logo
Nacional
/ Agencia Aton / Agencia Aton
Nacional 12/01/2021

Lapidario informe sobre el teletrabajo: dos tercios labora más que antes, pero casi la mitad gana menos

Estudio de la Universidad Católica aborda los beneficios y consecuencias de este sistema en Chile, implantado a la fuerza por la pandemia de coronavirus.

Poco más de diez meses van desde que el 3 de marzo del año pasado fue informado el primer caso de coronavirus en el país, un médico de la Región del Maule que fue de luna de miel al sudeste asiático. Y apenas 18 días más tarde se dio cuenta de la primera víctima, una anciana de Renca contagiada tras una reunión familiar a comienzos de ese mes.

Y una de las consecuencias inmediatas de la pandemia en Chile fue la instauración a la fuerza del teletrabajo, modalidad que -como todo- tiene sus pros y contras.

Así lo determinó un estudio de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica liderado por el profesor Daniel Halpern, que en base a las opiniones entregadas del 25 de diciembre al 5 de enero por 750 personas que teletrabajan reveló que para un 73,5% de ellas esta forma de laborar los ha afectado de forma negativa en su capacidad para desconectarse de temas de la oficina.

Además, el 65% vio comprometida su salud mental, y el 64,4% su salud física.

Fue por ello que muchos de los encuestados concordaron en que no estaban haciendo teletrabajo, sino que el concepto que asumían era el de “telepandemia”.

El trabajo se titula “Beneficios y Consecuencias del Primer Año de Teletrabajo en Chile”, y respecto del tiempo dedicado ahora a las labores asalariadas el 3% dijo que disminuyó considerablemente, el 10,7% que disminuyó parcialmente, el 18,6% que no hubo cambios, el 34,6% que aumentó parcialmente y el 33,9% que aumentó considerablemente. O sea, 68,5%, dos tercios, trabaja más.

Y respecto de lo que están ganando, el 11% reconoció que el sueldo les bajó considerablemente, el 30,4% que bajó pacialmente, el 42,2% que no hubo cambios, el 13,8% que aumentó parcialmente y el 2,6% que aumentó considerablemente. Es decir, el 44,4%, muy cerca de la mitad, ha visto bajar sus ingresos con el teletrabajo.

Pero también contaron acerca de múltiples beneficios: el 22,1% dijo haber reutilizado el tiempo de traslado en otras tareas, el 16,4% agradeció la mayor autonomía para gestionar su carga laboral, y un 16,2% vio positivamente el hecho de pasar más tiempo con las personas con las que viven.

Es más, el 41,7% declaró que su relación de pareja había mejorado (frente al 27,3% que admitió que ha empeorado y el 31% que confidenció que sigue igual), y para un 42,9% mejoró la relación con su núcleo familiar (frente al 20,9% empeorado y 36,2% igual).

Como datos anexos,  el 49,2% contó que teletrabaja desde el comedor, el 33,1% lo hace desde el living, el 8,5% labora desde en el auto… y el 4,2% cumple sus funciones desde el baño.

Un dato interesante es que a partir de agosto de 2020, cuando algunas comunas avanzaron en el proceso de desconfinamiento, solo el 6,5% volvió a trabajar a jornada completa de forma presencial.

Otro de los resultados más destacados fue que hasta antes de la pandemia de covid-19, solo un porcentaje muy bajo había utilizado las herramientas más comunes hoy de teletrabajo: Microsoft Teams un 17,1%, Zoom un 17,6%, Google Meet un 21,8%, las conferencias grupales de WhatsApp un 38,3% y Skype un 46,1%.

Con el trabajo remoto, en cambio, ahora el 97,1% usa Zoom, el 85,8% Google Meet, el 70% Microsoft Teams y un 65,1% las conferencias grupales de WhatsApp y Skype.

Otro elemento para rescatar es que el 85% cree que su trabajo puede realizarse de forma remota, pese a que el 73,1% nunca lo había hecho. Y el 20,1% dijo que hoy tiene mejor acceso a la información para realizar su trabajo (frente al 15,2% que dice haber empeorado y el 64,7% se mantiene igual)-

Entre los aspectos que a los consultados les gustaría que su empresa mejorara en la modalidad teletrabajo, destacaron se tomen medidas en pos de la salud mental (17,2%), la empatía y flexibilidad de horarios (11,7%), los liderazgos (11,5%) y la retroalimentación (10,6%).

Además, el 72,4% señaló que el sentirse estresado le impidió desarrollar un mejor trabajo a distancia, y el 52% lo dijo por sus niveles de angustia.

Daniel Halpern.

“Hoy no solo se requieren de capacitaciones laborales para afrontar de mejor forma el teletrabajo. También se necesitan herramientas emocionales. Al cruzar los datos, nuestro estudio reveló que los trabajadores que dicen haber desarrollado más habilidades en el área digital y en el campo emocional muestran niveles de bienestar más altos… Yo antes decía que estábamos todos en el mismo barco, pero no es así…estamos todos navegando una tormenta, pero los barcos son diferentes: algunos van con remos, otros con velas y otros con motor…esas son las habilidades que va desarrollando cada uno, y si bien la empresa debe apoyar, es también responsabilidad de los trabajadores capacitarse en estos campos para estar mejor”, declaró el Director del Magíster en Comunicación Estratégica de la UC, Daniel Halpern.

En relación al futuro del teletrabajo, el 72,7% piensa que gran parte de las personas que comenzaron a laborar a distancia mantendrán esta modalidad, mientras que el 79% cree que las empresas van a disminuir el tamaño en metros cuadrados de sus oficinas producto de ello.

El 69,1% proyecta que muchas personas emigrarán hacia regiones o provincias lejanas del lugar físico donde se encuentra su empresa, mientras que el 80,5% dice que los trabajadores “exigirán” teletrabajar con mayor frecuencia.

Por último, es posible prever potenciales conflictos con respecto a una futura legislación en el tema, ya que si bien un 84,8% de los encuestados cree que las empresas deberían pagar por el Internet en los hogares de sus trabajadores y un 75,1% que las empresas deberían pagar por todos los extra asociados a teletrabajo, como mayores cuentas de luz, solo el 33,1% piensa que las empresas deberían dejar de pagar el bono de colación o transporte si los colaboradores trabajan desde su hogar.