logo
Nacional
 /
Nacional 02/02/2021

Diego Schalper avanza en políticas “post Piñera” y busca redirigir prioridades de la derecha

El diputado RN pide a su sector dar un giro y entender que deben avanzar en formas de hacer política horizontales, escuchando a las bases ciudadanas.

Iniciado febrero, el trabajo parlamentario entra en receso y la actividad política va un poco a la baja. Sin embargo, ese tiempo es el que justamente el diputado RN Diego Schalper espera aprovechar para promover una serie de ideas que, según el mismo reconoce, no gustarán del todo en su sector, pero que son urgentes. De lo contrario, asevera, la ciudadanía les volverá a pasar la cuenta.

Como comenta en conversación con este medio, está trabajando en tres frentes. Uno es netamente político y apunta a la era “post Piñera” y los cambios de timón que debe hacer la centroderecha para conectar con la ciudadanía que se siente representado por ellos, pero que también ha visto como se han alejado de sus demandas sociales y no han evitado los abusos. “La centroderecha tiene que optar por un estilo de política distinta”, comenta.

“La centroderecha no ha sido capaz de tomar la profundidad de lo sucedido y tenemos que dar pie a una centroderecha post Piñera que ponga el énfasis en el trabajo social, en la empatía, en el trabajo horizontal con las bases”, manifiesta.

El segundo va de la mano con una serie de iniciativas que apuntan a dotar de derechos sociales a la ciudadanía. En ese sentido, está impulsando campañas para que las concesionarias eliminen los peajes laterales y otra para que el Estado se haga cargo de la situación que aún viven cientas de familias que no tienen acceso a internet.

Como tercer punto, está el tema constituyente, donde también, desde Idea País, quiere incidir en el proceso de redacción de la nueva Constitución en aras a que se fijen los deberes del Estado con la ciudadanía.

Los lineamientos de Schalper

¿Cómo espera que estas campañas influyan en su sector?

Nuestro sector político tiene que acusar recibo del cambio de ciclo. Eso supone no solo un cambio desde el punto de vista generacional, necesitamos nuevas patrullas juveniles como las de los 90, pero además debemos tener claro que o hacemos un giro importante en las prioridades, en la manera en cómo hacemos política, o no vamos a haber entendido la profundidad de lo que nos manifestaron en el plebiscito y en lo que han sido los últimos 15 meses desde el estallido social.

Según las encuestas, rostros de derecha están bien encaminados en la carrera presidencial ¿Cómo los ve?

Como nunca tenemos candidatos competitivo, pero al mismo tiempo, no han sido capaces de proyectar una propuesta social, política y cultural que empatice con lo  que está sucediendo. Creo que quien encabece tiene que ser la última parte del libro, la primera debe ser cuáles son las ideas con las cuales van a empatizar con las angustias sociales, las malditas lucas que afectan a muchos chilenos. No sacamos nada con tener a quien va a conducir esto si es que no sabemos a dónde nos va a conducir. La pregunta clave es hacia dónde vamos.

¿Debiese alejarse de todas formas de la conducción de Sebastián Piñera?

Hay que hablar de una centroderecha post Piñera, porque reconociendo lo que significó para el país el que el Presidente lograra la alternancia en el poder, que eso es algo que hay que reconocer y valorar, yo creo que hay que apostar por una centroderecha que no se agote en la gestión, sino que desde ahí es capaz de hacer política y construir políticas sociales sostenibles, tener una mirada más horizontal y ciudadana.

¿Y si no hacen el cambio?

Si no somos capaces de dar ese paso, no solo no vamos a estar en sintonía con la ciudadanía, sino que además nos vamos a perder una tremenda oportunidad.

¿Cómo avanzaría en los derechos sociales?

La izquierda acá propone promesas sociales, porque nunca dicen cómo se van a financiar, quién los administra, cómo se sostienen. Para quienes creemos en los derechos sociales al modo de como se dieron en Alemania, los derechos sociales suponen un rol del mundo público y privado, sostenibilidad financiera, cooperación. Yo creo que más que derechos sociales, tenemos que pensar en deberes del Estado y que los ciudadanos los puedan exigir, sino, se queda todo en promesas.

¿Qué deberes fijaría?

Que todos lleguen a la edad de jubilación con vivienda propia. Otorgar salud oportuna, imponiendo por ley que eso se cumpla. Hay que poner un piso mínimo a la pensión y yo creo que debe ser equivalente al ingreso mínimo garantizado. Y lo cuarto es establecer un deber del estado donde los ciudadanos puedan reclamar cuando no se combate adecuadamente la violencia y delincuencia. Para coronar, yo soy de la idea de que hay que crear la figura del Defensor del Ciudadano, que sea una entidad autónoma que le permita a la gente reclamar cuando hayan ineficiencia o abusos del Estado. Además, creo que se debe fijar un recurso contra el Congreso, para que si se estima que ha sido ineficiente en tramitar una ley, que puedan interponer un recurso. No es posible que se demoren años y años en sacar leyes.