logo
Estilo de Vida
/ shutterstock / imagen referencial / shutterstock / imagen referencial
Estilo de Vida 08/02/2021

Vitaminas: alimentos que debes comer para tener las defensas altas

Con los cambios de temperatura de este verano, y la pandemia en su segunda ola, urge aumentar la ingesta de vitaminas para fortalecer el sistema inmune.

Por : Nueva Mujer / Maidolis​ Ramones

Las gripes y resfriados están a la orden del día. Tener un sistema inmunológico sano también ha sido la preocupación de muchos ante la pandemia del covid 19. Te mostramos los alimentos que debes comer para tener las defensas altas y aumentar tus vitaminas.

Cabe recordad que, además de una buena alimentación, contar con un organismo saludable es posible integrando una rutina de ejercicios y evitar hábitos cómo el tabaco y el exceso de alcohol.

Mediante las vitaminas de vegetales y frutas, entre algunos otros productos, nuestro cuerpo mejorará su capacidad para hacer frente a las enfermedades.

Alimentos con vitaminas que contribuyen a tener las defensas altas

Naranja y kiwi

Para tener las defensas altas debemos incluir en nuestra dieta la ingesta de vitamina C. Esta resulta una excelente aliada para disminuir las probabilidades un resfriado, entre otros virus.

Esta vitamina la podemos encontrar en la naranja y el kiwi que también protegen del daño oxidativo de los glóbulos blancos y hacen que puedan funcionar de forma óptima.

Los antioxidantes encontrados en la vitamina C forman una especie de barrera alrededor de estas células de manera que los patógenos ambientales, así como contaminantes no puedan debilitarlas o destruirlas.

Los especialistas recomiendan comer estas en el desayuno o como snack de media mañana.

Leche, huevo y vegetales

Otro componente importante para tener las defensas altas es la vitamina D. Esta la podemos encontrar la leche y los cereales fortificados.

De igual forma esta vitamina tan poderosa para fortalecer nuestro sistema inmunológico la podemos encontrar en los huevos y las bebidas vegetales de soya

Pescados y mariscos

También es común la vitamina D en los pescados grasos como el salmón, el atún o las sardinas. Los glóbulos blancos que atacan a los patógenos requieren de zinc para funcionar a su plena capacidad y este mineral está presente en las semillas de calabaza, la carne de cangrejo y en las ostras.

Las sardinas también son ricas en omega 3, una grasa poliinsaturada que el cuerpo no puede producir por sí mismo y que refuerza sistema inmune del organismo. Así mismo, protege las membranas celulares y reduce el colesterol.

Verduras de hojas verdes y nueces

De acuerdo con las expertas nutricionistas de ‘Eat This Not That‘, una persona debería obtener al menos 300 miligramos todos los días de magnesio.

Este mineral lo podemos encontrar en las verduras de hojas verdes y nueces.

Además de mantener las defensas altas, está demostrado que contiene propiedades calmantes y al mismo tiempo estimula el sistema nervioso parasimpático.

Legumbres

Las legumbres son otro de los alimentos que no deben faltar en nuestra dieta. Se trata de una fuente de hierro y zinc, que fortalecen el sistema inmunológico.

Este alimento también es rico en vitamina B6, que ayuda a generar glóbulos blancos, llamados linfocitos. Estos combaten las infecciones. Los expertos recomiendan comerlas combinada con brócoli para incrementar la cantidad de hierro que poseen.