logo
Nacional
/ AP / AP
Nacional 03/12/2020

Vacuna contra el coronavirus: por qué el OK británico a Pfizer no sirve en Chile

En nuestro país se decidió esperar aprobación de la FDA estadounidense o de la agencia europea EMA, pero el primer trimestre de 2021 sigue siendo el plazo para empezar a inmunizar acá.

El mundo se llenó de esperanza ayer cuando se informó que el Reino Unido era el primer país en autorizar la vacuna contra el covid-19 de los laboratorios estadounidense Pfizer y alemán BioNTech.

El gobierno de Boris Johnson aceptó la recomendación de la Agencia Independiente de Reglamentación de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA), por lo que dispondrán desde la semana que viene de 800 mil unidades fabricadas por Pfizer en Bélgica.

Esta vacuna debe ser conservada y trasladada a 70º bajo cero, y para ser eficaz hay que aplicarla dos veces.

Considerando que Chile -donde ya se realizan ensayos con voluntarios de cuatro vacunas, las de Sinovac (de China), Oxford (de Inglaterra), CanSino (consorcio chino-canadiense) y Janssen (de Estados Unidos)- tiene un convenio con Pfizer/BioNTech para abastecerse de diez millones de dosis, surgió un alto interés por la noticia surgida en Londres.

Pero la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, puso paños fríos al respecto.

“Lo anunciado en Inglaterra nos parece muy positivo. Es la primera aprobación que hace una agencia regulatoria. Hay que recordar que Pfizer ya presentó sus documentos al Instituto de Salud Pública (ISP, el viernes pasado), que se encuentran en evaluación. Pero hay que esperar, no queremos apresurarnos, aunque se sabe que hay impaciencia”, dijo la autoridad del Minsal.

La subsecretaria añadió que “esto se debe ir dando en los tiempos que corresponden, y por eso repetimos que probablemente vamos a tener disponibilidad de vacunas en el primer trimestre de 2021. Estamos trabajando en la logística necesaria, para estar listos cuando se pueda empezar a vacunar”.

El director subrogante del Instituto de Salud Pública, ISP, Heriberto García, explicó lo que viene antes de que pueda ser usada en Chile la vacuna de Pfizer/BioNTech.. o bien otra u otras.

“Se decidió esperar las autorizaciones de la EMA o la FDA (agencias europea y estadounidense, respectivamente). Lo del Reino Unido es un antecedente más: Se proyecta tener vacunas acá entre enero y marzo  próximos. Pfizer  nos solicitó un uso de emergencia provisional para mayores de 18 años sin tope de edad. Se garantiza vacunas para adultos mayores y trabajadores de la salud y del transporte público. Y en cada región ya hay una cámara de frío autorizada por el ISP, que está a cargo de  cada Seremi para la distribución”.

Por su parte, la inmunóloga Jeannette Dabanch, presidenta del Comité Asesor en Vacunas y Estrategias de Inmunización del Minsal, puntualizó que “el anuncio en Inglaterra es muy positivo, pero hay que considerar que ellos decidieron evaluar de forma independiente, con un reglamento propio. En cambio, Chile decidió esperar por las aprobaciones de entes reguladoras de altísima calidad, como la EMA o la FDA, lo que en todo caso no significa que la agencia británica sea menos rigurosa. Hay que ser cautelosos con esta clase de avisos y ni olvidar que el proceso será largo, dado que se asume que serán necesarias dos dosis. Además, no hay que olvidar que al principio habrá una cantidad baja de suministro”.

Y el infectólogo e integrante del Consejo Asesor Covid Miguel O’Ryan llamó a “ser cautos” ante lo sucedido em el Reino Unido.

“La cautela está en que vamos a tener que ver cómo se va desarrollando lo que en inglés se llama el ‘roll-out’ (ejecución). Hay que considerar cómo está la capacidad de producción y de distribución. Sabemos que hay vacunas que son más complejas que otras en cuanto a cadena de frío, entonces esas partes también hay que trabajarlas. Hay que tener mucho cuidado con las expectativas, para no prometer vacunaciones que no vamos a poder cumplir. Pero sí hay que dar claramente el mensaje de que ya estamos ad portas de iniciar la vacunación, probablemente en fases, con grupos de riesgo iniciales que se están definiendo a nivel de las autoridades de salud”.