Josephine Decker: “Nos influyó mucho la escritura de Shirley”

Metro charló con la cineasta norteamericana sobre sobre su nuevo thriller psicológico 'Shirley', que sigue a la mundialmente conocida autora de terror y misterio Shirley Jackson

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Molly Given

¿Alguna vez has tenido una película que constantemente mantiene tu ingenio psicológico trabajando? Si no lo has hecho, 'Shirley' ciertamente lo hará. Si tomas un director independiente con un don para los thrillers reflexivos, un guionista que sabe cómo crear personajes únicos y audaces y un reparto de actores lleno de estrellas, tendrás un éxito que mantendrá tu mente en movimiento hasta el último segundo.
'Shirley', escrita por Sarah Gubbins y dirigida por la cineasta Josephine Decker, está basada en la novela homónima de Susan Scarf Merrell, que sigue a la mundialmente conocida autora de terror y misterio Shirley Jackson, que es en realidad real y más conocida por su cuento corto 'La Lotería'. Shirley, interpretada por Elisabeth Moss, vive con una serie de trastornos que incluyen la agorafobia y debe luchar contra esos trastornos a su manera cuando su marido adúltero le ofrece a una joven pareja una habitación (Logan Lerman y Odessa Young) en su casa. Lo que sigue no es una mirada biográfica a la interesante vida de la autora, sino una obra de arte psicológica que mantiene al público constantemente al borde de sus asientos.
Decker se sentó con Metro para hablar más sobre lo que se necesitó para hacer ‘Shirley’ y los significados más profundos detrás de casi todos los aspectos de la película.

P: ¿Qué fue lo que te intrigó del guión para que quisieras apuntarte y dirigir?
– Honestamente, todo, pero supongo que sobre todo los personajes. Sarah (Gubbins) es muy divertida, es una gran escritora y es muy imaginativa. Estos personajes como que… iba a decir que explotan fuera de la página, pero tal vez es más como que se derriten y escurren fuera de la página. Estaba claro que el personaje de Shirley era tan divertido, tan cruel, tan ingenioso, tan manipulador y complicado, pero podías empatizar con ella al mismo tiempo. Luego, obviamente, está esta joven Rose con la que te relacionas y te sientes conectado, y sientes que estás experimentando este tipo de mundo inusual a través de sus ojos. Así que me sentí muy conectada a los personajes femeninos de inmediato. También había algo parecido a Hitchcock en la escritura, con la forma en que se representaba la casa, y este tipo de fiestas, y la sutil presencia de este tipo de inquietud de este personaje de Paula, tantas cosas del guión que me dieron ganas de trabajar en él. Después de que me uniera, hubo un año antes de que empezáramos a rodar, tuvimos muchas cenas y jugamos un poco, sobre todo sobre Paula y cómo aparece Paula, y también trabajamos en el final. Pero fue emocionante, hubo un proceso de edición muy divertido también.

P: ¿Qué te permite ese tiempo antes del rodaje como directora?
– En su mayoría he escrito mis propias películas, por lo que normalmente se pasa mucho más tiempo escribiendo antes de la película, pero creo que es algo natural. Una vez que te apegas a un proyecto, quieres meterte en él y encontrar la manera de saber realmente lo que está pasando en la cabeza del escritor. Como directora, es muy importante y luego también conectarse a él como directora.

P: Algo que me gustó mucho de la película fue que todo tenía un significado más profundo, incluyendo el vestuario e incluso la forma en que Shirley y Rose llevaron su pelo desde el principio hasta el final de la película, ¿puedes contarme un poco más sobre eso?
– Me alegro de que te hayas dado cuenta, queríamos sentir la influencia que estas mujeres tenían entre ellas, y son algo opuestas al principio de la película. Pero cada una de ellas pasa por una transformación que las hace un poco más parecidas a la otra persona, o tal vez más parecidas a sí mismas en cierto modo. Hay una toma de Rose, al principio de la película lleva este tipo de color amarillo pálido y al final de la película esta camisa dorada brillante, y creo que nuestra vestuarista es una genio con el color e hizo un gran trabajo. Hablamos mucho de que los colores de Rose terminan en Shirley y los colores de Shirley terminan en Rose. Luego, obviamente, con el cabello y el maquillaje, tuvimos un día de campo. Con eso, estas dos mujeres se entrelazan y desenredan el pelo de la otra [y] se han intercambiado de alguna manera.

Josephine Decker Josephine Decker, directora de cine

P: También quería hablar de tu estilo de rodaje con esta película en particular, ¿qué pasaba por tu cabeza?
– Teníamos tantas ideas, que era casi demasiado. En todo caso, nos influyó mucho la escritura de Shirley y la forma en que escribe sobre una experiencia en el pueblo, que es casi una formalidad. Cuando sales de la casa, tienes que estar abotonada y el pueblo te percibe de cierta manera, así que filmamos el pueblo incluso con un objetivo diferente al del resto de la película. Pero también, muchas de las cosas dentro de la casa, dejábamos que los personajes nos llevaran a través de las diferentes habitaciones y dejábamos que el movimiento de los cuerpos motivara el trabajo de la cámara, así que nos sintonizábamos con los cuerpos y la fisicalidad de una manera diferente dentro de la casa que fuera de ella. En realidad hay muchos estilos de rodaje diferentes en la película, pero cada uno de ellos se siente realmente apropiado para los diferentes momentos, y tratamos de equilibrar el tipo de rodaje más estático y visceral con a veces un rodaje que realmente abrazaba la casa como un personaje, así que tratamos de que esos conceptos se fusionaran.

P: Hubo unas pocas escenas sensuales muy cargadas de emoción que realmente destacan en la película. Como directora, cuando hablas con los actores antes de algunas de esas escenas intensas, ¿haces algo específico para que entren en ese modo para asegurarte de que esa emoción se transmita?
– Es gracioso porque las escenas de sexo pueden ser las más difíciles y las más fáciles en cierto modo porque es una escena tan íntima y hay esa comprensión, todo el mundo la trata con un tierno cuidado. Es un trabajo muy presente de todos los colaboradores, desde el DP (director de fotografía. – Ed.) hasta los actores. Me sentí muy agradecido por la forma en que los actores depositaron su confianza en mí como directora, y permitieron el espacio para esas escenas. Así que creo que para las escenas de sexo, trataríamos de tener conversaciones por adelantado de una manera muy profesional, hablar de los límites y de cómo queremos manejar y respetar los límites de cada uno básicamente. Entonces, de esa manera los actores sienten que saben lo que está pasando y se crea un espacio para que lo exploren. Habíamos hecho un poco de trabajo físico, así que ya teníamos ese tipo de libertad en el cuerpo. Odessa está tan personificada, me encanta lo mucho que deja que su cuerpo sea una guía, y hay una historia dentro de su cuerpo que se siente como la historia de Rose en términos de lo mucho que se está dejando ser libre y eso se siente realmente emocionante. En general, sólo tratas de ensayar de una manera que apoye a los actores y siga sus instintos y les ayude a encontrar su camino, así que sólo traté de estar presente y escuchar mucho como directora. Creo que es importante escuchar y luego, cuando tenía ideas muy fuertes, hablar de por qué estaban ahí. Sólo comunicarme, el 90% de mi trabajo es comunicarme claramente y bien y hacer preguntas y compartir mis propios pensamientos.

P: En general, ¿qué espera que el público se lleve de la película?
– Sólo espero que la gente lea más del trabajo de Shirley y se obsesione realmente con ella porque realmente vale la pena obsesionarse con ella. No quiero que la gente sienta que tiene que vivir la película de una manera determinada. Creo que lo más emocionante de nuestra película es que pueden ir y leer algo del trabajo de Shirley. Sus finales también son muy ambiguos.
5 de junio

es el estreno de ‘Shirley’ en VOD y Hulu en Estados Unidos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo