logo
Nacional
/ AgenciaUno / AgenciaUno
Nacional 13/01/2021

Los “desobedientes” son la nueva cepa de la pandemia de coronavirus

Carabineros y Seremi de Salud fiscalizan a quienes no acatan normas sanitarias en medio de “avalancha” de eventos de toda índole, que están prohibidos.

Que son porfiados. Que son inconscientes. Que ha fallado la comunicación del riesgo. Que ya no se le tiene miedo al coronavirus. Que las cuarentenas aburrieron. Que se necesita sí o sí del contacto social. Que son urgentes las vacaciones. O que “la raza es la mala”, apelando al lenguaje popular.

Esas, y otras, asoman como explicaciones para intentar comprender las razones que llevan a tantos chilenos y chilenas a no hacer caso de las recomendaciones sanitarias producto de la pandemia y a arriegarse a contagiar… o a ser contagiados.

Desobediencia que ha explotado en los últimos días y se ha traducido en la esfera comunicacional en la aparición de diversos hechos clandestinos: las fiestas de fin de año en Cachagua, comuna de Zapallar, y otras en Ñuñoa, Cerrillos y Calama, entre otros lugares; desbandes y peleas en playas (Algarrobo y Pichilemu el fin de semana); una carrera de autos clandestina en Maipú;  matrimonios masivos en Las Condes y en Temuco; un funeral con alta asistencia en Quilpué, y hasta una “fiesta costumbrista” con música en vivo permitida por la Municipalidad de Puerto Montt  han copado las informaciones.

Desde Carabineros informaron ayer que en la  última semana fueron detenidas 308 personas por participar en fiestas clandestinas, la cifra más alta en lo que va de la pandemia de covid-19.

“Es muy grave la irresponsabilidad de quienes participan en estas reuniones sociales masivas, al incumplir por completo las normas sanitarias. Seguiremos deteniendo a esta gente, que muestra un desprecio absoluto por la vida propia y la de los demás”, dijo el director nacional de Orden y Seguridad de la policía uniformada, general Esteban Díaz.

De hecho, sólo durante el último fin de semana hubo un saldo de 251 detenidos en fiestas clandestinas.

Desde el comienzo de la pandemia en marzo del año pasado, Carabineros ha detectado 211 eventos sin autorización: 136 fueron fiestas, 40 eventos deportivos; 22 corresponden a atención de público sin autorización y 13 a actos religiosos. 

La Seremi de Salud de la Región Metropolitana, en tanto, entregó a Publimetro el detalle de los sumarios sanitarios que ha efectuado en conjunto con algunas comunas desde agosto pasado.

Son poco más de 300, divididos de esta forma: 177 en Las Condes, 112 en Lo Barnechea, 16 en Providencia, 10 en Ñuñoa, 2 en Quilicura, 2 en San Joaquín, uno en Santiago y uno en Huechuraba.

BUSCANDO EXPLICACIONES

El sicólogo Rodrigo Conte, del programa de apoyo humano de la Funeraria Inmemoria, sostiene que “hay mucha ansiedad, que estimula actos impulsivos. Y eso se ve potenciado porque mucha gente no cree en la información que recibe sobre los peligros de la pandemia. Además, existe la sensación de que infringir las normas sanitarias no tiene consecuencias, pues no se ve mucha fiscalización en algunos lugares”.

Raúl Zarzuri, director de la Escuela de Sociología de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, agrega que “hay que obviar a quienes no pueden teletrabajar y deben salir a la calle para ganar el sustento. Tras ese alcance, es claro que no estábamos acostumbrados a la distancia social. Lo natural es vivir la corporalidad y eso es muy difícil de eliminar. Como seres sociales necesitamos de otros, y el coronavirus nos ha puesto en el dilema de cumplir o no lo que se exige. Y los jóvenes sienten más ese deseo de sociabilidad. Más encima, el 90% de los chilenos carece de condiciones para hacer la cuarentena, por lo que debe escapar de alguna forma”.

El académico añade que “se presenta aparte un problema con el mensaje de las autoridades, pues su discurso ha sido bastante ambivalente desde el inicio de la pandemia y hay una premisa: te dicen que hay que cuidarse, pero también te dan la posibilidad de hacer un tránsito que no va a permitir ese cuidado. Las zonas de vacaciones se van a ver enfrentadas a situaciones muy complejas. Claramente, han privilegiado el tema económico”.

Víctor Cantillana, subgerente de Prevención de Riesgos de la Mutual de Seguridad puntualiza que “los números indican que el riesgo de contagio sigue, y se ve una tendencia al alza. El que no quiere ver eso debe entender que no está exento de peligro, pues todos nos podemos enfermar  por eso hay que seguir las medidas ya conocidas. Nadie puede decir que no sabe cómo cuidarse, por lo que hay que consultar por qué muchos se exponen. Es entendible que se quiera estar con otros o ir de vacaciones, pero todo se puede hacer con precaución”.