5 piezas para mujer que no creerías que existen para los hombres

Lo “genderless” va más allá de seguir una tendencia: incluso en estas piezas ya no hay barreras de género y se adaptan a todos los cuerpos.

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Luz Lancheros

En esta época se habla de cómo la moda está respondiendo al concepto de género fluido. Zara y Louis Vuitton, por ejemplo, han sacado una colección de ropa “genderless”, pero últimamente, las marcas y el mercado han exigido que se vaya más allá: piezas tradicionalmente femeninas como los leggings o la ropa interior para mujer ya también están hechas para los hombres, que desde la década pasada han manifestado un creciente interés en la moda y en el arreglo personal. Estas son algunas de las propuestas más destacadas. 5 piezas para mujer que no creerías que existen para los hombres

Meggings 

Ya se hablaba de ellos hace más de cinco años. Básicamente son leggings, pero para hombre y si bien algunas marcas tenían el mismo concepto (tela delgada y diseños divertidos), otras, como Matador Leggings, se pusieron en la tarea de modificarlos para la anatomía masculina, sobre todo moldeando la parte de la ingle para dar frescura y también discreción a esta parte. Su fundador, Valentine Aseyo, se inspiró en la elegancia de los matadores españoles para crear prendas que sirven para festivales, para caminar en la playa, hacer ejercicio o simplemente para andar con ellas. Cuestan 88 dólares en promedio.

“Quería un producto como los leggings, pero adaptados a la anatomía masculina”

Bóxers levantacola 

El “push up” es un invento colombiano exitoso y conocido por los jeans sin bolsillos, que ya son tan populares como polémicos alrededor del mundo. Pero en el mercado masculino, esto también se tradujo en prendas que realzan naturalmente los glúteos masculinos. “Llegamos a una época en la que el hombre deja ver su vanidad. Por eso creamos el bóxer levanta glúteos, que no es relleno, sino es un realce natural que hace sentir cómodo a su portador. Tampoco queríamos hacer sentir a los hombres que usaban una prenda de mujer. Es una prenda de hombre hecha con la comodidad que ellos requieren. La usan más que todo jóvenes, que son más dados al cuidado personal. A las personas más grandes les cuesta asumir este rol”, le explica a Metro Martha Bustamante, vocera de la marca Fajitex. 5 piezas para mujer que no creerías que existen para los hombres

Fajas

Estas también se han hecho para los hombres no solo como prendas post-quirúrgicas, sino también para moldear y para otros fines estéticos. “Al principio, cuando les hablábamos de fajas a los hombres, fruncían el ceño. Decían que no los hacía sentir como hombres, así que fuimos en contra de esos paradigmas y ahora las personas piensan en comodidad, en  que les ayuda y que además son frescas, no atrapan el calor ni pican. El hombre en general ha aprendido a aceptar su uso diario. También incluimos el tema de moda y ahora tenemos tecnología incluso en las texturas. El mercado masculino, de esta manera, se ha abierto así en estos últimos cinco años”, añade Bustamante.

Bras 

Si bien hay muchas marcas que se enfocan en hombres que tienen Ginecomastia (hombres con pechos agrandados) hay marcas como Homme Mystere que se enfocan en la anatomía del torso del hombre y crean las piezas con base en la medida de su espalda y el pecho. Por supuesto, también tienen bras con alambres y para hombres con esta condición especial. En promedio, las piezas cuestan 12 dólares.

Faldas para hombre

Ya las habíamos visto desde finales de los 90, con diseñadores como Alexander McQueen luciéndolas, y en pocas celebridades como Jaden Smith haciendo lo propio en la alfombra roja, al igual que Ezra Miller, entre otras. Pero ya hay marcas como SSENSE, que las ofrecen en diseños más edgy, con dénim, bolsillos y drapeados, o Lorenzo, que la ofrece con texturas superpuestas, entre 300 y 430 dólares en promedio.

P & R 

Valentine Aseyo, Matador Meggings 

¿Por qué creaste la marca? 

–Trabajaba en el campo de la tecnología. Un día, tenía mi entrenamiento de yoga. Me hallaba en una sala con más de 20 mujeres, todas tenían pantalones de yoga, menos yo, porque no había para hombre. Y ahí pensé que alguien debería inventar leggings para hombre, moldeados exclusivamente  para su anatomía. Ahí comenzó la idea que he venido desarrollando desde hace cinco años y así, comencé a viajar por el mundo. Soy un desarrollador de productos, sé lo que implica crearlos. Esta transición fue natural para mí y lo que hice fue hacer reingeniería sobre los leggings y adaptarlos a la anatomía masculina y que esta pieza fuera favorable para el área de la pelvis. No es genial para un hombre andar por la calle con esta área completamente comprimida y expuesta. De esta manera, usé un pad que es el que también las mujeres tienen en sus bras. Lo usé en esta área, así no tienes la preocupación de exponer demasiado. Otra cosa es que los leggings se visten bajo los shorts y no ofrecían bolsillos, por ejemplo. Así que integré uno para el teléfono, por ejemplo, y una cremallera para otros objetos de valor, como la llave del locker, mi anillo de bodas. Finalmente, pensé en que amo ir a la playa, acá en Miami, y me quito la camiseta y ando con ella por mucho tiempo en la mano, así que le añadí un extra para poder amarrarla o colgarla por detrás mientras caminas o corres, o tu toalla. Siento que no reinventé nada, solo lo hice mejor y con un poco de diseño.

 

¿Cómo recibieron los hombres tu producto? ¿Cuáles son tus clientes? 

–Tengo tres tipos de cliente: el que hace deporte, el que va a festivales tipo Burning Man, Lolapallooza, etc. Y, por supuesto, la comunidad Lgbt, que es más evolucionada en cuanto a diseño y no sigue lo que le determina la sociedad en cuanto a la ropa. Fue mi punto de partida, porque yo soy esos tres tipos de cliente. El primer grupo amó los leggings, porque en los gimnasios los usan bajo los shorts, así que amaron los bolsillos. El segundo grupo amó el producto porque no hay una marca similar que combine calidad y diseño divertido. Solo encuentras esto en grandes marcas, pero en tonos convencionales. Ahora bien, si quieres una opción divertida, compras algo barato en cualquier lado, pero te pica, no te queda bien, sudas un montón y en un festival necesitas bolsillos. Además, nosotros ofrecemos muchos prints. Mucha gente, en la comunidad que hemos construido, ama el producto y se siente muy bien con él. Para fin de año, esperamos ampliar nuestro rango de tallas.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo