Con tacos y faldas a la oficina: el glamoroso ingeniero que se convirtió en ícono de las redes con su "moda travestida"

El ingeniero en robótica impuso una tendencia admirada y cuestionada en Europa y reconoce que se inspiró en un personaje de Meghan Markle.

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Publimetro

Excéntrico absolutamente y convencido de que "el hábito no hace al monje", Mark Bryan ya es un "celebrity" para la prensa europea y muchos afirman que se convirtió en un notable influencer sin buscarlo directamente.

De origen estadounidense, el hombre fanático de los autos Porsche, de 61 años, es gerente de ingeniería robótica en una empresa alemana y, según algunas versiones, también tiene un rasgo marcado de egocentrismo.

En realidad, en una sociedad que no discrimina ni se preocupa demasiado del pójimo, nadie lo mira extraño ni le hace preguntas cuando Mark entra a las oficinas de chomba y falda, con medias can can negras y zapatos de gamuza.

A veces usa botas de caña hasta la rodilla; otras, sandalias para mostrar sus uñas pintadas color carmín.

Mark aplicó con su propio cuerpo la frase de Marilyn Monroe: "Dale a un hombre los zapatos adecuados y conquistará el mundo", parece ser su pensamiento.

El exótico ingenieroestá casado con una mujer y tiene tres hijos, y la primera vez que descubrió el placer de atravesar el suelo sobre tacos altos fue en la universidad. Su novia de aquel entonces le pidió que se pusiera zapatos para bailar con ella.

La idea le quedó gustando y recién hace 4 años tomó la decisión de no quitarse nunca más los tacos.

"Mi familia me ha apoyado mucho y mis amigos y colegas también han aceptado mi decisión. Quizás se dieron cuenta de que soy la misma persona sin importar cómo me vista. No me siento diferente cuando uso un par de pantalones o una falda, y creo que todos los que me conocen se dan cuenta de eso también", cuenta Mark Bryan desde Alemania, según una crónica de Página 12 de Argentina.

El 27 de febrero de 2020 subió la primera foto a Instagram con la frase "Clothes and shoes should have no gender" (Ropa y zapatos no deberían tener género).

A partir de ese día, registró cada tenida que eligió para trabajar: desde el home office por el confinamiento hasta que volvió a tomarse el tren para desplegar su elegancia en la oficina.

El ingeniero que es ícono de las redes sociales

Obviamente, con millones personas obsesionadas con reflejar su vida -feliz y no tanto- en las redes sociales, el ingeniero tardó apenas unos días en volverse tendencia , en convertirse en una de las celebridades del año en Instagram, sumando más de 260 mil seguidores.

Respetado y reconocido por sus compañeros de trabajo en la empresa donde no es "un bicho raro", la inesperada exposición y fama le dieron el empuje para pelear con estilo, contra estereotipos sociales, pidiendo una y otra vez que la ropa no tenga género y que cada unx se vista como se le dé la gana.

 

"Originalmente no fue mi intención pero dejó de tratarse de algo simplemente personal, después de todos los comentarios positivos que recibí y viendo que el coraje que exhibía inspiraba a otros en sus vidas. Por eso decidí pelear en contra de ese estereotipo de género. Es una causa que ha crecido desde entonces: si podemos hacer que la gente acepte la ropa sin género entonces quizás mantengan la mente abierta y acepten a otros sin juzgarlos", expresa el alemán.

Tanto como la ingeniaería parece importarte la moda y los diseñadores: "Admiro el trabajo del diseñador de moda Marc Jacobs, del Reino Unido. Inicialmente me inspiró el personaje de Meghan Markle (Rachel Zane), en la serie Suits Webisodes. Usaba faldas, blusas y tacos altos, mientras el resto de las mujeres en la serie usaban vestidos. Pensé que podía desarrollar mi propio estilo, usando camisas de hombre en lugar de blusas de mujer", confiesa.

Loading...
Revisa el siguiente artículo