logo
Nacional
/ Agencia Aton/ Marcelo Hernández / Agencia Aton/ Marcelo Hernández
Nacional 15/01/2021

Alerta coronavirus: Chile tendría hasta seis veces más contagiados que la cifra oficial

Experto Ricardo Baeza-Yates dijo que en el país por lo menos 3 millones de personas han sido infectadas por el covid-19. El Minsal informó ayer que los casos confirmados son 656.172.

El foco de atención lo prendió el miércoles el investigador chileno-catalán Ricardo Baeza-Yates, cientista computacional e investigador de la Universidad de Northesatern en Estados Unidos, cuando expuso de forma remota en la VII Escuela Internacional sobre Envejecimiento que la Universidad de Chile efectúa esta semana.

El especialista, contradiciendo los datos del Ministerio de Salud que ayer hablaba de 656.172 casos confirmados de coronavirus en el país desde el inicio de la pandemia en el país el 3 de marzo del año pasado, dijo que “hay entre cinco a seis veces más contagiados que los reportados por las autoridades nacionales, y en la Región Metropolitana más del 20% de la población ha estado infectada. Estos errores se deben a la manera en que se calculan las fechas de comienzo de síntomas y los once días en los que el virus se mantiene activo, pues queda un 10% de personas activas sin contabilizar”.

El experto en datos añadió que “el problema no es el promedio, sino que las desviaciones. En Chile no se consideran los casos sospechosos y los fallecimientos por covid-19 solo se registran si el PCR ha sido positivo. Así, hay una sobreestimación de casos superados y una subestimación de casos conocidos, lo que indica que la pandemia es mucho más peligrosa de lo que creemos”.

Ricardo Baeza-Yates.

Desde Barcelona, donde está ahora, el profesor indicó a Publimetro que “según las tasas de letalidad usadas, los cálculos dan cifras de contagiados reales en Chile que van de 2.400.00, con un 0,95%, a 3.800.000, con un 0,6%. Y considerando solo los PCR más una tasa de letalidad de 0,95 da 1.800.000, y con PCR más una tasa de letalidad de 0,6% la cifra es de 2.900.000. En Chile por lo menos hay tres millones de contagiados, y los casos activos han subido mucho y son 92 mil (ayer el Minsal dijo que eran 24.800). Pero esto no es de extrañar, pues en todos los países se ven estas diferencias entre los datos oficiales y las estimaciones de los expertos”.

Ricardo Baeza-Yates agregó que “mi crítica no es a los números, sino que a la comunicación de los números… Es muy distinto decir que hay poco más de 650 mil personas que han tenido el covid-19, que señalar que sabemos que al menos ha habido poco más de 650 mil y hay muchos más pero no sabemos cuántos. Aclaro que lo mío no son proyecciones, que dependen de muchos factores y del comportamiento colectico de casi 20 millones de personas. Pero claramente se podrían efectuar las estimaciones al día de hoy que yo hago, aunque claramente contar una historia peor a la oficial trae problemas. Por ejemplo, en las vocerías oficiales nunca se habla de la cifra que el DEIS (Departamento de Estadisticas e Información de Salud) del Minsal informa los sábado sumando los fallecidos confirmados con examen PCR y los fallecidos para los cuales aún no hay confirmación de laboratorio, que son denominan casos sospechos (ayer se dio cuenta de 90 muertos más, con lo que la cifra oficial llegó a 17.294, pero al agregar el otro parámetro bordea los 23 mil, cerca de un 30% más)”.

El profesional sostuvo que “otro dato preocupante es que hay cerca de mil personas en la UCI, lo que no pasaba desde fines de mayo, cuando estábamos en la montaña y con cuarentena. Eso es muy complejo, pues es una cifra más nueva, al contrario que las de contagiados y fallecidos, que están con desfase”.

El académico explicó que “los datos finos están para muy poca gente, como los que las bajamos y analizamos. Los que nos siguen en redes sociales en Chile serán unas cien mil personas, pero la inmensa mayoría de la población se queda con la comunicación de riesgo del Gobierno, por lo que nada saben y creen que la situación es menos mala de lo que en verdad es… Uno siempre espera que la curva baje, pero para lograr ello los ciudadanos deben tomar decisiones individuales responsables. Por ejemplo, en vez de ir a una playa atestada partir al campo, donde hay más espacio y menos aglomeraciones. O bien seguir siempre las normas sanitarias. Sin embargo, vemos que a muchos les importa poco o nada lo que sucede, sin importar el estrato social, como lo demuestran las fiestas en Cachagua o Espacio Broadway. El problema es de otros hasta que me toca a mí o a alguien cercano”.