logo
Nacional
 /
Nacional 16/12/2020

El candidate a constituyente que busca un “cambio histórico”

¿Quién es? Rodrigo Mallea, joven de 27 años, abogade de la Universidad de Chile y activista de las disidencias sexuales.

Rodrigo Mallea (27) es un joven activista no binarie. Exdirigente estudiantil, abogade de la Universidad de Chile, vegan, antiespecista, defensor de los derechos humanos y de la comunidad LGBTIQA+. Y todos esos principios, los de un sector que considera ha sido postergado por años, son los que espera plasmar y defender de cara a una nueva Carta Magna, en la Convención Constitucional.  Por eso, asume como candidate de Convergencia Social.

“Me postulo por varias cosas. Primero, porque la revuelta fue como un llamado muy profundo a despertar y asumir una disputa que ahora se traduce en un debate institucional. Estamos en la búsqueda del nuevo pacto social, político, económico, con una representación donde las disidencias no estemos bajo la alfombra”, sostuvo.

“Queremos una representación donde las disidencias sexuales no estemos más bajo la alfombra”

Dice que es un proceso en el cual sólo pueden ganar, porque hoy están excluidos, y que este “reconocimiento” es fundamental, porque no sólo están organizados, sino que tienen programas que no han podido exponer porque les siguen cerrando puertas.

Entre las iniciativas a impulsar, menciona la necesidad de redefinir un concepto de familia que hoy se encuentra agotado, por ser heteronormado y sólo enfocado en lo “tradicional”. Asimismo, planteó como urgente establecer un reconocimiento de la identidad de género de todes y reforzar la protección de los derechos de la infancia.

“Tenemos la madurez y una visión de sociedad que es compatible con la necesidad de cambios”

En el camino, de todas formas, advirtió fuertes amenazas que surgen de los partidos tradicionales, desde donde levantan los mismos nombres de siempre, “los impugnados por su rol en los últimos 30 años y personas que aparecen de ultratumba”.

Pero su esperanza está en los que “despertaron” el 18 de octubre. “Mi confianza está puesta en los millones de personas que se levantaron”, concluyó.

“Necesitamos una Constitución que diga que existimos y que, además, somos vidas igual de válidas, protegidas, dignas y que tenemos derechos. Nos jugamos un todo o nada”.

“Pretendemos cambiar la vida de miles de personas y de niñes que están creciendo”