logo
Nacional
 /
Nacional 05/12/2019

A 50 días del estallido social: Universidad de Chile lanzó un programa de apoyo a las víctimas de violencia del Estado

Rehabilitaciones de traumas dentomaxilares, apoyo psicológico y psiquiátrico y también rehabilitación ocular son parte de las medidas.

Ya han pasado 50 días desde que esto comenzó. Las cifras de las víctimas consideran más de 20 fallecidos y más de 200 personas con traumas oculares. En materia de salud mental, desde el 22 de octubre el número de licencias médicas por salud mental aumentó en 22%.

No solo eso, los llamados a la Red Telefónica Salud Responde del Minsal crecieron en 25%. En la salud privada, los diagnósticos de cuadros asociados a ansiedad, pánico y estrés han aumentado en casi un 50%. A eso, se le suman víctimas con daño o pérdida en piezas dentales.

Apoyo integral

Ante este crudo escenario, la Universidad de Chile anunció un plan integral de apoyo a las víctimas de la violencia de Estado. Enfocados en la salud dental, equipos de Salud de la Facultad de Odontología de la Universidad de Chile ampliaron los protocolos de apoyo y medidas para rehabilitar víctimas de la violencia de Estado.

Ttanto por traumas oculares como por lesiones dentomaxilares, con tratamientos multidiciplinarios entregados por Clínica Odontológica, en conjunto con la Unidad de Oftalmología y Salud Mental del Hospital Clínico Universidad de Chile.

La Decana de la Facultad de Odontología, Irene Morales explicó que el nuevo programa contempla la rehabilitación de las secuelas del trauma dentomaxilar, “a las personas que han sufrido traumas con pérdida de dientes o tejido adyacente, producto de la represión policial, en los movimientos sociales  que nos han acompañado desde el 18 de octubre”.

Rehabilitación gratuita

Se trata de una rehabilitación sin costo, realizada “por un equipo multidisciplinario de la Facultad de Odontología, en todas las especialidades que se requieran de nuestra disciplina”.

Morales señaló que, tras la atención de urgencia en los Servicios de salud, las personas afectadas pueden ser derivadas a nuestra Facultad de Odontología para iniciar su tratamiento.

En asociación estratégica con el Hospital Clínico de la Universidad de Chile, dijo la Decana Morales, nuestros Programas serán “apoyados por el Servicio de Oftalmología y atención de Salud Mental del Hospital Clínico, dado el daño psicológico importante generado a los y las afectadas, producto de las condiciones de violencia y en los lugares que acontecieron los sucesos que les provocaron los traumas”.

En tanto, la Directora del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Graciela Rojas, enfatizó que “las personas que han sido víctimas y han sufrido de un trauma óculo-máxilofacial, sufren traumas severos, que no solamente implican un problema físico en un área, que es muy importante para las personas, si no también, requiere apoyo de salud mental”.

Psiquiatría y psicología

“Es por esto que el Hospital Clínico de la Universidad de Chile se ha plegado a esta iniciativa de la Facultad de Odontología y no solamente se suma el Servicio de Oftalmología, que es imprescindible, además, al Servicio de Psiquiatría y Salud Mental, por la contribución que el equipo puede hacer en la atención de estas víctimas”, agregó.

Rojas agregó que “psiquiatras y psicólogos, aportarán una evaluación de cada una de las personas afectadas, si requieren algún tratamiento psiquiátrico, lo van a poder recibir en forma gratuita; y para aquellas personas que requieran un tratamiento psicoterapéutico, un tratamiento psicológico, también lo van a poder recibir en nuestras dependencias”.

Es necesario acreditar

Para que los pacientes puedan acceder a este programa gratuito, requieren algún certificado que acredite la causa de las lesiones, tales como “certificado de Fiscalía, que indique que se hizo la denuncia; o certificado de INDH o certificado de atención de urgencia en Servicio de Salud, donde se indique la causa de la lesión”.

Por lo que es vital que, una vez ocurrido el trauma, el paciente acuda a un Centro de Salud que disponga de atención de urgencia, como hospital, Posta o CESFAM; para realizar la primera respuesta sanitaria y recibir el certificado de atención al paciente.