logo
Nacional
/ AgenciaUno / AgenciaUno
Nacional 14/01/2021

Decretan embargo de bienes de constructora del Aeropuerto Nuevo Pudahuel

Por una deuda superior a los mil 190 millones de pesos corre riesgo la continuidad de las obras del principal terminal aéreo del país.

Por una deuda superior a $1.190 millones, el 24° Juzgado Civil de Santiago autorizó el embargo de bienes de la empresa CJV, que se encuentra ejecutando las obras de construcción del Nuevo Aeropuerto de Pudahuel.

La acción judicial, que se suma a un arbitraje en el Centro de Arbitraje y Mediación (CAM) de la Cámara de Comercio de Santiago por otros montos que llegan a más de $14 mil millones, fue presentada por la empresa Metalúrgica Arrigoni, que tuvo a su cargo el detallamiento, fabricación y montaje de la estructura de acero utilizada en la ampliación del terminal aéreo, obras que ya se encuentran terminadas.

La constructora CJV (VCGP-Astaldi Ingeniería y Construcción Limitada), cuyos propietarios pertenecen al mismo conglomerado de la Concesionaria Nuevo Pudahuel (NPU), han pedido ayuda al Gobierno en las últimas semanas por su delicada situación financiera, dando como argumentos la crisis económica surgida desde el estallido social de octubre de 2019 y la pandemia del coronavirus.

La abogada de Metalúrgica Arrigoni, Francisca Rochet, aclaró que “esos episodios no son los causantes de la morosidad de CJV, porque tras el estallido social  y al inicio de la pandemia ellos siguieron cumpliendo con sus compromisos financieros, que recién vinieron a interrumpir a fines de 2020. El motivo es la falta de previsión, la negligente organización y el desorden de flujos, inexcusables en una empresa internacional como CJV”.

Por su parte, el subgerente general de la metalúrgica demandante, Gianfranco Arrigoni, señaló que “cualquier acuerdo que la concesionaria NPU pretenda alcanzar con el Estado chileno a través del Ministerio de Obras Públicas debería considerar dar garantías a las empresas chilenas que han participado de la construcción del nuevo aeropuerto, para que les sean pagadas todas sus acreencias”.

Gianfranco Arrigoni agregó que “las prácticas utilizadas por la constructora CJV, además de ser abusivas porque no hay razones que justifiquen esta cesación en los pagos, perjudican a la industria nacional y a las fuentes de empleo, tan imprescindibles en esta época”.

Sin perjuicio de los embargos autorizados por el Tribunal y del juicio que recién se inicia en el CAM, los abogados de Arrigoni confían en que la empresa internacional proponga una solución de pago que permita dar término al conflicto y seguridad al mercado.

En relación con este mismo tema, otras fuentes señalan que varias empresas que han participado de las obras de construcción de Nuevo Pudahuel se encuentran en la misma situación de morosidad en los pagos por parte de CJV (NPU), algunas de las cuales enfrentan incluso la posibilidad de quiebra, lo que pone en riesgo la continuidad de las obras del terminal aéreo.