logo
Nacional
 /
Nacional 17/12/2020

Conozca los secretos de la vacuna Pfizer-BioNTech, la primera autorizada en Chile

Tal como se esperaba, el ISP visó este producto, que tiene los mismos efectos secundarios que otras inmunizaciones: dolor leve en la zona del pinchazo y fiebre.

Con la aprobación poco antes del mediodía de ayer de la  vacuna contra el coronavirus de los laboratorios Pfizer (de Estados  Unidos) y BioNTech (de Alemania) y la decisión de que sea usada de forma “excepcional” en Chile, aumentaron los miedos de muchos sobre tal inmunización.

Ni el hecho de que los expertos que asesoraron en el tema al ISP votaran de forma unánime por la autorización, ni el permiso a ese producto dado el último fin de semana por la FDA estadounidense aminoraron las dudas de chilenos y chilenas que, según varias encuestas, en un nada despreciable porcentaje  desconfían de la vacuna y  no están dispuestos a recibirla.

¿Es para tanto?

No.

Paola Murgas, Universidad Mayor.

La investigadora Paola Murgas, bioquímica que trabaja en el Centro de Biología Integrativa de la Universidad Mayor, explica la manera en la que opera esta vacuna y despeja las incertidumbres.

“Como pasa con todas las vacunas, es normal que quede una sensación de dolor en la zona de aplicación, donde es roto el tejido. Es como cuando uno se pincha con una espina. Y el posible desarrollo de un poco de fiebre, lo que también puede suceder con otras vacunas, es muy deseable. Es un mecanismo del organismo para evitar que proliferen los virus y bacterias que infectan al cuerpo, el que con esa alza de temperatura reconoce que algo nos está invadiendo”.

La también doctora en Biología Celular explica también por qué esta vacuna estadounidense-germana fue elaborada tan rápido.

Pfizer y BioNTech son dos monstruos. La segunda se ha dedicado a las inmunoterapias contra el cáncer, manipulando el sistema inmunológico para reconocer a los tumores y eliminarlos. Y eso le dio la base tecnológica necesaria para abordar al coronavirus”.

La especialista añade que “esta vacuna tiene gotitas microscópicas de aceite, o liposomas, en las que va el mensaje que codifica una proteína del coronavirus. Esa es la información que entrega la vacuna y permite que  cada persona produzca los anticuerpos contra el covid-19, pues el sistema inmune lo reconoce cuando nos infecta”.

Y agrega que “el periodo para que el cuerpo reconozca este mensaje y empiece la eliminación del covid-19 es de 21 días, por eso la segunda dosis obligatoria es aplicada a las tres semanas, para reforzar el efecto”.

Murgas recuerda que “todas las vacunas tienen efectos secundarios. Pero esta tiene un 95% de efectividad. Y si la FDA, que es muy estricta, la autorizó, es porque funciona”.