La contaminación lumínica nos está llevando a perder la noche

La iluminación de las ciudades genera contaminación, que nos está provocando que se pierda la noche natural en varias ciudades del mundo. Metro investiga la situación.

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Daniel Casillas

Las emisiones nocturnas de luz exterior están aumentando en la mayoría de los países del mundo, según los científicos. Una reciente investigación publicada en Science Advances confirmó que entre 2012 y 2016, la superficie artificialmente iluminada del planeta creció más de un 2% cada año. Eso causa el aumento de la contaminación lumínica y la pérdida de la noche.

"Es un tipo de contaminación atmosférica en forma de introducción de energía (luz) en la atmósfera. Igual que la radiación o el ruido. Por lo tanto, todas las luces artificiales exteriores en la noche son formas de contaminación. Otra cosa es que puede haber dosis de contaminación lumínica que pueden ser inofensivas para el medio ambiente, como también hay radiaciones y existen dosis seguras de contaminación acústica", explicó a Metro Alejandro Sánchez de Miguel, del Instituto de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Universidad de Exeter, en el Reino Unido.

Una de las principales consecuencias de la alta presencia de luz externa, que se puede detectar a simple vista, es la 'pérdida de la noche'. Lo que significa que la 'noche natural', que se caracteriza por una mayor oscuridad que también nos permite observar las estrellas a simple vista, ya no puede ser percibida.

"La mayoría de los niños que nacen hoy en día nunca experimentarán una noche natural. Incluso muchos adultos nunca han visto la Vía Láctea en su vida. Si bien gran parte de la superficie terrestre de la Tierra sigue experimentando una noche real (por ejemplo, en los desiertos), la mayoría de las zonas habitadas tienen al menos cierto nivel de contaminación lumínica", dijo Christopher Kyba, investigador del Centro Alemán de Investigación en Geociencias de Potsdam.

Pero el exceso de luz no sólo causa 'la pérdida de la noche'. También puede afectar a los ecosistemas, así como a insectos, aves e incluso algunos depredadores.

"Algunos de los principales efectos de la contaminación lumínica exterior son la desaparición de insectos, especialmente de los polinizadores, confusión y colisiones mortales de aves y tortugas, perturbación de la migración diaria del picoplancton, el equilibrio presa-depredador, floración temprana de las flores", añadió Sánchez de Miguel.

Contaminación lumínica

El exceso de luz externa durante la noche también tiene un impacto en los humanos. Según los especialistas, la contaminación podría incluso generar problemas de salud a largo plazo.

"La mayoría de la gente no recibe suficiente luz durante el día y luego recibe demasiada durante la noche. Como resultado, nuestros cuerpos no mantienen una buena sincronía con el ciclo de 24 horas, y a muchas personas probablemente les resulte más fácil quedarse despiertos hasta tarde que levantarse por la mañana. Por lo tanto, la mayoría de la gente utiliza relojes despertadores, lo que les obliga a privarse del sueño y les causa problemas de salud a largo plazo", afirmó Kyba.

Aunque la contaminación lumínica en todo el mundo depende en gran medida del gobierno y las empresas privadas, los expertos creen que los ciudadanos pueden combatirla.

"Empieza por tu propia casa y conviértete en embajador ante las autoridades locales y los vecinos", comentó Alejandro Sánchez de Miguel.

Kyba concluyó: "La luz sólo debe usarse donde, cuando y en la cantidad que sea necesaria".

80%
de la población mundial que vive bajo cielos nocturnos contaminados por la luz.

 

Tres ejemplos de contaminación lumínica

Resplandor
Se trata de una luz de fuentes dirigidas a los ojos en lugar de a una superficie de destino, que puede ser desorientadora o incluso ligeramente dolorosa y puede crear un peligro para la seguridad pública, especialmente en las carreteras.

La luz de intrusión
Se derrama a través de las líneas de la propiedad, lo que a menudo se considera molesto y no deseado por los vecinos que lo reciben.

Luminancia difusa (Skyglow)
La 'neblina' de luz sobre las ciudades que bloquea las vistas de las estrellas y aumenta el nivel de luz ambiental o de fondo en todas partes del entorno urbano.

 

ENTREVISTA

 

John C. Barentine

John C. Barentine,
director de política pública de la Asociación Internacional Dark-Sky

P: ¿Qué es la contaminación lumínica?
– La contaminación lumínica es cualquier efecto o impacto adverso atribuible al uso de la luz artificial durante la noche. "La luz artificial de noche" ("ALAN") es una luz de fuentes que no ocurren en la naturaleza; así, por ejemplo, el fuego causado por el hombre no se considera "artificial". Nos centramos en la luz eléctrica en particular, en parte porque las características de esta luz son decididamente no naturales.

P: ¿Cuáles son los efectos ecológicos y astronómicos de la contaminación por luz exterior?
– El síntoma más obvio de la contaminación lumínica para la mayoría de la gente es lo que se llama "brillo del cielo". Esta es luz que se origina en el suelo, viaja hacia el cielo nocturno, y es dispersada de nuevo al suelo por pequeñas partículas en nuestra atmósfera. El brillo del cielo también tiene un efecto material en el ambiente nocturno más allá de los humanos. La luz difusa del Skyglow eleva el nivel de luz ambiental en el suelo, tanto en las ciudades como en las tierras que las rodean. Se ha demostrado que la exposición frecuente a este elevado nivel de luz de fondo, aunque sea un pequeño aumento sobre el nivel natural, causa una serie de daños a varias especies de la vida silvestre. No sólo daña la salud de los individuos, sino que puede tener efectos en poblaciones enteras.

P: ¿Cómo afecta este tipo de contaminación a los humanos?
– Debido a que la luz solar es bastante rica en luz azul, y el cielo diurno dispersa la luz azul en nuestros ojos, hemos evolucionado para percibir la luz azul como un tipo particular de desencadenante que ayuda a regular el reloj maestro en el cerebro. Así que cuando ponemos luz azul en nuestros ojos por la noche, después de que el Sol se haya puesto y el cielo se oscurezca, enviamos un mensaje muy confuso a nuestro cerebro de que todavía es de día. El reloj maestro cambia, causando que permanezcamos despiertos y alerta por un tiempo suficiente de modo que dormimos menos de lo necesario, interfiriendo con el proceso de restauración regular del cuerpo.
El cerebro envía sus señales químicas en los momentos equivocados, lo que, si se vuelve crónico, causa estragos en los diferentes sistemas del cuerpo. Esto no sólo tiene un impacto negativo en el sistema inmunológico, sino que también interfiere con el metabolismo. Esto se ha relacionado con la obesidad, la diabetes y los trastornos relacionados. Tal vez lo más preocupante es que incluso causa cambios en los niveles de nuestros genes, y eso ha sido identificado como una posible fuente para la aparición de algunos tipos de cáncer.

P: ¿Cómo combatir la contaminación lumínica?
– Todo el mundo puede desempeñar un papel en el esfuerzo por mejorar el ambiente nocturno para todos nosotros. Comienza simplemente con considerar la iluminación exterior de la casa o el negocio, por ejemplo, y mejorarla en lo que respecta a la amabilidad del cielo oscuro o incluso eliminar la iluminación que no sirve para nada. La gente preocupada puede hablar con sus amigos, familia y vecinos sobre el tema y su importancia. Pueden ponerse en contacto con sus funcionarios y pedirles que promulguen políticas públicas que regulen adecuadamente la luz exterior en el uso nocturno, de la misma manera que la sociedad regula todo tipo de actividades que se sabe que producen daños ambientales. Al final, cada pequeña acción emprendida para abordar el problema contribuye a la solución. Como dice el viejo lema ambientalista: "Piensa globalmente, actúa localmente".

Loading...
Revisa el siguiente artículo