Cómo usar las redes sociales para conseguir el trabajo que deseas

Si crees que Linkedin es inútil y que, además no puedes proyectar tu propia marca personal, es que no les has dado el uso correcto a tus cuentas en Internet.

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Luz Lancheros

Olvídense del periódico y los reclutadores. Hoy en día, al menos en  Estados Unidos, el 50% de las hojas de vida vienen de portales como Job Boards e Internal Career Sites.

Asimismo, solo un porcentaje muy pequeño prefiere enviar su hoja de vida a quien quiere que sea su futuro jefe (solo un 0,14 por ciento), según el Jobvite 2019 Recruiting Benchmark Report. Esto se entiende ya en un contexto donde las vacantes dejaron de ser públicas: casi el 85% de ellas no son posteadas online y son creadas internamente o referidas, según el mismo reporte.

75% de las hojas de vida son desechadas por el algoritmo de los buscadores.

 

Así, igual como usamos Instagram y Twitter para postear nuestros lugares de viaje o lo que nos estamos comiendo, en redes sociales también se mueve el trabajo. De hecho, más de la mitad de las personas que buscan uno se mueven online y la segunda opción (el 45% de los consultados en Glassdoor, HR and Recruiting Stats de 2019) ha sido referido por amigos.

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

Además, ya no hay manera posible de pensar conseguir empleo: casi el 98% de las empresas que están listadas en Fortune500 usan algoritmos como Sistemas de Tracking para Aplicantes como Taleo y Workday.

Y si bien hay un alza desde hace dos años, según el portal Jobvite, para contratar a través de Facebook e Instagram, Linkedin sigue siendo usado, a corte de 2020, por aproximadamente 660 millones de usuarios en más de 200 países y territorios alrededor del mundo.

Y esta también tiene algoritmos de búsqueda y otras claves que los reclutadores y jefes usan a la hora de contratar.

"Es que Linkedin no sirve para nada"

Aún entendiendo esto, algunas personas sienten el uso de la red confuso y dispendioso, o donde se encuentran con usuarios que si bien están relacionados con sus campos, no soportan sus contenidos, que ya bordan en el spam o que son reflejos de Good Vibes Only (hashtags positivos y espirituales), o donde hay pocos usuarios y posteos que sí les generan valor para el desempeño de su profesión. 

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

Y esa es la clave: poder manejar un perfil que no sea inflado como una palomita de maíz al vacío sino que dé la clave para futuros jefes y reclutadores sobre el perfil profesional de la persona. 

Y claro, sin tener que pagar: “Pagar Linkedin Premium es como cuando compras un Ferrari, pero antes debes aprender a manejarlo. Entonces, lo primero que debes tener claro es qué esperas que te entreque la red social y quién es tu cliente ideal. Nuestro objetivo no solo es hacernos visibles ante un reclutador, sino ante un futuro jefe.

60% de los trabajos son hallados a través de networking

Pero, sobre todo, qué puedes ofrecer para que este duerma mejor”, explica a Metro Guillermo Gonzalez, experto en márketing H2H y en esta red social.

Y eso implica ser conciso, pero al punto, porque como en la vida real o como en una red social, las habilidades inventadas se notan a más de mil kilómetros a la redonda: “Tienes que ver cómo se ajusta tu perfil a lo que están buscando tus futuros jefes y/o reclutadores. Ahora bien, examina a tu competencia.Busca cargos como si fueses un reclutador y mira el cargo, ve cómo manejan las palabras clave, qué buscan y estudia los perfiles que se acercan más para ver qué manejan y destacan. Hay que entender que más del 75% de vacantes jamás las publican, ya que los buscadores de recursos humanos buscan ciertas palabras y características de un perfil y a esos son los que llaman. Por eso, uno debe saber a qué se enfrenta y qué palabras clave usar”, añade el experto.

Esto, como primer paso.

Pero hay que ser ingeniosos también a la hora de redactar el perfil: una foto, una cuenta confusa, cero interacciones, redacción poco adecuada… todo eso puede aburrir a un reclutador. “El tiempo promedio en el que una persona decide irse o quedarse de un perfil es de 7 segundos. Entonces, uno, trabajas el perfil pensando en el algoritmo  buscador, pero también trabajas en la fotografía, en tu promesa de valor (clara y concisa) o tu perfil no es coherente. Aplicas también en tus logros las palabras clave que son buscadas en tu campo para que lo lea la persona que buscas. Y por supuesto: da recomendaciones y ten las tuyas. Eso es importante”, afirma. 

¿Cómo evitar el spam?

Ser visible en todas las redes sociales es un trabajo constante, duro y sobre todo, uno en el que se nota a primera vista si las personas se esfuerzan “demasiado” al punto del desespero o incluso del spam. Solo un 0,5 de usuarios generan contenido que vale la pena para colegas o jefes. También saben manejar la mensajería sin ofrecer servicios de manera que irrite a los demás usuarios.

Según un estudio de 2017 de CareerBuilder, 54% de los empleados han rechazado candidatos basados en sus perfiles de redes sociales.

Pero sobre todo, afirma el experto, lo ideal es que publican contenidos interesantes 3 veces a la semana porque el algoritmo, tal y como se hace en Facebook o en Twitter, rechaza automáticamente la saturación. “A la gente lo que le importa en Linkedin es cómo generas valor, contenido que te dé autoridad, credibilidad y confianza. Realmente a nadie le importa (es más, le irrita) si pones cosas como ‘Buenos días’ por la mañana o ‘bendecido y afortunado’, porque eso no genera nada y sí más bien que seas ignorado por tus posts realmente inaportantes y genéricos”, explica González.

En últimas, conseguir trabajo hoy en día, más aún como están los mercados laborales, es un trabajo. Y en redes sociales, es como desde los tiempos de la creación de contenido para destacar: es como un pescadito al que hay que alimentar de manera precisa, concisa y eficiente para que no termine en un océano de olvido o en este caso, de solicitudes rechazadas.

Las claves

Otras maneras de hacerse visible en otras redes sociales 

Facebook

 

En Jobs on Facebook y en grupos especializados se pueden encontrar varias ofertas de trabajo. También hay personas que  a través de sus redes de contactos pueden ayudarte a encontrar uno. Por supuesto, hay que tener cuidado en postear (como en toda red social) contenido que sea contraproducente para tu profesión. 

Instagram 

Es visual, pero también sirve para postear cosas que sean relevantes en tu campo si quieres destacar. Lo ideal es mostrar cómo puedes crear contenido con el que se identifique la gente de manera elaborada, pero a la vez atrayente e impactante.

Pinterest 

Se le suele subestimar, pero tiene aproximadamente 300 millones de usuarios activos y es una gran red para campos de industrias creativas e industrias como moda, hogar, decoración, belleza, gastronomía, cuidado femenino, etc.

Twitter y Youtube

Una es escrita, pero puede crear networking con personas del mismo campo. La otra es totalmente visual y allí se pueden mostrar pequeños contenidos con la información y skills necesarios para impresionar a tu reclutador. 

P y R

Ninoshka Fasce, experta en capital humano y académica de la Escuela de Negocios de la Universidad Mayor

¿Cuáles son las redes que más ven los empleadores para contratar?

–Definitivamente Linkedin, ese es el perfil de entrada que uno tiene. Uno como reclutador no pone un aviso o abre una oferta, sino que busca activamente personas que calcen con el perfil que uno busca. Esta es la herramienta principal y es la manera de hacerse visible para las personas que buscan a alguien que calce con nuestro perfil.

¿Por qué razón se descarta un currículo? 

–Las razones por las que uno podría descartar un currículo es que puede que no exista un buen empalme, así como puede que no exista un buen feel cultural.

Considero que es un error en el manejo de las redes ser demasiado crítico. Si usa las redes para quejarse de manera visceral, y si en Linkedin también haces demasiadas alusiones por el estilo, así como en otras redes y si el reclutador ve que es demasiado beligerante o que sube demasiado información sobre contenido inapropiado, esto influye. Todo lo que uno sube es público.

Si sube cosas inadecuadas en sus perfiles públicos, esto te da ciertas luces sobre su estilo de vida y manera de pensar y puede ser que estas posturas no calcen con el perfil que uno busca, no en cuanto a experiencia sino en cuanto al feel cultural. Un empleador no quiere contratar a alguien que sea beligerante. 

¿Cómo potenciar el uso de Linkedin?

–Este está manejado por un algoritmo y premia a los más estelares. Es decir, a aquellos perfiles que están completos. Y eso es difícil. Y dos, que contribuyen a la red, que agregan valor, que suben contenido. Por eso hay que llenarlo y el algoritmo hace que uno aparezca en las búsquedas.

La buena foto ayuda, mejor en la que uno salga mirando de frente, de tres cuartos y vestido de tal manera que genere la sensación que encaja con el puesto que se busca, más o menos formal, pero sí formal. Cambia también el banner: este debe hablar de tu marca personal. Luego tener la información completa del currículo y se traspasa a Linkedin.

En los cargos pon tus logros alcanzados. Y allí usa tus palabras clave… uno puede monitorear en cuántas búsquedas aparece, con qué palabras nos han buscado para mejorar las palabras que no usamos y que van a hacer que aparezcamos en las búsquedas en que sí queremos aparecer.

¿Cómo separar al profesional de las redes sociales? 

–No hay tal: como uno vive, trabaja, y tiene que existir coherencia entre las redes sociales. Y no podemos ser distintos. Somos los mismos, solo que en escenarios distintos. Uno si bien sigue siendo la misma persona, en FB es más como es como los amigos.

En Linkedin es más como trabaja, pero sigues siendo el mismo, y lo que aparece en un perfil influye en el otro. Si hay coherencia, no hay contradicción. La marca personal tiene que ser sincera, coherente y humana. Uno tiene que ser el mismo en todos lados, solo que con criterio de adecuación.

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo