Ministro de Economía, Lucas Palacios y la búsqueda del éxito económico de algunos: "Muchas veces, ha atentado contra la libertad y dignidad de otras personas"

En conversación con Publimetro, el ministro de Economía intenta responder a uno de las demandas que más resuenan en las calles: el fin de los abusos. Además anuncia medidas más graves contra las empresas que los cometan.

Por Pablo Contreras Pérez

La conversación parte comentando el estado en el que está la ciudad, tras un mes y medio de protestas. Pero el ministro Lucas Palacios tiene poco tiempo debido a que los espera una agenda apretada durante el día.

Ese es el sentido de urgencia que apremia a un Gobierno que no ha podido terminar con la movilización social, la que exige soluciones concretas a años de abusos. Él acaba de cumplir un mes en el cargo, reemplazando a Juan Andrés Fontaine, quien salió de gabinete tras una desafortunada declaración respecto del alza en la tarifa del Metro, el punto de partida de este estallido.

A su cargo tiene áreas que están directamente relacionadas con algunos de los problemas que aquejan a las personas, ya sea como consumidores o como emprendedores. Aquí da luces de un plan que busca equiparar la cancha y se refiere al rol de las empresas en medio de este conflicto.

  • Primero le quería preguntar, respecto al motivo por el cual llegó al ministerio ¿usted anda en Metro?

Ando en Metro, pero ahora desde hace unos tres meses que no. O hace dos meses.

  • Entonces sabe lo que significa hacerlo y no mandaría a las personas a levantarse más temprano para ahorrar en el pasaje…

Por ningún motivo, porque hay gente que durante toda su vida se ha levantado temprano para esforzarse y trabajar

  • No quiero, necesariamente, que critique a su antecesor, pero sus palabras quizás fueron reflejo de una falta de empatía que ha sentido la gente y que la llevó a salir a la calle…

Yo conozco a Juan Andrés Fontaine, personalmente me tocó trabajar con él en el Ministerio de Obras Públicas y tengo una muy buena opinión de él, es una muy buena persona. Sin embargo, creo que su frase fue equivocada, porque demuestra un desconocimiento del esfuerzo que hacen muchas personas al levantarse todos los días muy temprano para ir a trabajar.

  • Un ámbito del abuso que se manifiesta en el descontento es contra el consumidor. Este año se promulgó la nueva ley del Sernac, la que tuvo un complicado trámite y un paso por el Tribunal Constitucional. Se dijo que el organismo tendría colmillos, pero parece que estos quedaron más afilados de la cuenta. Tras estos días de protestas ¿hoy cree que se necesitan nuevos cambios?

Nosotros hemos ido construyendo un sistema económico, en donde el exitismo, el éxito económico se ha ido transformando casi en el motivo de vida de muchas personas. Y ese objetivo, muchas veces, ha atentado contra la libertad y dignidad de otras personas. Creo que también se trata de un problema cultural (…) Creo que es importante que primero hagamos una reflexión como sociedad para poder construir una economía que sea más justa en el trato.

Y desde ese punto de vista, si bien creo que esto parte por una reflexión de cada uno de los chilenos, creo que es importante que exista una institucionalidad fortalecida que logre cautelar por ley que no existan más abusos ni aprovechamientos en Chile. Estamos preparando una agenda que esperamos sea lanzada la próxima semana (esta semana) con múltiples medidas que lo que busca es fortalecer la prerrogativas legales que tiene el Sernac, que tiene también la Fiscalía Nacional Económica y que se incorporan otras leyes con el fin de poder evitar los abusos, evitar el sobreendeudamiento que asfixia a muchas personas y evitar los privilegios a los cuales acceden solo algunos y no el resto de los ciudadanos.

  • Cuando era subsecretario de Obras Públicas, le tocó enfrentar el problema de Essal, a la cual calificó como una empresa “penquita” ¿hay otras empresas penquitas y que, dado el contexto actual, han sido un poco peor que eso con la ciudadanía?

Hay de todo. Tenemos cerca de 1 millón 200 mil empresas y hay buenas, medianas y no tan buenas o malas. Hay en estos días de las grandes que se han metido la mano al bolsillo y, por ejemplo, han pagado en forma automática a sus proveedores, otras no, por lo tanto, no es bueno meterlas todas en el mismo saco. Algunas empresas, incluso, han generado fondos de ayuda a sus trabajadores y fondos concursables para micro, pequeñas y medianas empresas que han sido afectadas por la violencia. Por lo tanto, yo creo que no es el momento de demonizar a nadie en particular.

Cuando yo me referí a Essal como una empresa penquita, es porque pienso que aquellas empresas que entregan un servicio público como el agua potable, tienen una especial responsabilidad en ponerse en el lugar de los clientes antes que defender su propio bolsillo. Y ese era un momento en que esa empresa tenía que ponerse en el lugar de sus consumidores.

