logo
Nacional
 /
Nacional 16/02/2021

Tarotista, vende huevos y es viuda de Andrés Espinoza: el CV de la candidata a concejala de Vitacura por el partido de Kast

Sofía Andonaegui cuenta que quiere ser concejala para fiscalizar cuánto y cómo se gastan los fondos en el municipio y que no haya abusos.

Aunque hay varias cualidades que definen a Sofía Andonaegui, candidata a concejala por Vitacura en representación del Partido Republicano, hay aspectos que ella reconoce como “esenciales”: es tarotista, vende huevos y es la viuda de Andrés Espinoza, uno de los iconos de Música Libre.

Además, en su “prontuario amoroso”, sincera que pololeó con el economista y académico Sergio Melnick.

Pero ahora, su foco está puesto en otros asuntos. Su plan es ser electa el 11 de abril y poner bajo la lupa todas las boletas y facturas emitidas al municipio.

Desde su equipo aseveran que  “está full enfocada en resguardar el buen uso de los recursos municipales”, para así, según acota ella, “podamos destinarlos a mejorar la calidad de vida de los habitantes de Vitacura”.

Y en eso dice que tiene experiencia, porque hace tres años comenzó a fiscalizar los gastos de los parlamentarios en el Congreso, y describió que habría “gastos irrisorios, abultados e innecesarios. Esa información estaba, no hice nada especial. Lo que hice fue ponerlo en una plataforma y que todos la tuvieran de manera simple”. Así, creó #YoTeFiscalizo.

Eso, sostiene, le costó portazos en la cara de parlamentarios que conocía, que la bloquearan, pero cuenta que le dio igual y que ahí supo que su rol debía ser el que cumple un concejal: fiscalizar.

Pero previo a esta incursión en las elecciones que se avecinan, Sofía ha tenido un activo protagonismo en el partido liderado por José Antonio Kast. Trabajó en la campaña del rechazo y anteriormente se desempeñó como jefa de gabinete de la diputada María Angélica Cristi.

El emprendimiento de los huevos

Quizás al notar que esta candidata vende huevos muchos se preguntarán con qué objetivo, y según revela, está lejos de querer lucrar con tal negocio.

Asegura que esto partió a fin de ayudar a familias que se vieron “afectadas” por el “estallido social”.

“Huevos generosos”, cuenta, surgió con el objetivo de ayudar a las Fundación “Creciendo” y a Martina Fronce, “que tenían eventos que se les cayeron y no tenían cómo recolectar dinero. Así se me ocurrió vender huevos, nos contactamos con una productora, los vendemos y parte de la ganancia van a ellos”.

“Partimos con huevos y ahora estamos sumando muchos productos de emprendedores chilenos que tienen cosas exquisitas, enamorados de lo que hacen, pero que les falta tribuna para vender”, relata.