logo
Nacional
/ Agencia Aton / Agencia Aton
Nacional 14/12/2020

Juan Pablo Swett “Hay que quitarle las llaves de la economía al ministro Enrique Paris”

El presidente de la Multigremial Nacional le da duro a la máxima autoridad sanitaria del país, a quien responsabiliza por el drama de miles de emprendedores y MiPymes.

Muy crítico del manejo gubernamenal de la pandemia de coronavirus se muestra Juan Pablo Swett, presidente de la Multigremial Nacional, que agrupa a 200 mil micro, pequeñas y medianas empresas (o MiPymes) de todo el país que sustentan a un millón de trabajadores.

Y sus quejas tienen cargo, nombre y apellido: el ministro de Salud, Enrique Paris.

“Hay una desconexión absoluta entre los equipos de Economía y de Salud. Y es  el segundo sector el que está mandando, pues el ministro Paris decide sin consultarle a alguien más. Hoy creo que ni siquiera el Presidente (Sebastián Piñera) ni los ministros de Hacienda (Ignacio Briones) ni de Economía (Lucas Palacios) ni el presidente del Banco Central (Mario Marcel) manden en lo económico”, señala el dirigente.

-¿Por qué piensa así?

—Tengo un ejemplo que no se me olvida. Hace un par de meses el ministro Palacios llamó a invertir en la zona de Osorno para que los restaurantes funcionaran en el modo de terrazas pues se avanzaría de fase. La gente lo hizo esperanzada, y a las dos semanas el ministro Paris anunció que se volvía a la cuarentena, quizá sin que Palacios lo supiera. La gente se molestó, pues sintió que se jugaba con sus ahorros o bien quedaban endeudados con la inversión que efectuaron.

Enrique Paris, ministro de Salud.

-Pero sin salud no hay economía…

—Y sin economía no hay salud. Es como lo del huevo y la gallina. No buscamos que la economía esté por sobre la salud, sino que una forma intermedia de manejo para que quiebre la menor cantidad posible de emprendedores, quienes están en el suelo.

-¿Han podido traspasarles estas inquietudes a las autoridades?

—Con Economía nos hemos reunido de manera permanente e intercambiamos opiniones al menos un par de veces por semana. Pero a Salud le hemos pedido de manera oficial una cita, tanto al ministro Paris como a la subsecretaria de Salud Pública (Paula Daza), y han sido negadas al menos dos veces.

 -¿Qué proponen ustedes?

—Que no haya desigualdad en el trato. Otro ejemplo. El ministro Paris  entrega señales erráticas, porque nunca lo he visto hablar algo en contra de los malls, donde hay enormes aglomeraciones de gente y se dan facilidades de funcionamiento, pero sí es capaz de hablar en contra del pequeño comercio o las ferias navideñas, donde hay menos cantidad de persona y se les cargan las penas del infierno. Y quizá si comparamos por contagios, la cifra es menor  al ir a comprar al almacen de la esquina que en un supermercado… Por eso nuestro planteamiento es que hay que quitarle las llaves de la economía al ministro Paris, pues en caso contrario van a quebrar muchas MiPymes.

-Según usted, entonces Enrique Paris es el Presidente en la actualidad… 

—No digo eso, pero debe ser más empático y entender que todo lo que exprese mientras haya pandemia es muy potente. Otro problema se dio cuando él declaró que no iría de vacaciones al sur, algo que después tuvo que explicar y matizar. Pero el daño ya estaba hecho, y fue como un mazazo que hundió más a los emprendedores de ese rubro en esa zona del país. Sería  diferente si viéramos a Palacios y Paris decidiendo juntos, pero es el segundo el que aparece omnipresente.  

-Pero insisto, estamos en una pandemia como nadie la había vivido…

—Y yo insisto en que solo queremos equilibrio, no privilegios. Entedemos lo sanitario, pero  creo que el ministro de Salud está actuando más por miedo a no ser objeto de una acusación constitucional que pensando en lograr el justo medio entre lo sanitario y lo económico.

-¿Cuál es el resumen en números de lo afectadas que están las MiPymes?  

—Desde octubre de 2019, con el inicio del estallido social, hasta noviembre pasado, 120 mil MiPymes nada habían facturado. Cero. Eso equivale a casi el 30% de las medianas empresas y al 40% de las pequeñas. Y hay que sumar que el 75% de las MiPymes han visto disminuir sus ventas en un 50% o más.

-¿Y cómo viene el futuro para su sector?

—Hay mucha incertidumbre y angustia. Damos los mismos cuatro millones de empleos que las grandes empresas, pero ellos venden el 90% de bienes y servicios del paìs, y tienen facilidades y ayudas negadas a nosotros. Por ejemplo, muchos dueños de MiPymes sacaron el primer 10% de las AFP y van por el segundo para mantenerse, pues el Estado en nada les ha ayudado hasta el momento.

-En un momento se rumoreó que usted podría ir como candidato a constituyente…

Pero al final decidí no ser candidato. Lo que hicimos fue una alianza entre la Multigremial se juntó con Levantemos Chile y la Asociación de Emprendedores para apoyar a varias personas que quietren ser constituyentes, en su mayoría independientes y de regiones, y en cantidades similares de hombres y mujeres. Nos juntamos porque deseamos ver temas clave en lo que viene: descentralización, educación, pymes, emptendimiento, freno a la concentración económica. Queremos tener voz, pues muchos cuestionan el modelo, y está bien, pero el modelo también tiene a nuestros emprendedores, a los que hay que defender.