  • En medio de la discusión por las nuevas reglas del juego que pueden cambiar con la nueva Constitución, se ha puesto el foco en el derecho de propiedad consagrado en la actual Carta Magna. En ese marco, Walmart presentó acciones legales contra el Estado ¿les sorprendió esta decisión?

Lo que ocurre es que muchas de estas empresas tienen seguros y para poder cobrar sus seguros, ellos necesitan generar ciertas acciones. Por lo tanto, es parte de sus estrategias legales. Pero además, ha habido mucha noticia falsa. Por ejemplo, en un principio, se dijo que Walmart y otras empresas iban a dejar el país lo cual es absolutamente falso, no van a dejar el país. De hecho, este es el momento para respaldar al país y esto no es un respaldo al Gobierno, sino que a un montón de personas que trabajan en esas empresas.

  • ¿Pero no vieron la medida de una empresa grande como Walmart como una forma de presión hacia el Gobierno para que logre imponer el orden?

Nosotros no estamos preocupados de las presiones que uno u otro pretenda generar. Nosotros nos hemos trazado el camino de la paz para que disminuya la violencia en nuestro país.

  • Las pymes han sido muy afectadas por esta crisis y el Congreso despachó el adelantamiento del pago a 30 días. Iniciamente, su implementación iba a ser gradual y ahora se acelera el tranco, como otras cosas, por la presión de la calle, además de la necesidad de apoyar a las pymes…

No es por la presión de la calle. Aceleramos la puesta en vigencia del pago a 30 días, porque yo tuve una reunión con todos los grupos de las micro, pequeñas y medianas empresas. Ellos me plantearon una serie de elementos que estamos trabajando y dentro de esos elementos, me plantearon que sería muy valorable poder adelantar ese pago, porque de esa forma emparejábamos la cancha.

A mí me pareció muy razonable y también al Presidente de la República y es por eso que presentamos una ley corta para adelantarlo y la verdad es que yo agradezco a Congreso que, en forma unánime, aprobó la puesta en vigencia de la ley de pago a 30 días de 90 días una vez aprobada la ley. Esto es un ejemplo de un trabajo conjunto y de un Gobierno que está dispuesto a escuchar a las personas que están siendo afectadas.

  • Respecto de la agenda que me mencionaba antes pro consumidor y transparencia ¿van a apuntar a emparejar la cancha entre los delitos que cometen las personas versus las empresas? Porque uno lo escucha en la calle y lo lee en las redes sociales que cuando las empresas no respetan los derechos de los consumidores o se coluden también es saqueo…

Yo creo que tenemos que desterrar el abuso en Chile. Tenemos que mirar a cada persona, a cada chileno, como un compatriota y no como una persona sin rostro. Desde ese punto de vista, es muy importante que seamos rigurosos en condenar y que las leyes estén también a la altura de dicha condena moral cuando existen abusos, por ejemplo, en este caso de las empresas, que pueden ser grandes, medianas o chicas.

Todas están sujetas, eventualmente, a abusar del otro, eso tenemos que evitarlo. Ojalá que se traduzca en un cambio cultural en nuestro país, que miremos al otro como alguien importante y no solamente como un número para engrosar las utilidades de la empresa, yo creo que ahí tenemos todos una responsabilidad.

Y de acuerdo a tu pregunta, efectivamente, esta agenda va a incorporar medidas más ejemplificadoras, más duras contra la colusión y el abuso.

  • Usted me habla de un cambio cultural, pero a veces las leyes obligan a hacer esos cambios…

Sí, pero las leyes muchas veces, cambiamos el contrato por lo que es el trato. Entonces en Chile, todo lo están rigiendo los contratos y nos hemos olvidado del buen trato que también es importante, porque tu puedes respetar un contrato y, sin embargo, este también te puede permitir abusar. Entonces es muy importante que estas leyes vayan acompañadas de una reflexión profunda en nuestro país para poder ver al otro como un nosotros

  • Junto con aumentar las sanciones a las empresas que cometen abusos, ¿se está también evaluando medidas para facilitarle la vida a las personas cuando quieran hacer un reclamo? Porque cuando se reclama al Sernac, este puede conversar con la empresa, presentar demanda, llegar a tribunales, pero sabemos que la gente no tiene tiempo ni capacidad para pelear allí…

Lo que planteas es fundamental, porque uno de los abusos o una de las desigualdades de nuestro país tiene que ver con la información y con las posibilidades de ejercer acciones legales. Esos elementos también van incorporados en la agenda, en el sentido que la información que tengan todos los ciudadanos, respecto de los productos y servicios que compre, va a ser de fácil comprensión, de tal manera que la letra chica sea parte del pasado de nuestro país.

Y también van a haber facilidades para que todos puedan ejercer acciones de denuncia frente a abusos con mayor facilidad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo