El futuro de los vehículos eléctricos está aquí

Metro investiga cómo se está transformando la industria en la era post-COVID-19 con la llegada del Stella Era, un nuevo invento que se considera una "estación de carga sobre ruedas".

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Miguel Velázquez

Los vehículos eléctricos (VE) son cada vez más comunes en todo el mundo. Por lo tanto, constantemente se lanzan nuevas versiones para proporcionar mejores experiencias a los futuros propietarios. Sin embargo, según los expertos, el año 2020 ha sido "agridulce" para esta industria.

"Los datos recientes muestran disminuciones sin precedentes en las ventas globales mensuales de vehículos eléctricos para la primera mitad de 2020 desde febrero", explicó a Metro Hussein Dia, profesor de la futura movilidad urbana en el Instituto de Investigación de Ciudades Inteligentes de la Universidad Tecnológica de Swinburne, Melbourne, Australia.

Pero los impactos regionales son bastante variados.

"En China, por ejemplo, los impactos fueron grandes debido a los primeros confinamientos y también debido a la disminución de los subsidios y a los requisitos técnicos más estrictos que han sofocado la demanda y la oferta. En los Estados Unidos, las ventas de vehículos eléctricos siguieron la tendencia general de disminución del mercado. Sin embargo, Europa se opuso a la tendencia y los 10 principales mercados de vehículos eléctricos aumentaron sus ventas en más de un 200% en conjunto. El líder de la cuota de mercado fue Noruega, como de costumbre, seguido de Islandia y Suecia. Es probable que Europa también lidere el crecimiento de los vehículos eléctricos durante el resto del año gracias a los generosos incentivos y a la mejor oferta de vehículos nuevos y mejorados", añadió Dia.

"La pandemia ha puesto de manifiesto la fragilidad de las cadenas de suministro de vehículos eléctricos. China y los EE.UU. siguen teniendo actualmente tensiones comerciales que pueden perturbarlas aún más. Por lo tanto, los fabricantes de vehículos eléctricos tendrán que perfeccionar sus métodos de construcción de vehículos y buscar soluciones alternativas, como el impulso de la fabricación local, que también puede ayudar a crear puestos de trabajo locales después de COVID-19".

Hussein Dia, profesor de movilidad urbana futura en el Instituto de Investigación de Ciudades Inteligentes de la Universidad Tecnológica de Swinburne, Melbourne (Australia).

El especialista cree que hay desafíos sustanciales pero también buenas oportunidades que esperan a la industria en el futuro.

"Aunque el crecimiento del mercado de los VE se ha desacelerado, y el período de rápida expansión ha cesado o se ha detenido temporalmente debido a COVID-19, los gobiernos de todo el mundo siguen introduciendo incentivos para los VE con el fin de cumplir con los nuevos objetivos de las regulaciones sobre emisiones", explica el experto. "Por ello, muchos de los paquetes de estímulo para la recuperación que están considerando los gobiernos probablemente incluirán disposiciones para la infraestructura e incentivos para los consumidores con el fin de aumentar las tasas de adopción de VE. Los fabricantes de vehículos eléctricos también están trabajando incansablemente para estrenar nuevos modelos y aumentar la capacidad, lo que impulsará la producción mundial y moderará los precios".

Las baterías de los vehículos también están mejorando. Ahora pueden formar centros más grandes para almacenar energía renovable que luego puede ser compartida, utilizada o suministrada de nuevo a la red para ser utilizada por otros VE:

"Con la ayuda de sistemas de carga inteligentes y soluciones de inteligencia artificial, será posible ayudar a los VE a equilibrar la demanda y la oferta en las redes de energía. Esto ayudará a aprovechar al máximo la energía renovable y a proporcionar ahorros a los clientes. También ayudará a los países de todo el mundo a alcanzar sus objetivos de carbono neto cero".

Y es por eso que el Equipo Solar Eindhoven, con sede en los Países Bajos, ha mostrado recientemente las características innovadoras de un coche llamado Stella Era con características de compartición de energía que lo convierten en una "estación de carga sobre ruedas".

En el Bridgestone World Solar Challenge 2019 en Australia, el Stella Era demostró que tiene una autonomía de 1200 km, incluso en condiciones de viento. Y como en Países Bajos la distancia media de conducción por día es de 60 km, "puede compartir energía con otros vehículos eléctricos", declaró el equipo.

Metro conversó con Kjell Revenberg, gerente del Equipo Solar de Eindhoven para saber más.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS / 4 PREGUNTAS PARA…

Kjell Revenberg,
gerente del Equipo Solar de Eindhoven

P: ¿Cómo se les ocurrió la idea de crear Stella Era?

–Fue creado desde cero en aproximadamente un año. Esto fue hecho por el equipo solar holandés de la Universidad Técnica de Eindhoven que consistía en 26 estudiantes. El proceso comenzó con una fase de lluvia de ideas centrada en cómo resolver los desafíos en la transición hacia una movilidad limpia. El objetivo era construir un coche que no sólo sea independiente de las estaciones de carga, sino que pueda funcionar como una para otros coches. El equipo comenzó entonces la fase de diseño que duró unos 5 meses. Después de la fase de diseño el equipo comenzó a producir el coche durante los siguientes 3 meses. La fase final del proceso fue probar el coche, lo que llevó de 3 a 5 meses.

Kjell Revenberg, gerente del Equipo Solar de Eindhoven Kjell Revenberg, gerente del Equipo Solar de Eindhoven / Foto: Cortesía

P: ¿En qué se diferencia de otros vehículos eléctricos?

–La principal diferencia entre los vehículos eléctricos y los coches solares es el enfoque en el tamaño de la batería. El radio de acción de los vehículos eléctricos está mayormente limitado por el tamaño de sus baterías. El objetivo de los vehículos solares es reducir el tamaño de estas baterías para que el coche sea más eficiente. Los principios básicos para reducir el tamaño de las baterías en un automóvil familiar impulsado por energía solar son: aerodinámica, consumo eficiente de energía y peso del coche. La combinación de estos principios con los paneles solares será suficiente para conducir sin depender de la carga externa. Por lo tanto, un coche solar no se trata sólo de tener paneles solares, sino de construir un coche supereficiente.

P: Cuéntanos más sobre la independencia de la batería del Stella Era y la capacidad de cargar otros vehículos.

–El Stella Era está diseñado para conducir al menos 1.200 km sin carga externa. En el Desafío Solar Mundial Bridgestone de 2019 en Australia, demostramos que podemos conducir 4 personas con una velocidad media de más de 80 km/h. Lo hicimos sin carga externa, aunque hubo vientos en contra con velocidades de hasta 20 km/h. En condiciones ideales, Stella Era puede conducir 1.800 km.

En los Países Bajos, conducimos 60 km en un día normal. Esto significa que no estamos atados por una necesidad constante de encontrar una estación de carga. Creemos que esto proporciona la oportunidad de actuar como una estación de carga móvil para otros vehículos eléctricos para permitirles conducir con energía solar limpia. A través de esto pretendemos ayudar a superar los desafíos en la búsqueda de una movilidad limpia.

P: ¿Qué le depara el futuro a su invento?

– Recientemente hemos empezado con un nuevo equipo de 20 estudiantes entusiastas en un nuevo proyecto. Actualmente estamos estudiando qué tipo de problemas podemos resolver para crear un futuro más sostenible. Pensamos que es posible fabricar vehículos de energía solar en mayores cantidades. Una compañía llamada Lightyear que fue fundada por algunos de los miembros del equipo original de 2012 está trabajando actualmente en hacer posible la producción en masa. El objetivo es comenzar la producción en 2021 y demostrar al público que eventualmente todos pueden conducir su propio auto solar.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo