Peak de contagios por coronavirus: la cifra crítica y los factores clave que Chile debe enfrentar

Último anuncio presidencial permite calcular en 903 los respiradores críticos que estarán disponibles cuando el virus llegue a su máxima expansión. Con 25 mil casos simultáneos, hasta mil pacientes podrían requerir un ventilador. Hospitales y clínicas tienen planes adicionales para mejorar la oferta.

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Gabriel Arce

El último informe epidemiológico reveló que más de 240 personas en Chile han necesitado hospitalización por culpa del covid-19 y, hasta ayer, 88 de ellas estaban conectadas a ventilador mecánico. A este ritmo, ¿dará la capacidad para proteger a los pacientes críticos cuando nos acerquemos  al peak de contagios?

En el país hay 850 ventiladores mecánicos, según el Minsal, cifra a la que se sumarían 733 máquinas de respiración invasiva adquiridas por el Gobierno en las próximas semanas. ¿El problema? se estima que un 80% de la capacidad actual ya está ocupada para distintos tipos de urgencias.
El doctor Ricardo Rabagliati, infectólogo y director del  Hospital Clínico UC, explica a Publimetro que “entre los casos positivos, hay un porcentaje de ellos, el 5%, que requieren cuidados críticos, como ventilación mecánica en distintas modalidades. Y en situaciones más extremas, necesitarán oxigenadores por membrana extracorpórea (ECMO) o técnicas especiales de ventilación”.

Si las hospitalizaciones críticas se mantuvieran sólo en un 4% como hasta ahora, un escenario de 25 mil contagios implicaría una demanda de mil pacientes con ventilación mecánica invasiva.
Y en cuanto a equipos, si consideramos el 20% de la capacidad actual disponible (170), más los nuevos equipos, la red contaría con cerca de 903 ventiladores. Ese sería el punto crítico de eventual colapso del sistema.
Rabagliati dice que “llegando a ese número, podríamos estar un poco complicados en poder ofrecer cuidado a todos los pacientes”. Eso sí, aclara, se necesitaría de 25 mil contagios en simultáneo, sin considerar que cada día se suman nuevos pacientes con alta médica.

Por su parte, Héctor Sánchez, director del Instituto de Salud Pública Unab, indica que más allá de la cifra absoluta, “lo importante será la eficiencia con la que la autoridad administre las camas críticas y los respiradores. Será clave para manejar la tasa de letalidad”.

Para el salubrista, también será releventa cuanto influya la reprogramación de cirugías  y la reconversión de camas y equipos, en dar más holgura a la ya alta tasa de ocupación de infraestructura UCI que posee el país.
Por lo mismo, el director del Hospital Clínico UC detalla que para la emergencia “todos hospitales, así como en el nuestro, tenemos planes para ir escalando la capacidad de respuesta”. Además de convertir en camas críticas las unidades de recuperación, atención coronaria y pabellón, Rabagliati indica que si la demanda satura la disponibilidad de ventiladores, podrían acudir a máquinas como los dispositivos de la anestesia.  “Estos ya traen un ventilador que apoya a los pacientes con anestesia general. Se pueden adaptar para aumentar la capacidad”, indica.

Chile podría producir ventiladores mecánicos propios

Producto de la saturación y el desabastecimiento por el coronavirus, son varios los centros y universidades en el mundo que han puesto a disposición sus impresoras 3D para crear mascarillas, filtros y protectores faciales.

Chile no es la excepción, pero la Universidad de Concepción busca llevar sus dispositivos críticos a escala industrial, e incluso trabajan en un prototipo de ventilador mecánico que podría servir durante la emergencia. El doctor Pablo Aqueveque, académico de la Facultad de Ingeniería de la UdeC, trabaja junto a su equipo  apoyando a los centros de salud locales. Si bien ya entregaron 80 protectores faciales para trabajadores de la salud a la Intendencia, su idea es producirlos en masa. “Propusimos fabricar localmente partes y repuestos críticos para los equipos de ventilación. Las podemos hacer con nuestras impresoras porque demandan poco flujo productivo, pero si quieres algo a escala mayor, ahí necesitas de un socio estratégico que lleve esto a niveles industriales”, dice. 

En el caso de los escudos faciales, Aqueveque dice que ya se encuentran en gestiones para conseguir un molde industrial que les permita su producción en masa. Cabe recordar que este insumo no tiene disponibilidad en Chile. A la fecha, han mantenido conversaciones preliminares con ASMAR, empresa industrial de la Armada con suficiente capacidad para la producción.

La otra línea de la iniciativa es el desarrollo del prototipo de ventilador mecánico,  que, dicen, podría estar listo en dos semanas. “Pero una cosa es el prototipo y otra es su correspondiente validación para su uso en pacientes. Eso toma tiempo”, dice el académico, quien cree que si universidades, gobierno y empresas industriales extreman recursos, sí sería posible la fabricación a escala de ventiladores mecánicos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo