Carabinero preso por caso del río Mapocho: "Jamás quise empujarlo para que se cayera, mi trabajo era sólo detenerlo"

El imputado por homicidio frustrado del joven que cayó del puente Pío Nono envió una carta desde la cárcel para explicar las motivaciones del incidente: "Siento mucha pena por lo que pasó", afirma.

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Publimetro / Aton

El carabinero acusado por la fiscalía de homicidio frustrado al empujar a un menor al río Mapocho desde el Puente Pío Nono, aseguró en una entrevista  que el hecho ocurrido el viernes 2 de octubre, en medio de una jornada de manifestaciones en Plaza Italia, “fue un accidente”.

“Chocamos y como veníamos los dos corriendo muy rápido, la fuerza y la velocidad que traíamos hizo que él cayera”, declaró Sebastián Zamora al diario El Mercurio. El funcionario policial está en prisión preventiva desde el domingo pasado y, además, enfrenta un sumario de su institución para ser dado de baja por no haber declarado que portaba una cámara corporal personal.

“Ha sido el peor día de mi vida. Jamás pensé que podría estar en una situación como esta. Tengo pena al ver en todo lo que se ha transformado mi caso. Al fin y al cabo, esto nos afectó a dos personas, que nos vimos enfrentados por problemas de otros, no nuestros. Mi trabajo ese día era solo ayudar a mantener el orden en la calle. Siento mucha pena por lo que pasó. Eso fue un accidente que nos involucró a dos jóvenes chilenos que ese día, por cosas del destino, nos vimos enfrentados”, detalló en su relato.

La dura respuesta de PACE UCSH por el caso de joven lanzado al río Mapocho que pertenece a su programa

La dura respuesta de PACE UCSH por el caso de joven lanzado al río Mapocho que pertenece a su programa

El joven de 16 años pertenece al Liceo de Puente Alto, que es parte del Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior, PACE, de la Universidad Católica Silva Henríquez

En su defensa, Zamora sostuvo que sintió "mucha angustia. Desesperación. No podía creer que se había caído. Chocamos y como veníamos los dos corriendo muy rápido, la fuerza y velocidad que traíamos hizo que él cayera. Fue un momento de mucha angustia. Lloré mucho cuando regresé a mi unidad. Me da pena recordarlo. A él le diría que nunca, nunca, jamás quise empujarlo para que se cayera. Mi trabajo era solo detenerlo por los destrozos que se estaban realizando ese día. Nada más. Esto fue un accidente, algo absolutamente involuntario. Le diría que esto nos afectó a los dos y que estoy contento, ya que me contaron que está fuera de la clínica y recuperándose”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo