Piden renuncia de subsecretaria de DD.HH. por postura sobre terapias de conversión

Fundación Iguales sostuvo que "no hay nada que corregir"; mientras que el Movilh pidió la salida de Lorena Recabarren.

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Agencia Aton y Publimetro

La subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Recabarren, está en el centro de las críticas de las agrupaciones que promueven los derechos de la comunidad LGBTIQ+, debido a la posición que manifestó sobre terapias de conversión en la sesión de la Comisión de DD.HH. del Senado, donde se tramita la reforma de la ley Zamudio.

Recabarren hizo la declaración al participar vía telemática en la cita, donde se manifestó respecto de una indicación de la senadora Adriana Muñoz que prohíbe a todo evento las terapias de conversión de las orientaciones sexuales o identidades de género.

“Yo entiendo que esto está refiriéndose a la prohibición de las terapias de conversión. (…) Todos los años el Estado de Chile ha manifestado que se opone a las terapias de conversión. Sin embargo, en la forma que está redactado, está en términos absolutos, y podría incluso aplicarse a casos donde pudiera existir la anuencia de la persona que se vaya a tratar”, señaló la subsecretaria, añadiendo que “ahí tendríamos un problema porque podríamos ir en contra de la voluntad de una persona”.

Para culminar, Recabarren expresó que “teniendo presente la convicción de la prohibición de las terapias de conversión, en el sentido de obligar a las personas a intentar cambiar la convicción interna que tienen respecto de su identidad o expresión de género o de su orientación sexual… Es decir, teniendo clarísimo eso, en la forma en que está redactado esto podría ocurrir que una persona sí quisiera o estuviera disponible, tuviera la voluntad de hacerlo, y estaríamos señalando que este tipo de actos serían discriminatorios. En ese sentido, me parece que no está adecuadamente redactada la indicación”.

Piden la renuncia

Respecto de la opinión de la subsecretaria, la Fundación Iguales publicó esta tarde, en sus redes sociales, que “las ‘terapias’ correctivas equivalen a actos de tortura y son una de las formas más atroces de materializar el odio y la discriminación contra las comunidades LGBTIQ+. No hay nada que corregir”.

A su vez, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) calificó de “abominable y totalmente contrario a la dignidad humana” la postura de la subsecretaria.

El vocero del Movilh, Oscar Rementería, señaló que “estas terapias están prohibidas, totalmente prohibidas, por la Organización Mundial de la Salud, por nuestro propio ministerio de Salud y por todos los organismos internacionales de derechos humanos”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo