Un matrimonio del terror: niña de 8 años desapareció...invitado la había asesinado

El cuerpo de la pequeña apareció en un bosque un año después. El crimen se cometió en Francia, año 2017.

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Publimetro

En una historia que estremece…una verdadera pesadilla. Una pequeña de tan sólo ocho años fue raptada desde un matrimonio, asesinado y su cuerpo apareció ocho años después.

Era el 26 de agosto de 2017. La familia De Araújo estaba celebrando el casamiento de una prima en el sudeste de Francia- con 180 invitados- en un edificio del ayuntamiento local.

Jennifer Cleyet Marrel y Joachim de Araújo llegan a la fiesta con sus dos hijas: Colleen (11) y Maëlys (8).

De acuerdo a un reportaje de Infobae, los niños estaban destinados en un área exclusiva para ellos en el matrimonio, con una cuidadora contratada para la ocasión. Se anuncia que la baby sitter se retirará a la 1.30 de la madrugada y que a partir de allí los niños quedarán a cargos de sus padres. Su abuela y su madre, cada tanto, pasan por ese salón a ver cómo va todo.

niña asesinada en Francia Facebook

Entre las 2.45 y las 3 de la madrugada, la niña desaparece. A las 4 llegan los primeros agentes. Los invitados no podrán irse: tendrán que quedarse allí hasta las 19 horas de ese domingo.

Con el pasar de los días y el aumento de la desesperación por encontrar algún rastro la policía llega a tener abocados a la tarea de encontrarla a 1.500 hombres. Entrevistan, sin pausa, a los 180 invitados y a 70 personas más vinculadas a ellos.

La investigación

Es en esta carpeta donde aparecen antecedentes que prenden las alarmas. Una docena de los invitados tienen iniciados expedientes por infracciones sexuales o acciones violentas. Terminan allanando 40 domicilios y hacen traer dos perros más que son considerados “estrellas” en rastreo de víctimas. Los animales confirman lo que ya sospechaban: Maëlys llegó al estacionamiento y de allí se la llevaron en un auto.

Con el correr de las semanas los detectives se centran en un coche que les llama la atención: el Audi A3 gris de un adiestrador de perros y caballos. Se trata del ex soldado Nordahl Lelandais, de 34 años. Era un invitado de último momento. Cuando ese mismo día del casamiento le mandó un mensaje de felicitación Eddy, el joven que se casaba, a quien conocía desde chico. El novio le ofreció pasar a saludar después de la cena… a comer un postre.

El 3 de septiembre 2017 fue arrestado por muchos motivos, empezando por sus contradicciones que lo habían puesto en la mira. Los otros indicios que llevaron a su detención fueron clave.

14 mois sans toi mon poussin, ton beau sourire, ton regard si doux et si profond me manque. Tu veilles sur nous mon ange…

Posted by Jennifer Maeco De Araujo on Friday, October 26, 2018

El domingo 27 de agosto, pocas horas después de los hechos, había lavado su auto Audi A3 gris, con un poderoso detergente corrosivo y aspirado meticulosamente la cabina del auto. Así se lo observa en las imágenes que muestra la cámara de la estación de servicio: un lavado profundo que dura más de dos horas, de las 17.23 a las 19.45. Cuando lo policía le preguntó el porqué de tanto esmero, esgrimió confiado: “Quería venderlo”. Pero los perros de los peritos olfatearon rastros de la pequeña en el auto y la coartada cayó.

Unas semanas después los peritos confirmaron que habían encontrado ADN de la niña sobre el tablero del auto. Lelandais, entonces, tuvo que admitir que Maëlys sí había subido a su Audi, pero “sólo para ver a los cachorros” que él decía tener en el baúl. Agregó, además, que estaba con un amiguito de 5 años.

El 30 de noviembre 2017, el fiscal de Grenoble, acusó formalmente a Lelandais de secuestro seguido de muerte.

Nordahl Lelandais Facebook

Acorralado por las evidencias, finalmente, en febrero de 2018 Nordahl Lelandais confesó y dio pistas sobre dónde había ocultado el cadáver. Aclaró que primero dejó el cuerpo cerca de su casa para regresar rápidamente al festejo y que, luego, lo llevó a la zona montañosa que les indicó. El día de San Valentín, el 14 de febrero, los restos de Maëlys fueron hallados en un bosque de hayas, cerca de una cascada.

Los forenses determinaron que el maxilar de Maëlys estaba partido en dos y eso había ocurrido en vida de la menor. Los numerosos golpes en su cráneo podrían ser la causa del deceso, pero no podían certificarlo. Pero en ningún caso su muerte podía ser un accidente involuntario

Agregaron que, debido a lo poco que tenían para estudiar, no podían establecer si había existido abuso sexual.

Aún se está a la espera del juicio, debido a que tiene otras denuncias de abuso sexuales contra menores de edad.

Loading...
Revisa el siguiente artículo