Dos nuevos casos de violencia racial ponen en jaque a la Policía de Estados Unidos

Ambos hombres afrodescendientes murieron en extrañas circunstancias.

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Ap

Dos hechos de violencia racial golpean nuevamente a Estados Unidos. El más reciente fue el de un hombre negro que murió asfixiado cuando los policías le cubrieron la cabeza con una capucha y presionaron su rostro contra el piso durante dos minutos, según videos y documentos difundidos por la familia del fallecido en el estado de Nueva York. El segundo caso, según el video difundido el miércoles, muestra a un hombre negro forcejeando con un policía, pero no confirma si el hombre trató de alcanzar un arma que cayó al suelo antes de morir baleado por la agente, como alegan las autoridades, en la localidad de Kenosha, Wisconsin.

Luego de las solicitudes formales, aparecieron los videos de la violencia racial:

Daniel Prude falleció el 30 de marzo al ser desconectado de las máquinas en el hospital, siete días después del incidente. Recién se conocieron las imágenes por las solicitudes legales. “¿Cómo es posible que no se hayan dado cuenta que él estaba indefenso, desnudo, en el piso, esposado? ¿Cuántos hombres negros deben morir para que la sociedad se dé cuenta que esto debe cesar?”, expresó el hermano, Joe Prude, en la conferencia de prensa, haciendo referencia a la violencia racial.

Los videos muestran a Prude, desnudo, acatando las órdenes de los policías de arrodillarse y colocarse las manos en la nuca. Está agitado y gritando, sentado en el pavimento y esposado, en medio de una nevada ligera. Los policías le colocan una capucha especial para protegerse de la saliva de un detenido. Prude le exige a los policías que le quiten el gorro, pero los agentes lo tumban al piso y uno de ellos, de raza blanca, le oprima la cabeza contra el pavimento con las dos manos y le dice “¡Cálmate!”. Otro agente le pisa la espalda con su rodilla.

“¡Están tratando de matarme!” exclama Prude, su voz cada vez menos audible bajo la capucha. “OK, paren, necesito que paren, necesito que paren”, suplica Prude antes de emitir solamente gemidos y gruñidos. Su cabeza llevaba apretada contra el pavimento más de dos minutos, según muestra el video.

El médico forense determinó que la causa de muerte fue homicidio causado por “complicaciones de una asfixia en el contexto de restricción física”. Fueron factores en el deceso el delirio psicótico y la intoxicación a causa de fenciclidina, una droga conocida como PCP. Los policías de Rochester detuvieron a Prude para una evaluación psiquiátrica a eso de las 7 p.m. del 22 de marzo debido a que expresó intenciones suicidas, unas ocho horas antes de su encuentro con los policías, pero el hermano dijo que Prude estuvo sólo unas horas en el hospital, dicen los documentos.

Video borroso de un tiroteo difuso:

Fue difundido un video el miércoles muestra a un hombre negro forcejeando con un policía, pero no confirma si el hombre trató de alcanzar un arma que cayó al suelo antes de morir baleado por la agente, como alegan las autoridades.

La muerte de Dijon Kizzee, de 29 años, el lunes por la tarde en el sur de Los Ángeles sigue a otros tiroteos cargados de violencia racial que han provocado protestas en todo Estados Unidos. Uno de ellos era Jacob Blake, que quedó paralizado el mes pasado en su localidad de Kenosha, Wisconsin.

El abogado de derechos civiles Benjamin Crump, abogado de la familia Blake, anunció el miércoles que también representaría a los familiares de Kizzee: “Cuando los agentes disparan primero y hacen preguntas después, se pierden vidas preciosas y la policía pierde la credibilidad y la confianza de aquellos a los que han jurado proteger”, dijo Crump en un comunicado.

Kizzee montaba en bicicleta cuando los agentes intentaron darle el alto por una infracción de tráfico no especificada, según la versión del departamento de policía. Kizzee arrojó la bicicleta y echó a correr antes de que los agentes lo alcanzaran. Según la policía, pegó un puñetazo en el rostro a uno de los agentes.

Un video de 41 segundos al que tuvo acceso Los Angeles Times muestra una camioneta de la policía que se detiene en una calle. Un agente sale, rodea corriendo un auto estacionado y parece agarrar a Kizzee cuando este camina por la vereda. Forcejean de pie y avanzan juntos por la calle varios segundos. Kizzee parece lanzar un puñetazo, aunque en la imagen no se aprecia si alcanza al agente.

Después se ve cómo Kizze logra librarse, tropezando y cayendo al suelo. Llega un segundo agente y en cuestión de dos segundos los dos policías hacen varios disparos.

La policía sostiene que cuando Kizzee cayó al suelo dejó caer una chaqueta de la que cayó una pistola, y que “hizo un gesto” hacia el arma, lo que provocó el tiroteo, pero en el video, una cerca impide ver lo que ocurrió en ese momento.

Las autoridades no han dicho cuántas veces fue baleado Kizzee. El video no tenía audio. Sin embargo, el Times dijo que otro video tomado por la cámara de una puerta, que no registró imágenes del tiroteo, grabó el sonido de 15 disparos en un espacio de 10 segundos.

 

 

violencia racial El abogado Benjamin Crump habla en un acto ante el Capitolio Estatal de Kentucky en Frankfort, Kentucky. / AP
Loading...
Revisa el siguiente artículo