"Desahogo sexual doloso": el argumento de un fiscal en caso de violación en manada en Argentina

Sobreseyó a dos imputados y pidió juicio abreviado para los tres restantes por la calificación de “abuso sexual simple”.

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Angélica Baeza

Ira desataron las palabras del fiscal de Rawson, Fernando Rivarola, en medio del caso de la Manada de Chubut, un abuso en grupo en Argentina, ocurrido hace ocho años y que involucra a seis jóvenes.

En medio del aislamiento y a través de conferencias virtuales, sobreseyó a dos imputados y pidió juicio abreviado para los tres restantes por la calificación de “abuso sexual simple”.

La polémica expresión “desahogo sexual doloso” fue utilizada por Rivarola en el pedido de juicio abreviado, y desató la batahola en redes sociales.

El caso

Los hechos trascendieron como "La Manada de Chubut" y ocurrió en el marco de los festejos por el inicio de la primavera. Según la denuncia, los imputados abusaron de la mujer, quien se encontraba indefensa, bajo los efectos del alcohol o de alguna sustancia que le provocó un estado de inconsciencia, lo que le impidió defenderse del ataque sexual.

Para el fiscal, se trató de un “accionar doloso de desahogo sexual” por parte de los imputados. Y valoró que la víctima se hallaba en un estado de semiinconsciencia.

Los imputados por la violación son Leandro Del Villar, Luciano Mallemaci y Ezequiel Quintana, el cuarto es un hombre que al momento del delito era menor de edad -por tan inimputable- y dos que sólo habrían estado presente, sin cometer alguna agresión física.

En los inicios de la causa, Rivarola pidió el procesamiento de los sospechosos por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante. Sin embargo, el funcionario judicial habría decidido modificar la denuncia por “abuso sexual simple agravado por la comisión de tres personas”.

Algo que reduce drásticamente las penas en cuestión, por lo que los tres imputados podrían recibir una sanción de 3 años de prisión en suspenso, la que no deberían cumplir al interior de una cárcel.

El relato de la víctima

“Fuimos a pasar la semana de la primavera a Playa Unión, Rawson, con un grupo de siete amigas. Estábamos en una fiesta que era en la casa de Robertino y Francesco Viglione y a poco tiempo de llegar perdí la consciencia y es ahí cuando una de mis amigas me encontró en una habitación siendo abusada por un grupo de cuatro varones: Ezequiel Quintana, Leandro del Villar, Luciano Mallemaci y Robertino Viglione (menor de edad) Jaquín Péres era testigo y Tomás Soriano sostenía la puerta evitando que entre alguien o que yo pueda salir”, comienza el texto.

“Estaba en estado de shock y entre varias personas me intentaron calmar. Como estaba desnuda, buscaron mi ropa que estaba desparramada en la habitación oscura y llena de camas donde sucedió la violación. En ese momento el dueño de la casa echó a todo el mundo de la fiesta, al grito de ‘no cuenten nada’”, relató.

Loading...
Revisa el siguiente artículo