logo
Nacional
 /
Nacional 03/12/2020

¿Y si se aprueba el segundo 10% y no hay billetes? El nuevo fantasma del retiro

De acuerdo con datos del Banco Central, la cuarta parte de los fondos retirados se giran en efectivo, para lo que se requiere más de 250 millones de billetes.

Históricamente, en el mes de diciembre existe mayor demanda por dinero en efectivo, por billetes. Ante las fiestas de fin de año los chilenos acostumbran tener la plata en el bolsillo, y los retiros en cajeros automáticos y bancos aumentan considerablemente.

Esa situación, a raíz de la inminente aprobación del segundo retiro del 10% en el Congreso, podría tornarse crítica este 2020. De acuerdo con datos de la Superintendencia de Pensiones, 10.787.572 personas podrían retirar fondos desde sus cuentas de capitalización, generando un nuevo “estrés” al sistema, como dieron cuenta autoridades en la Comisión de Hacienda de esta jornada.

Y es que parte importante de esos retiros se harán en efectivo, como detalló el presidente del Banco Central, Mario Marcel. “La cuarta parte de los fondos retirados se giran en efectivo, 4 mil millones de dólares en efectivo. Eso significa 250 millones de billetes”, advirtió, dando cuenta del problema que podría avecinarse.

Los antecedentes se conocen en medio de la discusión de si los plazos máximos para que las AFP hagan las transferencias puede o no reducirse. Ayer, en la Comisión de Trabajo, se bajó el límite para el pago de la primera cuota  de 15 a 10 días hábiles, y lo mismo para la segunda. Y en el caso de que el 10% sea menor a 35 UF, se estipuló que el pago se hará en una cuota y también en un plazo máximo de 10 días hábiles.

Eso, es rebatido por representantes del Banco Central y de la Superintendencia de Pensiones, quienes piden responsabilidad y no bajar el plazo a menos de 15 días hábiles. Para no afectar la circulación de dinero, para evitar atochamientos y para, en definitiva, que las distintas entidades se preparen.

Haciendo eco de los argumentos, el mismo ministro de Hacienda, Ignacio Briones, pidió considerar el cambio. “A nosotros nos parece que ese no es un plazo prudencial, y no lo es porque acá se centra la atención en las AFPs, pero se olvida que para que el pago llegue a las personas, tiene que pasar por los bancos, y en particular el Banco Estado, quien es quien distribuye la inmensa mayoría de estos recursos”, argumentó Briones.