Y para colmo de males, la tempestad "Álex": temporales e inundaciones afectan ahora a Italia y Francia

Fuertes vientos y graves inundaciones ha provocado el fenómeno climático en ambos países europeos.

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Publimetro EuropaPress

Al menos dos personas han muerto en Italia debido a las fuertes lluvias provocadas por la tempestad 'Álex', que ha causado vientos e inundaciones con una intensidad rara vez vista en el norte de Italia y en el sur de Francia.

Un hombre cayó con su coche en un río en la zona de Cuneo, en la frontera entre Italia y Francia, y ha fallecido. La otra víctima es un bombero que murió en Arnad, en el Valle de Aosta, debido a la caída de un árbol tumbado por el fuerte viento. Además dos puentes se han derrumbado en la región de Piamonte.

En Francia, al menos ocho personas, incluidos dos miembros del cuerpo de Bomberos, están desaparecidos cerca de la ciudad de Niza debido a las inundaciones.

Según las estimaciones, en solo diez horas cayeron más de 500 mililitros de precipitaciones sobre las poblaciones que se encuentran en estos profundos valles, el equivalente a un año normal de lluvia en la zona.

El primer ministro francés, Jean Castex, y el ministro del Interior, Gerald Darmanin, han llegado ya a Niza para conocer de primera mano el departamento de Alpes Marítimos afectado, según ha informado por otro lado la emisora BFM.

Sin luz, como en Sudamérica

Darmanin ha prometido enviar helicópteros y bomberos adicionales a la región, según el plan concretado tras una reunión de crisis en París. El presidente del país, Emmanuel Macron, se ha sumado a las condolencias. "Juntos superaremos esta terrible experiencia", ha comentado Macron, quien ha dirigido "pensamientos" a las víctimas y ha trasladado a los efectivos de rescate su "inmensa gratitud".

El alcalde de Niza, Christian Estrosi, ha lamentado daños enormes causados por las inundaciones. "Nos hemos enfrentado a un desastre que nunca había visto antes", ha señalado a los medios de comunicación locales.

Mientras, las autoridades han instado a los habitantes a quedarse en casa después de que la inundación provocara un caos en el tráfico después de un puente local resultara arrasado por la crecida de las aguas.

Alrededor de 13.500 hogares se encuentran sin electricidad en la región, donde se están desplegando 850 miembros del personal de los servicios de emergencia. Durante la noche se registraron ráfagas de hasta 186 kilómetros por hora en la isla de Belle-Ile-sur-Mer, frente a la costa de la región.

Loading...
Revisa el siguiente artículo