logo
Nacional
/ Getty / Getty
Nacional 21/12/2020

40 femicidios se han consumado en lo que va del año: y hay 147 femicidios frustrados

Desde el Ministerio de la Mujer han reforzado la prevención. Las cifras aún no corresponden al total del 2020. El 2019 hubo 46 de estos delitos y el 2018 fueron 42.

Lamentablemente la violencia contra las mujeres continúa. En lo que va de este 2020, llevamos 40 femicidios en Chile y las denuncias de violencia han aumentado. La cifra aún no puede considerarse la oficial del año, pues quedan algunos días. Pero, a modo de ejemplo, la cifra del 2019 fue de 46 femicidios y la del 2018 fue de 42.

“Estos meses hemos visto un aumento de contactos a nuestro número de orientación y ayuda 1455”, explica la Ministra de la Mujer, Mónica Zalaquett . Entre marzo y octubre los llamados aumentaron en un 183%, respecto a igual periodo del año pasado.

Efecto pandemia

“Esto se explica básicamente porque el confinamiento ha obligado a muchas mujeres que viven violencia a convivir día y noche con su agresor, lo que también ha implicado una baja del 11% en las denuncias por violencia doméstica”, añade.

La campaña #NoMás y varios canales de denuncia son parte del reforzamiento del trabajo preventivo del Ministerio. Carolina Stefoni, socióloga y académica de la U.Mayor señala que “este es un problema que debe abordarse desde múltiples factores”, debido a que se ven casos extremos, como el de Maciel, o “menores” que “son igualmente condenables”.

¿Qué herramientas podríamos usar para mejorar la seguridad de las mujeres? La abogada Bárbara Sepúlveda, directora ejecutiva de Abofem, señala que “como medida inmediata están los monitoreos telematicos que son una buena herramienta para la efectividad de las órdenes de alejamiento del agresor”.

Tres preguntas a: Mónica Zalaquett, Ministra de la Mujer

A raíz de estas cifras, le pedimos a la ministra contestar un par de preguntas adicionales, para conocer el trabajo que ha estado realizando el ministerio en esta materia tan importante para la cartera.

¿Ha influido la pandemia en las cifras de femicidios y en el número de denuncias de violencia?

“Lo que hemos observado durante los meses de cuarentena, es un aumento de contactos a nuestro número de orientación y ayuda 1455. Entre marzo y octubre los llamados aumentaron en un 183%, respecto a igual periodo del año pasado. Esto se explica básicamente porque el confinamiento ha obligado a muchas mujeres que viven violencia a convivir día y noche con su agresor, lo que también ha implicado una baja del 11% en las denuncias por violencia doméstica”.

“La pandemia ha profundizado situaciones de mayor vulnerabilidad para muchas mujeres que viven violencia y si bien hasta ahora se han producido menos femicidios consumados respecto del año anterior, hemos visto un mayor número de femicidios frustrados, lo que nos indica un aumento de situaciones de violencia debido a que los hombres agresores han incrementado sus niveles de violencia en contra las mujeres”.

¿Qué nuevas herramientas se han sumado este año para combatir esta situación?

“Como ministerio tenemos la convicción de que para erradicar la violencia contra las mujeres requerimos del compromiso de la sociedad en su conjunto. Las sanciones penales no serán suficientes si no van acompañadas también de una severa condena social”.

“En estos meses me he reunido con muchas mujeres que me manifiestan sentir miedo, vergüenza, desamparo, eso nos debe llevar, como sociedad, a preguntarnos qué estamos haciendo por apoyar a quienes viven violencia o qué estamos dejando de hacer”.

“Por ello en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres lanzamos, además de la Campaña #NoMás, una plataforma web para sensibilizar e informar a toda la población sobre la violencia de género. Se trata de Todo Chile Alerta, a la que se puede acceder desde el sitio web de nuestro ministerio. Ahí también se pueden solicitar capacitaciones, tanto para personas naturales como organizaciones, y así convertirnos en multiplicadores del cambio cultural que requerimos”.

“Además, durante esta pandemia fortalecimos nuestros canales de orientación ayuda como el 1455 para que las mujeres que así lo requieran puedan contactarnos. Creamos también el WhatsApp +56997007000, porque sabemos que muchas mujeres durante los confinamientos requieren de un canal silencioso para pedir ayuda”.

 

“Lanzamos un proyecto piloto de pulseras de emergencia para mujeres de nuestras casas de acogida de la Región Metropolitana, para proteger a mujeres que han sido víctimas de violencia, que ahora extenderemos a todo el país, junto a Prodemu, para llegar a más de 10 mil mujeres de nuestras Casas de Acogida, Centros de la Mujer y Centros de Violencia Sexual”.

“Una serie de medidas destinadas a proteger a las mujeres que son víctimas de violencia, porque ellas deben saber que no están solas”.

¿Qué proyectos de ley están pendientes en esta materia?

“Seguimos avanzando en la tramitación del Proyecto de ley de “Violencia Integral”, que es el proyecto más importante de la cartera legislativa de nuestro Ministerio en materia de violencia y que hoy cuenta con suma urgencia. Esta ley entregará más herramientas a todos los organismos públicos que se relacionan con la atención y la prevención de situaciones de violencia contra la mujer. Se trata de un cambio de paradigma en materia de violencia ya que busca sacar la violencia que sufren las mujeres del ámbito doméstico. Será una ley de segunda generación en materia de violencia de género”.

“También seguimos tramitando el Proyecto de Ley de Monitoreo Telemático que busca que se cumplan efectivamente las medidas cautelares de alejamiento y de esa manera proteger a muchas mujeres que así lo requieren. Esperamos que estas iniciativas sean ley durante este 2021 y para eso confiamos en el compromiso transversal del Congreso”.

Cuatro preguntas a: Bárbara Sepúlveda, abogada feminista

Bárbara Sepúlveda es abogada, pero también directora de la Asociación de Abogadas Feministas (Abofem). La profesional además es candidata a constituyente por el distrito 9 y, precisamente, está especializada en derecho constitucional.

En materia legal, ¿Qué le falta a Chile para evitar el aumento de la violencia contra la mujer y/o los femicidios?

“En el último tiempo han habido algunos avances legislativos relevantes, como la ampliación de la figura del femicidio para incluir a las parejas sentimentales sin convivencia, así como los casos motivados en la orientación sexual, identidad de género o expresión de género de la víctima”.

“Sin embargo, no existe en Chile una regulación integral de la violencia contra las mujeres que considere todo el espectro de diversidades y vulnerabilidades que ello implica. El proyecto de ley de violencia integral está durmiendo en el Congreso, y creemos que su avance es clave para poder avanzar en materia de prevención de la violencia”.

¿Cuál es la principal debilidad del sistema a la hora de denunciar?

“El problema es que la víctima es finalmente la responsable de llevar adelante el proceso. Las campañas para que las mujeres denuncien ponen siempre el énfasis en la víctima, pidiéndole que denuncie, en lugar de poner el énfasis en la prevención, las redes familiares y de apoyo que debieran activarse y un llamado a los hombres a cuestionar este tipo de actitudes desde sus signos más tempranos”.

“Pasa también que al denunciar, la víctima muchas veces se encuentra con un carabinero que no tiene ninguna empatía con su situación, es criticada y cuestionada por su denuncia, se duda de su veracidad y, finalmente, la investigación y juzgamiento se hacen con sesgos de género que impiden el acceso a la justicia por parte de las mujeres y diversidades”.

¿Qué medidas aplicadas en otros países podrían servirnos como ejemplo en estas materias?

“Como medida inmediata están los monitoreos telematicos que son una buena herramienta para la efectividad de las órdenes de alejamiento del agresor. En Uruguay intensificaron esta medida para la pandemia sobre las causas graves de VIF o violencia de género denunciadas al juez quien ordena un monitoreo telemático al agresor, a quien se le instala una tobillera y se le otorga un dispositivo a la víctima para poder alertar. Se destinaron fondos especiales y funcionarios especializados para resguardar y monitorear esta medida de protección. Es importante recalcar que el éxito de esta medida esta en la inversión y presupuesto específico para este fin por parte del Estado. El riesgo de implementar esta medida sin una glosa presupuestaria y equipo destinado al monitoreo es que se de una sensación de falsa seguridad que puede generar un efecto inverso”.

Tomando como ejemplo el caso de Fernanda Maciel. ¿Qué opinan de ese caso en particular?

“En el caso de Fernanda Maciel, pese al informe de la PDI que iba en la línea de lo que realmente sucedió, la fiscal insistió en ordenar diligencias de búsqueda. No conocemos los motivos de la fiscal, pero pareciera que en Chile se asume que las mujeres desaparecidas se han fugado, y las investigaciones muchas veces se toman con poca seriedad su desaparición. En este caso, sin embargo, hay hallazgo del cuerpo y confesión del autor, cuestión que acelerará el proceso y facilitará la prueba. Eso es bien particular respecto de otros casos que hemos conocido”.