SIGUENOS

Publimetro Chile

Durante las crisis económicas, el dinero tiende a ser escaso, ya sea porque se congelan los sueldos, aumenta el desempleo o porque crecen las deudas. De todas formas, incluso en estas condiciones, es conveniente mantener un plan de ahorro.

Cuando la economía anda bien, creciendo a un ritmo constante y sostenido, los ingresos de las familias tienden a incrementarse, facilitando la planificación del presupuesto y permitiendo, incluso, destinar una parte al ahorro. Al contrario, cuando la economía se debilita, disminuye el trabajo, crecen las deudas y la incertidumbre afecta a las personas. Pero, aunque las posibilidades de ahorrar disminuyan, este hábito no debe dejar de practicarse.

Teletrabajo: algunas sugerencias que te ayudarán a organizarte mejor

Teletrabajo: algunas sugerencias que te ayudarán a organizarte mejor

Las claves para mejorar tu calidad de vida en cuarentena.

De hecho, es precisamente en estos momentos cuando adquiere mayor importancia ahorrar y organizar con disciplina el presupuesto. Recuerda que el ahorro es el principal motor que permite a las personas lograr cualquier objetivo en el futuro.
Como primer paso, ordena tus ingresos y tus gastos utilizando la Herramienta de Planificación de Ahorro de Sanodelucas. Cuando los registres, tratando de hacerlo con el mayor detalle posible, puedes simular cuánto dinero podrías llegar a ahorrar en un periodo específico de tiempo, que puede ser de una semana, un mes, un año o incluso más.

Para que ahorrar te sea más sencillo es conveniente que intentes aplicar en tu presupuesto la siguiente afirmación: “Gasta menos de lo que ganas”.

Esto es básico para mantener una buena salud financiera en el largo plazo y aplica para las personas, las familias, las empresas y los países. Comienza calculando todos tus ingresos y compáralos con todos tus gastos. La tarea puede ser más sencilla si te acostumbras a utilizar herramientas como la Plantilla de Presupuesto Mensual, ya que podrás llevar registro de tus finanzas de forma más ordenada y prácticamente automática.

Si tus ingresos son menores que tus gastos, debes procurar revertir esta situación en el más corto plazo posible. Como hemos dicho antes, puede suceder una o dos veces, pero no es sostenible en el tiempo gastar más dinero del que se dispone. Este punto es primordial para que puedas comenzar a ahorrar.

Si tus ingresos y tus gastos son iguales y te alcanza justo para llegar a fin de mes, considera reducir algunos costos rápidamente, ya que estás en una situación sensible que muy fácilmente puede convertirse en un problema para tu bolsillo. En especial en escenarios de incertidumbre, o ante cualquier imprevisto o emergencia. Precisamente en estos momentos es cuando contar con ahorros puede ayudarte a mejorar tu situación y reestablecer el equilibrio en tus finanzas.

¿Cómo transformar tu negocio en una plataforma digital?

¿Cómo transformar tu negocio en una plataforma digital?

Si producto de la pandemia de Covid-19 tu empresa o emprendimiento se ha visto afectado, considera la posibilidad de abrirlo al mundo digital.

Por último, si tus ingresos son mayores a tus gastos, estás en un excelente escenario y un buen pie para comenzar a ahorrar convirtiéndolo en un hábito.

Te recomendamos que todos los meses organices tu presupuesto procurando ahorrar un porcentaje de tus ingresos (idealmente el 10%, pero comienza con lo que puedas, por ejemplo $5.000. Aunque sea una cifra pequeña, si eres constante y disciplinado(a), en un tiempo habrás reunido una buena suma de dinero.

Ahora bien, si ya estás ahorrando y el monto que has juntado crece todos los meses, es importante que decidas cómo lo guardarás, buscando la alternativa que te dé los mayores beneficios y se acomode mejor a tus necesidades y perfil de riesgo.

Ahorro AgenciaUno

Una opción conveniente, estable y altamente segura es una cuenta de ahorro. Entre sus ventajas se encuentra que en la mayoría de los casos una cuenta de ahorro te ofrecerá un reajuste anual ligado al IPC, o sea, a la inflación. De esta manera, si tienes $100.000 ahorrados, y al cumplirse un año la inflación es de 3%, tu cuenta pasará a tener $103.000 por efecto del reajuste. Esto permite que tu dinero no pierda valor real y tu poder adquisitivo se mantenga, es decir, que puedas comprar hoy lo mismo que habrías podido comprar hace un año, cuando lo depositaste en ese instrumento de ahorro.

Además, algunas cuentas de ahorro ofrecen una rentabilidad de 1%, ligada a ciertas condiciones, como puede ser una cantidad limitada de giros en un año, lo que aumenta el monto final a través de una rentabilidad real, es decir, el porcentaje de rentabilidad que se ubica por sobre la inflación.

Finalmente, algo muy importante que debes considerar al momento de elegir una cuenta de ahorro, es buscar una que no te cobre comisiones por mantención.

Una segunda alternativa para organizar y proteger tu dinero ahorrado puede ser un Depósito a Plazo o DAP, por sus siglas, que permiten ahorrar un monto determinado durante un plazo específico (de mínimo una semana y máximo un año). Al final del periodo elegido tu dinero se verá incrementado gracias a una tasa de interés previamente pactada.

Los Depósitos a Plazo ofrecen pequeñas rentabilidades, que dependen directamente de la Tasa de Política Monetaria del Banco Central (TPM, que actualmente se encentra entre 0% y 0,25%).

Si estás pensando refinanciar o repactar tu crédito, ten en consideración estás recomendaciones

Si estás pensando refinanciar o repactar tu crédito, ten en consideración estás recomendaciones

Refinanciar o repactar un crédito permite cambiar el valor de la cuota, para hacerla más cómoda a tu capacidad de pago, cómo también modificar el número de cuotas y el plazo del crédito.

Un DAP promedio típicamente entrega una rentabilidad anual cercana a 1%. Sin embargo, la ventaja de este tipo de instrumentos financieros es que te permitirán organizar y tener pleno control de tu dinero en el tiempo.

Existen otras alternativas para administrar tus ahorros, como los Fondos Mutuos o las acciones, por ejemplo. Antes de tomar cualquier decisión, pregúntate cuánto riesgo estás en condiciones de tomar con tu inversión.

En Sanodelucas te recomendamos que, aunque la situación económica se torne más compleja, mantengas siempre el hábito del ahorro, aunque sea en montos pequeños e incluso simbólicos. Si logras integrar el ahorro en tu vida habrás dado un gran primer paso para mejorar tu salud financiera presente y futura.

Loading...
Revisa el siguiente artículo