El consumo de agua y diversos nutrientes es fundamental para el crecimiento, la reproducción y la buena salud, afirma la Organicación Mundial de la Salud (OMS).

Los macronutrientes son nutrientes como las proteínas, los hidratos de carbono simples y complejos, y las grasas y ácidos grasos.

Los micronutrientes, también llamados oligonutrientes, son las vitaminas y los minerales, que se consumen en cantidades relativamente menores, pero que son imprescindibles para las funciones orgánicas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, más conocida como FAO, señala que las vitaminas son sustancias orgánicas presentes en cantidades muy pequeñas en los alimentos, pero necesarias para el metabolismo.

La mayoría de las personas deben obtener todos los nutrientes que necesitan teniendo una dieta variada y equilibrada, aunque algunas personas pueden necesitar tomar suplementos adicionales, en especial cuando no se alimentan bien.

 

Las siguientes vitaminas son imprescindibles para que el cuerpo funcione correctamente:

  • Vitamina A: esencial para una visión, piel y tejido esquelético saludables
  • Vitamina B1 (tiamina): ayuda al cuerpo a metabolizar las grasas y producir energía
  • Vitamina B2 (riboflavina): es un antioxidante y protege las células del cuerpo contra los radicales libres
  • Vitamina B3 (niacina): puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular
  • Vitamina B5 (ácido pantoténico): es esencial para la producción de hormonas, la salud del sistema inmunitario y la producción de energía
  • Vitamina B6 (piridoxina): ayuda a producir mielina, una capa protectora alrededor de las células
  • Vitamina B7 (biotina): es necesaria para el metabolismo y para una piel, cabello, uñas y células saludables
  • Vitamina B9 (folato): es necesaria para el buen funcionamiento del sistema nervioso
  • Vitamina B12 (cobalamina): esencial para la producción de glóbulos rojos y células nerviosas saludables
  • Vitamina C: actúa como antioxidante, al ayudar a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres.
  • Vitamina D: ayuda a la absorción de calcio y permite huesos sanos y una función inmune óptima
  • Vitamina E: protege contra los radicales libres y puede estimular el sistema inmunológico
  • Vitamina K: puede ayudar a que la sangre se coagule y prevenir el sangrado excesivo, y mantiene su corazón sano y sus huesos fuertes
chi
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo