logo
Nacional
/ Aton / Aton
Nacional 23/12/2020

Aysén: declaran alerta amarilla en el volcán Hudson por aumento de la sismicidad

La Onemi y el Sernageomin tomaron la medida por los sismos registrados en la zona durante las últimas semanas. Llamaron la ciudadanía a la tranquilidad.

Por : Aton

La Onemi y el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) dieron a conocer el cambio de alerta técnica de verde a amarilla en el volcán Hudson, en la Región de Aysén, debido a un incremento de su actividad sísmica en las últimas semanas.

El director nacional de Sernageomin, Alfonso Domeyko, informó que “los profesionales de nuestra Red Nacional de Vigilancia Volcánica analizaron el aumento sostenido de los parámetros de monitoreo sísmico tanto en cantidad como en magnitud de eventos que se han producido en el volcán Hudson, lo que ha determinado este cambio preventivo de alerta”.

Asimismo, dijo que “la ciudadanía debe estar tranquila porque en nuestro país contamos con una robusta Red de Vigilancia Volcánica que monitorea 24/7 y en tiempo real a través del Observatorio Volcanológico los Andes del Sur (Ovdas) a los 45 volcanes más activos del país”.

Por su parte, el director regional de Onemi Aysén, Sidi Bravo, señaló que “dado los antecedentes proporcionados por el organismo técnico, hemos determinado declarar desde el ámbito de la protección civil, alerta temprana preventiva para las comunas de Aysén y Río Ibáñez”.

De igual forma, la autoridad regional indicó que “si bien la actividad sísmica ha sido instrumental en la zona, es decir sin percepción para las comunidades que habitan los sectores aledaños al volcán, se encuentran todos los planes de contingencia operativos y es importante que las personas se mantengan informadas por los canales oficiales y conozcan las recomendaciones disponibles en nuestro sitio web”.

Qué es la alerta amarilla

El nivel de alerta técnica amarillo implica que el volcán está por encima de su umbral base y que el proceso es inestable, pudiendo evolucionar aumentando o disminuyendo esos niveles, y por ende una erupción probable se podría desarrollar en un periodo de semanas o meses.

Durante el período entre el 1 y el 15 de diciembre, el volcán Hudson ha mostrado un cambio evidente en su actividad sísmica, alcanzando valores que superan el umbral base para este volcán, como es el caso del sismo de magnitud local igual a 3,1 ocurrido el 10 de diciembre.

Las localizaciones asociadas a los sismos sugieren una fuente relativamente somera ubicada al sureste (SE) de la caldera. Aunque otros parámetros volcánicos aún son considerados en valores normales, la ocurrencia de la mencionada actividad sísmica permite inferir una mayor dinámica al interior de los conductos volcánicos.

En caso de una futura reactivación volcánica, son esperables procesos tales como generación de lahares, emisión de ceniza, eyección de balísticos, entre otros. Las zonas más probables de ser afectadas, según la evidencia geológica, son el entorno inmediato de la caldera, los valles de los ríos Huemules, Cupquelán hacia el oeste, Sorpresas y sus afluentes hacia el suroeste, así como la cuenca del río Ibáñez hacia el sureste.