pueblo, y producto de los altos ingresos de la elite dirigente, de la cual hoy día soy parte, porque no estoy hablando como un outsider, que producto de sus altos ingresos ha vivido en un país paralelo y no ha tenido la capacidad de ver la injusticia la desigualdad”.

“La paz no se logra por decreto ni por firmarse en un papel, se logra en la medida que la vida en nuestro país sea digna para todos y todas y no solamente par algunos y algunas como es hoy día”, finalizó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo