logo
Entretenimiento
 /
Entretenimiento 17/08/2020

Escabrosos detalles de querella de Hernán Calderón contra su hijo: se habría tomado una selfie con la sangre de su padre

El abogado relató cómo “Nano” lo atacó, y lo apuñaló en ambas manos. “Me atacó de frente tratando de apuñalarme en el estómago, fallando sólo por mi reacción”, detalla.

El caso de la familia Calderón Argandoña se pone cada día más color de hormiga. El joven de 23 años, “Nano” Calderón aún está prófugo de la justicia, luego de haber apuñalado a su padre en las manos, el pasado 11 de agosto.

Y finalmente su padre, el abogado Hernán Calderón, presentó una querella en su contra, la cual fue ingresada en horas de anoche. Julio César Rodríguez tuvo acceso al libelo y leyó parte de ella en el matinal de Chilevisión, “Contigo en la Mañana”.

Así el periodista comienza la lectura: “empuñando un cuchillo que había traído previamente, y guardaba en su pantalón, me ataca de frente tratando de apuñalarme  en el estómago, fallando sólo por mi reacción, dando el ataque en el antebrazo izquierdo”, relata Calderón padre.

“Mientras me gritaba, ahora sí que te voy a mandar maldito CTM, ahora sí te mato”, dice el abogado que le gritaba su hijo.

Se relata el forcejeo, y sigue la descripción de hechos: “ambos caímos al piso quedando los dos boca a bajo, y el torso del cuerpo en pasillo del edificio”. En ese momento la asesora del hogar llama al conserje para que se ponga en contacto con Carabineros; y según Calderón, salen dos maestros que hacían trabajos en el departamento de al frente, a prestar ayuda.

“El victimario viendo la presencia de tantas personas y percatándose de la pronta llegada de carabineros,  huyó del hogar”, relata el libelo.

La selfie

La expareja de Raquel Argandoña, explica además que se quedó un bolso en su departamento, lo que los llevó a revisar las cámaras del edificio, para determinar si era de “Nano”. En este proceso ven las imágenes posteriores al ataque.

“En el ascensor hay una cámara, se mira en el espejo, posa mostrando la manchas de sangre sobre su ropa, de mi sangre,  y se sacó una foto como un trofeo y después pareciera enviar la foto a alguien”, sentencia Calderón.