logo
Mundo
/ AP / AP
Mundo 19/01/2021

Máxima seguridad en posesión de Biden: retiran a 12 efectivos de la Guardia Nacional por “comportamiento cuestionable”

De un total de 25.000 agentes de la Guardia Nacional que estañan desplegados para el acto en que el nuevo presidente jurará, sólo una docena fueron objetados.

Por : Europa Press

La Guardia Nacional ha retirado este martes a 12 agentes que iban a prestar sus servicios en la toma de posesión del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, alegando “comportamiento cuestionable”, según ha trasladado el jefe del cuerpo, el general Daniel Hokanson.

En concreto, diez de ellos han sido apartados de la ceremonia, que tendrá lugar este miércoles, por “comportamiento cuestionable”, acreditado en el proceso de veto que los agentes habían de superar antes de la cita. Los otros dos por realizar comentarios o escribir textos “inapropiados”, pero no se han proporcionado detalles adicionales sobre los mismos.

“No estoy preocupado porque de una gran parte de nuestro cuerpo, 25.000, hemos identificado a 12”, ha señalado Hokanson, si bien ha recalcado que el cuerpo busca asegurarse de que hace lo “correcto”, según ha informado la cadena de televisión CNN.

No hay personas vinculadas al ataque del Capitolio

Entretanto, el portavoz del Departamento de Defensa, Jonathan Hoffman, ha reiterado que el proceso de veto a los agentes continúa, aunque ha subrayado que mucha de la información encontrada en el mismo “no está relacionada con los eventos registrados en el Capitolio o con las preocupaciones de muchas personas acerca del extremismo”.

Tal y como ha sostenido, los vetos buscan “identificar cualquier comportamiento cuestionable” de los agentes “en el pasado” o “cualquier vínculo potencial con comportamientos cuestionables”. “No está sólo relacionado con el extremismo”, ha remachado.

Las autoridades estadounidenses han intensificado las medidas de seguridad en el Capitolio de cara a la toma de posesión de Biden para evitar episodios como el vivido el pasado 6 de enero, cuando partidarios del presidente Donald Trump asaltaron las instalaciones del edificio, que alberga las dos cámaras del Congreso estadounidense, durante la certificación de la victoria del demócrata en las elecciones del 3 de noviembre.