"Este país no puede convertirse en su hogar": diario de Canadá rechaza la llegada de Harry y Meghan Markle

"En respuesta al repentino anuncio de un plan vago y en evolución para que el duque y la duquesa de Sussex, el príncipe Harry y Meghan, se muden a Canadá sin dejar de formar parte de la familia real, la respuesta del gobierno de Trudeau debería ser simple y sucinto: 'No'", aseguraron.

Por Publimetro

El diario canadiense The Globe and Mail rechazó en su editorial la posibilidad que el príncipe Harry y Meghan Markle lleguen a vivir al país, luego que ambos decidieron independizarse de la corona británica.

En la publicación, el medio señala que "en respuesta al repentino anuncio de un plan vago y en evolución para que el duque y la duquesa de Sussex, el príncipe Harry y Meghan, se muden a Canadá sin dejar de formar parte de la familia real, la respuesta del gobierno de Trudeau debería ser simple y sucinto: No".

"Gran Bretaña es el inventor de una de las grandes innovaciones mundiales en el gobierno: una monarquía que reina pero que no gobierna. Canadá tomó ese sistema y lo mejoró, empujándolo un paso más allá. La monarquía canadiense es virtual; no gobierna ni reside. Nuestra realeza no vive aquí. Reinan desde la distancia. Cerca de nuestros corazones, lejos de nuestros hogares", afirman.

En ese punto, destacan que la pareja pueden visitar la nación norteamericana, "pero mientras sea miembro de la realeza, Canadá no puede permitirle que se quede. No se trata de romper con la Corona. Por el contrario, se trata de mantener la monarquía única y altamente exitosa de Canadá".

"El lunes, el periódico británico The Evening Standard informó que las fuentes le habían dicho que Ottawa había acordado pagar los costos de seguridad de la pareja real que pronto llegaría. Cuando se le preguntó, el ministro de Finanzas, Bill Morneau, dijo a los periodistas que eso no era cierto y que su gobierno ni siquiera había discutido el asunto. Los dólares y centavos para apoyar a un residente real pueden ser significativos, pero eso no es lo que realmente está en cuestión. Va más allá de la posibilidad de que los federales tengan que encontrar unos pocos millones de dólares extra", consigna el medio.

En ese sentido, apuntan a que "a los canadienses les gusta su monarquía, y las visitas de la Reina y otros miembros de la Familia Real tienden a producir efusiones de entusiasmo público. Pero mientras que las personas que encarnan la Corona hacen visitas de vez en cuando, no establecen una casa en las instalaciones. Una vida real en este país no concuerda con la naturaleza de larga data de la relación entre Canadá y Gran Bretaña, y Canadá y la Corona".

"Si fueran ciudadanos particulares comunes, los viejos Harry y Meghan de Sussex, serían bienvenidos. Pero la monarquía única de este país, y su lugar delicado pero esencial en nuestro sistema constitucional, significa que un residente real, el Príncipe es el sexto en la línea de sucesión, no es algo que Canadá pueda permitir. Rompe un tabú constitucional tácito", recalcan.

En la publicación, se precisa que "desde la década de 1950, los gobernadores generales siempre han sido canadienses. Los príncipes no se envían aquí cuando no se pueden encontrar tareas útiles para ellos al otro lado del Atlántico".

"Los Sussex están resolviendo sus propios problemas personales, y los canadienses les desean la mejor de las suertes. Canadá da la bienvenida a personas de todas las religiones, nacionalidades y razas, pero si usted es un miembro importante de nuestra Familia Real, este país no puede convertirse en su hogar", aseveran.

Por último, la columna remarca que "el gobierno debería dejar eso claro. No puede haber Earl Sussex de Rosedale ni el Príncipe Harry de Point Grey. Canadá no es una casa intermedia para cualquiera que quiera salir de Gran Bretaña sin dejar de ser un miembro de la realeza".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo