logo
Nacional
/ Agencia Aton / Agencia Aton
Nacional 15/02/2021

Fondos escasos y muchos problemas para los alcaldes por vacunación masiva contra el coronavirus

Ediles de La Pintana, Renca y San Miguel cuentan lo apremiados que se encuentran con el proceso de inmunización y el enorme gasto económico en el que están incurriendo.

Mucho se han quejado los alcaldes sobre su falta de participación en  el manejo de la pandemia de coronavirus, próxima a cumplir un año en el país luego de ser descubierto el primer caso el martes 3 de marzo de 2020.

Los ediles de las 345 comunas del país han sentido que la autoridad central no los toma en cuenta, por ejemplo, al momento de determinar avances o retrocesos en el Plan Paso a Paso, pese a que ellos son los que mejor conocen su territorio.

Y el mes pasado se encontraron casi de improviso con la obligación de llevar a cabo desde el miércoles 3 de febrero la vacunación masiva a través del sistema de Atención Primaria de Salud (APS) que administran, en gran medida con las cuatro millones de dosis del producto de la farmacéutica china Sinovac llegadas durante la última semana del mes anterior.

Algo de lo que muchos responsables municipales “se enteraron por la prensa” el jueves 28 de enero, con menos de una semana de antelación al vamos de la campaña.

Y eso que apenas dos días antes, el martes 26 de enero, hubo una reunión de un grupo de alcaldes con el Presidente Sebastián Piñera -en el Palacio de La Moneda, presencial para algunos y telemática para la mayoría- para acordar el trabajo de inmunización.

El sábado 30 de enero, cuatro días previos al arranque de la vacunación, el Gobierno anunció por medio del Ministro del Interior, Rodrigo Delgado, que las municipalides iban a recibir siete mil millones de pesos para efectar la vacunación.

“Los municipios son un factor clave en el proceso, porque ponen los puntos de vacunación, los recursos humanos y la logística. Por eso conseguomos recursos extraordinarios, que más que triplican lo entregado el año pasado para la campaña de la influenza, que fueron dos mil millones de pesos”, señaló Delgado esa vez.

Pero está claro que ese dinero no alcanzará, como lo avisó el alcalde de La Granja y presidente de la Comisión de Salud de la Asociación Chilena de Municipalidades, Felipe Delpin.

“Quedaremos cortos. El costo de esta campaña de vacunación es muy alto. Además, son dos dosis por persona y se debe contratar más personal y sumar logística”.

Cabe recordar que la ambiciosa meta gubernamental es vacunar con las dos dosis a cinco millones de personas al 31 de marzo, para luego llegar a un total de 15 millones al final del porimer semestre.

Claudia Pizarro, alcaldesa de La Pintana.

LA REALIDAD PINTANINA: GASTAN 4 VECES MÁS QUE LO RECIBIDO

La alcaldesa de La Pintana, Claudia Pizarro, cuenta que el aporte del Gobierno por ahora cubre apenas un cuarto del dinero que ya han gastado para vacunar contra el coronavirus.

“Nos prometieron 64 millones de pesos, pero vamos a gastar 241 millones en la primera parte de la campaña. El aporte del Ministerio de Salud llega a un cuarto del costo. Y esa cantidad de dinero podría subir al doble para completar el semestre. Dicen que están pasando el doble en comparación con la influenza del año pasado, pero en lo concreto en 2020 nos llegaron 50 millones y ahora son 64 millones… Habilitamos tres sitios de vacunación, el Estadio Municipal, el Club de Campo y el Colegio Almendral, que no corresponden a los consultorios pues se requiere de más espacio debido a la cantidad de gente que llega y a que deben esperar un rato tras la inyección. Tenemos a 120 funcionarios en equipos para vacunar a dos mil personas por día”.

“Algunos de nuestros trabajadores han sido reubicados e incluso seguiremos inmunizando los fines de semana, como ya lo hemos hecho. Yo le pedí al Minsal que pudieran vacunar matronas y dentistas, profesionales que en nuestra comuna empezaron a hacerlo desde el inicio de la campaña. Además, conseguimos que las universidades Católica y Central nos pasaran 40 internos que nos están reforzando, pero no pueden vacunar. Y eso que aún no empieza la campaña de la influenza, otro hecho sanitario importante”.

Claudio Castro, alcalde de Renca.

EN RENCA “DESVISTEN A UN SANTO PARA VESTIR A OTRO”

El edil renquino, Claudio Castro, ejemplifica con un dicho popular lo que está pasando en su comuna con la campaña de vacunación.

“Literalmente, “estamos desvistiendo a un santo para vestir a otro”. En Renca tenemos destinados 49 millones desde el nivel central, pero estamos gastando cuatro veces más, 200 millones de pesos. Y no hay que olvidar que los equipos APS que están vacunando son los mismos que han efectuado desde hace mucho tiempo el testeo y la trazabilidad de la pandemia, aparte de sus funciones normales. La gente está muy exigida y cansada, pero aún así cumplen e incluso van a inyectar a las casas de quienes no pueden salir de sus hogares y a algunos puntos extras a los habilitados, que son tres colegios, Instituto Cumbre de Cóndores Oriente, Instituto Cumbre de Cóndores Poniente y Escuela Alejandro Gorostiaga, que en un tiempo más, cuando los escolares tengan que volver a clases, no podrán ser usados para inmunizar”.

“Contamos con 40 duplas de vacunación en tres colegios. Son 80 personas solo dedicadas a esta tarea. Funcionamos a pura subvención municipal, con recursos que no nos sobran. Hemos sumado personal para vacunar y también hay voluntarios, vecinos y vecinas de buena disposición que apoyan esa labor tomando la temperatura de la gente que llega y guiándolas en los recintos. Lo que me preocupa es que la falta de recursos nos hace descuidar otras atenciones de salud. Por eso es obvio que todas las municipalidades necesitamos de más aportes del Gobierno para seguir vacunando”.

Luis Sanhueza, alcalde de San Miguel.

LOS VARIADOS GASTOS EN SAN MIGUEL

El alcalde sanmmiguelino, Luis Sanhueza, reseña lo que su municipio ha hecho para echar a andar la campaña de inmunización.

“Son 52 millones de pesos los que nos llegan desde el Gobierno el 15 de febrero. Comenzamos con recursos propios de la Corporación Municipal de San Miguel para habilitar con cinco puntos de vacunación, que podrían llegar a diez. Por ahora estamos atendiendo en el Cesfam Barros Luco, en el Cecosf Atacama, Liceo Betsabé Hormazábal, Colegio Pablo Neruda y Sar San Miguel. Tambipen habrá un camión móvil. Se ha gastado en carpas para que la gente no esté a pleno sol, en transporte hacia los vacunatorios, en refrigeradores para mantener las dosis, en coolers para mover las vacunas y en sumar personal”.

“Es que hay funcionarios con vacaciones o con licencia, pues ha sido muy agotador este año de pandemia. Son quince los equipos destinados a inmunizar, y luego deberían ser 25, cuando la gente empiece a regresar de su descanso. Es evidente y ha quedado claro estos días que esos siete mil millones de pesos anunciados por el Gobierno no alcanzarán para llegar a buen término esta campaña, y por eso habrá que evaluar y sentarse de nuevo a conversar para que los municipios reciban más dinero”.