Ni mascarillas ni distancia social: el loco festejo de los hinchas del Liverpool

Los Reds se calzaron una corona que ya se anticipaba por la gran diferencia en la tabla con su escolta, el Manchester City. Los citizens cayeron ante el Chelsea y Liverpool se lanzó a las calles, olvidando los protocolos y las medidas sanitarias que impone la pandemia.

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Publimetro/Agencias

La espera ha concluido, después de 30 años. Liverpool es otra vez campeón de Inglaterra. Los Reds aseguraron su primer título desde 1990, cortando la sequía sin que sus jugadores estuvieran siquiera en la cancha.

Tras su aplastante victoria del miércoles 4-0 sobre el Crystal Palace, sólo había que esperar lo que pasara este jueves entre el Manchester City, su más cercano perseguidor, y el Chelsea. Y todo se dio como querían los hinchas, porque los Blues se impusieron por 2-1 y le entregaron la corona al Liverpool.

Para la ciudad de Liverpool, esta fiesta tardó tres décadas en realizarse. Sin embargo, las restricciones actuales por la pandemia de coronavirus significaban que los aficionados no podían reunirse en grandes números para celebrar.

¡Festejo histórico en medio de la pandemia! Liverpool grita campeón por primera vez en la Premier League tras derrota del City

La caída 2-1 del conjunto de Pep Guardiola de este jueves ante el Chelsea sentenció la obtención de la corona por parte de los dirigidos de Jürgen Klopp.

Unas cuantas decenas de seguidores estaban frente a Anfield cuando sonó el silbatazo final en Stamford Bridge, lo que desató un festejo con todas las de la ley.

Desde ese momento, la pandemia pasó al olvido.

Las bengalas y cánticos no se hicieron esperar a las afueras de la sede del club, pese a que el país aún mantiene estrictas medidas sanitarias por la pandemia del coronavirus, como el confinamiento, pues ha sido de los más afectados en Europa por el covid-19.

Durante los festejos se pudo apreciar en los videos a aficionados de todas las edades, pero lo que no se vio fue el uso de mascarillas y las indicaciones de distancia social no sirvieron de nada, porque nadie quiso sustraerse a la aglomeración que significa la obtención de un campeonato, aunque fuera, parodiando a García Márquez, una celebración anunciada.

La policía intentó dispersar a los aficionados, para cumplir con los protocolos y evitar una ola de contagios por el coronavirus, pero no era una tarea fácil.

 

 

 

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo