Cuidado con las tormentas tropicales 'zombies'

Como si algo faltara en 2020, "Paulette" se convirtió en la primera tormenta tropical "zombi", un fenómeno que podría ser cada vez más común. Metro investiga

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Miguel Velázquez

La tormenta tropical Paulette, que golpeó a las Bermudas como un huracán de categoría 1 el pasado 15 de septiembre, recobró fuerza y se convirtió en la primera "tormenta tropical zombi", como la llamó el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos (NSW) en Twitter.

"Las tormentas pueden recuperar fuerza después de impactar pequeñas áreas de tierra porque se encuentran en su mayoría sobre el océano abierto, donde hay poca fricción para frenarlas, y si las temperaturas de la superficie del mar (TSM) son lo suficientemente cálidas pueden obtener más potencia para energizar la tormenta", explica a Metro Mark Bourassa, actualmente miembro de la facultad del Departamento de Ciencias de la Tierra, el Océano y la Atmósfera de la Universidad del Estado de Florida.

"Cuando las tormentas tocan tierra en grandes masas de tierra, a veces pueden apretarse en la estructura, pero muy raramente aumentan la velocidad del viento a menos que vuelvan al mar. Ese aumento puede ocurrir si hay una fuerte interacción con un frente, o si hay una topografía sustancial para canalizar los vientos", añade el profesor Bourassa.

Paulette fue el primer huracán que golpeó el territorio de las Bermudas desde Gonzalo en 2014. El hecho de que haya aumentado su fuerza después de golpear las Bermudas ha sido considerado como una causa del calentamiento global y el cambio climático.

"Podemos especular sobre los impactos del cambio climático, pero no es práctico verificarlos con observaciones porque los ciclones tropicales son muy raros", explica el profesor Bourassa. "Sabemos que el período de tiempo de las TSM cálidas es un poco más largo debido al cambio climático, y las temperaturas de la superficie del mar son un poco más cálidas, pero podría haber otras cosas que son igual de importantes, como los cambios en la cizalla vertical del viento (la diferencia de viento a dos alturas). Actualmente estamos en una fase activa de actividad multidecadal en el Atlántico Norte, por lo que se espera que al menos parte de la actividad observada que vemos hoy en día se produzca incluso sin el calentamiento global. Cuánto se debe a este ciclo, y cuánto se debe al calentamiento global es muy difícil de evaluar sin usar modelos y muchas consideraciones", dice Bourassa.

Sin embargo, para el experto, habrá tormentas cada vez más fuertes. "En ausencia de otros cambios que no sean las TSM, podemos esperar una temporada ligeramente más larga con las tormentas más intensas siendo más fuertes. Sin embargo, es probable que los patrones de viento atmosférico también cambien. Como una de las muchas personas que viven en el camino de tales tormentas y los impactos de la lluvia de muchos otros ciclones tropicales, es algo que creo que es una cuestión importante. Responder a esta pregunta requerirá presumiblemente la misma investigación que se necesitará para mejorar los pronósticos de intensidad, por lo que hay mucho valor en tales respuestas", concluye Mark Bourassa.
####

PREGUNTAS Y RESPUESTAS / 3 PREGUNTAS CON

Michael F. Wehner,
científico principal de la División de Investigación Computacional del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, EE.UU.

Michael F. Wehner, científico principal de la División de Investigación Computacional del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, EE.UU. Michael F. Wehner, científico principal de la División de Investigación Computacional del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, EE.UU. / Foto: Cortesía

 

¿Por qué ocurre que una tormenta tropical recupera su fuerza después de impactar?

– Es muy raro que una tormenta tropical existente se desplace a una región donde las múltiples condiciones para los ciclones tropicales son desfavorables, seguido de un movimiento de regreso a una región más favorable.

¿Cuál es la influencia del cambio climático en este fenómeno?

– Debido a que las temperaturas del océano son más cálidas debido al cambio climático, las regiones del océano con temperaturas lo suficientemente grandes como para soportar ciclones tropicales aumentan. Así que esperaría que las condiciones para las tormentas zombis fueran algo más favorables en un mundo más cálido. Pero el grado de aleatoriedad involucrado aquí hace muy difícil detectar y atribuir un cambio en la frecuencia de las tormentas zombis. Por lo tanto, no creo que podamos culpar al cambio climático por las recientes tormentas zombis.

¿Cuáles serán las consecuencias y qué podemos hacer para enfrentar esta situación?

– Desde la perspectiva de los impactos, una tormenta zombi no es diferente de una tormenta tropical regular de magnitud equivalente. El mejor consejo es prestar atención a las advertencias de los centros de pronóstico de huracanes.

En Twitter

Otras tormentas zombies

  • En 2018, Leslie, el ciclón más fuerte de origen tropical que ha golpeado la Península Ibérica desde 1842, golpeó la región montañosa después de un recorrido de 19 días por el Atlántico.
  • En 2014, el huracán Ana, que amenazó al estado estadounidense de Hawai con un golpe directo, se reformó en el Pacífico para azotar la Columbia Británica, Canadá.
  • En 2013, el satélite Terra de la NASA detectó una Depresión Tropical 9 que primero tocó tierra en la Península de Yucatán en México y luego se convirtió en la Tormenta Tropical Hanna frente a la costa de Nicaragua.
  • En la temporada de huracanes de 2013 también se produjo la resurrección de Humberto (que causó grandes daños por el viento en el Territorio Británico de Ultramar de las Bermudas) y de Gabrielle (tormenta tropical).

Para que una tormenta tropical se forme (o se levante de nuevo) necesita:

  • Condiciones de viento favorables
  • Mucho aire caliente y húmedo
  • Aguas oceánicas cálidas
  • Tener la estructura general de una tormenta tropical
  • Un centro cálido
  • La falta de frentes fríos o cálidos

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo