Nacional

Evangélicos enjuician a pastores que siguen celebrando cultos

Razones. Irresponsabilidad, dinero y simple ego explican por qué algunos “descolgados” aún convocan fieles. Ojo: son minoría. Líderes protestantes dicen que al menos el 95% de sus iglesoas suspendieron los cultos en vivo.

Varios casos de contagio del coronavirus se han relacionado con cultos religiosos, principalmente de iglesias evangélicas. El más reciente afectó a seis matronas del Hospital Sótero del Río, luego de que otra funcionaria asistiera a un templo.

Pero es un error pensar que esto afecta a la mayoría de las iglesias evangélicas. “Alrededor de un 95% de las iglesias evangélicas han acatado las indicaciones de la autoridad sanitaria”, dice Francisco Cifuentes, pastor de la iglesia cristiana Áncora de Las Condes.

«No hay conciencia»

Cifuentes añade que “muchos estamos optando por usar las redes sociales e internet para conectar y cuidar a nuestras comunidades”. Sobre las motivaciones que puedan tener quienes aún siguen haciendo cultos en vivo dice que “es lamentable, porque no hay conciencia”.

El pastor, que también es biólogo, cree que hay varios motivos que explican que algunos de sus colegas insistan en hacer celebraciones religiosas: “Algunos deben tener temor de perder el dinero que reciben. También puede haber ego y un temor a perder a su gente y que se vayan a otra iglesia, y también hay quienes creen que por ser pastores no se enfermarán. Y perdón, pero esto nos puede afectar a todos”, explica.

Problema multicausal

Walter Vega, vocero del concilio nacional de iglesias evangélicas y protestantes considera que “esto es un problema multicausal, no obedece a un solo factor. Los chilenos somos culturalmente porfiados. Así como también hay pastores irresponsables que no cuidan a los suyos. Además sociológicamente en este país somos desordenados y nos cuesta acatar”.

“También hay otros que dicen que esto es un castigo de Dios, no es así. Hay que estar a la altura”, agrega.

«Sociológicamente en este país somos desordenados y nos cuesta acatar”, Walter Vega, vocero del concilio nacional de iglesias evangélicas y protestantes

Para Cristián Nieto, director nacional de comunicaciones del concilio nacional de iglesias evangélicas de Chile, “estos seudopastores o ‘descolgados’ como los llamamos, no entienden que ‘al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios’, nosotros tenemos que acatar lo que dicen nuestras autoridades”, precisa.

Ante la crisis, apuestan por las redes

“La iglesia no es un lugar, es un movimiento. Tiene la respuesta en sus manos”, asegura el pastor Nadir Silva, de la Iglesia Sin Límites.

Para Silva, “la iglesia son las personas” y por eso en su comunidad han usado variadas herramientas tecnológicas para seguir llevando las enseñanzas de la biblia. Incluso hicieron un sitio web (www.sinlimites-iglesia.cl) donde suben videos y tienen también contenido para niños.

Según explica Silva, han contado con el apoyo de fieles con experiencia en el área de las comunicaciones, quienes han trabajado arduamente utilizando Instagram, Facebook, Zoom, YouTube y más.

“La iglesia no es un lugar, es un movimiento. Tiene la respuesta en sus manos”, pastor Nadir Silva, de la Iglesia Sin Límites.

Ayudando a los mayores

Similar es el caso de la iglesia Áncora de Las Condes. Su pastor Francisco Cifuentes cuenta que también han aplicado las redes sociales e internet para seguir reuniéndose.

“Acá tenemos harta gente joven y es increíble cómo se suman personas a participar”, añade. Sin embargo, explica que “para las personas de mayor edad es más complicado, quedaron un poquito a la deriva”. En esos casos, Silva comenta que desde la iglesia Sin Límites hay jóvenes que están apoyando a los mayores para que también puedan conectarse.

Tags

Lo Último


Te recomendamos