logo
Académico
/ Gentileza / Gentileza
Académico 30/01/2021

¿Nervioso por el regreso a clases? Estas son las mejores técnicas para estudiar

Ya sea que vas a empezar con los estudios superiores o escolares, el retorno a clases tras un año como el 2020 puede ser complejo. Por eso, desde la plataforma Superprof, nos entregaron algunas recomendaciones.

Estudiar consiste en aprender nuevas materias. Sin embargo, es necesario comprenderlas para asimilarlas bien. Tras un año complejo como el 2020, volver a estudiar puede requerir apoyo extra. En este proceso contribuyen las y los profesores particulares, como también lo hacen las técnicas de estudio de las que vamos a hablar.

La simple memorización de contenidos es ineficaz para el estudio. Para adquirir una buena comprensión de las disciplinas sobre las que se quiere aprender, es necesario aplicar una serie de técnicas. Estas ayudan a entender los contenidos y también hacen más ameno el trabajo del estudiante. Desde Superprof, plataforma especialista en la materia, nos entregan algunas recomendaciones:

Técnicas para estudiar que mejoran la lectura

La principal vía de acceso a los contenidos de una materia es la lectura. Por eso es muy importante tener una buena comprensión lectora. No se trata de leer mecánicamente como hacen muchas personas, porque de esa forma no se asimilan los contenidos. Para sacar un buen rendimiento al estudio es necesario tener una buena comprensión lectora y, si es posible, saber cómo se lee rápido.

Leer / Imagen referencial.

Se denomina comprensión lectora a la capacidad de entender lo que se está leyendo. Pero no basta con asimilar las palabras u oraciones una a una. Lo fundamental es captar el sentido global del texto y también su esencia. Por tanto, debe aplicarse un tipo de lectura intensiva, que capte el significado. E igualmente, una lectura crítica, que proporcione una opinión sobre lo que se está leyendo.

Por otra parte, es importante mejorar la velocidad de lectura. Cuanto más rápido se lea, más rendimiento se saca al tiempo de estudio. Pero también hay que entender los contenidos. Para tener una buena velocidad, pueden aplicarse técnicas como el buen movimiento de los ojos, que se consigue siguiendo, por ejemplo, con un bolígrafo lo que se va leyendo. También es importante aplicar una visión periférica, que consiste en fijarse, no en palabras, sino en frases completas. E igualmente, conviene no repetir mentalmente lo que se está leyendo ni releer lo ya visto.

Técnicas de estudio que permiten sintetizar la información

La lectura es solo el primer paso para adquirir conocimientos. Una vez se ha dado este, es imprescindible sintetizar la información. Y, para ello, también existen varias técnicas muy útiles.
La más tradicional pero también efectiva es el resumen. Con él logramos que un contenido extenso se convierta en otro más breve pero que incluye igualmente toda la información relevante. Para hacer un buen resumen hay que leer el texto subrayando lo más importante. A partir de ahí, consiste en redactar con las propias palabras de cada uno todo ese contenido.

Pero, para resumir bien, también puede recurrirse a otra técnica de síntesis igualmente muy útil: el esquema. Consiste en desentrañar el esqueleto del texto. Y para hacerlo bien deben incluirse las ideas clave remarcando la jerarquía que existe entre ellas. Pueden usarse conceptos sueltos, no hacen falta oraciones completas, y es muy útil para captar el sentido global del texto.

Una variante del esquema es el mapa mental. Este viene a ser lo mismo. Pero es aún más visual, ya que consiste en partir de una idea central e ir creando ramificaciones que la vinculan con otros conceptos secundarios. Gracias a los mapas mentales, se obtiene mucha información, pero sobre todo una visión global de todo el documento.
Finalmente, otra técnica útil para sintetizar información es crear tarjetas de estudio. Además, hacen la labor del estudiante más divertida porque parecen un juego. Se trata de escribir por una cara del papel una pregunta y por la otra la respuesta desarrollada. Incluso se pueden incluir gráficos y otros elementos visuales. Al prepararlas, se hace un importante trabajo de hallazgo de conceptos clave y de síntesis de la información. Son una magnífica herramienta de repaso.

Técnicas de memorización

Como decíamos, la memorización a la hora de estudiar no es recomendable. Pero hay datos, fechas o nombres que es imprescindible conocer y recordar. Y para ello es necesario tenerlas en la memoria. No obstante, hay también técnicas para hacerlo.

Todas son efectivas, pero una de las más interesantes es la aplicación de reglas nemotécnicas. Estas se basan en las asociaciones mentales. Por ejemplo, el método de las iniciales, que consiste en crear una palabra nueva a través de las primeras letras de las que se quieren recordar. Si se desea recordar las cuatro provincias gallegas, puede crearse la palabra “lapo” con Lugo, A Coruña, Pontevedra y Orense.

Otra opción nemotécnica es el llamado método Loci. Se basa en asociar un elemento con cada palabra que se quiere recordar. Por ejemplo, las cosas que haces al entrar en casa con cada término. Así memorizarás mejor estos últimos.

En conclusión, las técnicas de estudio ayudan a optimizar el tiempo de trabajo y a mejorar el rendimiento del estudiante. Pero siempre es aconsejable buscar la ayuda de un profesor particular.