logo
Noticias
/ Foto: iStock / Foto: iStock
Noticias 17/02/2021

¿Hay vida después de la muerte?

¡OMG! Metro averigua qué dice la ciencia al respecto, tras el estreno de ‘Surviving Death’, una docuserie dirigida por Ricki Stern.

¿Qué pasará después de que fallezcamos? Esta pregunta preocupa a la gente desde hace mucho tiempo y una nueva serie de Netflix bautizada como ‘Sobrevivir a la muerte’, basada en un libro homónimo de 2017 de la periodista estadounidense Leslie Kean, trata de responderla.

“Es una pregunta que me interesa desde hace mucho tiempo”, afirma Kean en una entrevista con Penguin Random House. “Empecé a centrar mi tiempo en esto, y tenía mucho que aprender. A medida que escribía el libro, iba explorando y aprendiendo cosas, mientras que con los OVNIS fue la culminación de muchos, muchos años de trabajo: Simplemente lo escribí. Esto fue más bien un viaje de exploración para mí. Implicó investigación y experiencias personales que tuve en el camino”.

La muerte es cara. Según la tradición judía, los enterrados en el Monte de los Olivos de Jerusalén serán los primeros en llegar al cielo al final de los tiempos.
La muerte es cara. Según la tradición judía, los enterrados en el Monte de los Olivos de Jerusalén serán los primeros en llegar al cielo al final de los tiempos.

La investigación de la “vida después de la muerte” ha implicado a diversas disciplinas a lo largo de la historia, a menudo con resultados que tienen una explicación compleja pero científica y que rompen con la ilusión de haber encontrado algo inexplicable o paranormal. Sin embargo, según Patrick Stokes, profesor asociado de filosofía en la Escuela de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de Deakin (Australia), puede ser necesario hacer uso de desarrollos tecnológicos inanimados para avanzar en esta investigación.

“Es probable que con la Inteligencia Artificial lleguemos a ser capaces de construir avatares en línea que hagan una imitación convincente de los muertos. Eso podría significar que, de hecho, podemos sobrevivir entre los vivos, pero no para nosotros mismos, sino para otras personas”, explicó a Metro. “Dado que la experiencia en primera persona es esencial para lo que generalmente nos importa para sobrevivir a la muerte, seguir viviendo como un chatbot o un holograma, o incluso una ‘carga mental’ en un ordenador, no podría contar como sobrevivir a la muerte para nosotros mismos”.

Stokes cree que la única “vida después de la muerte” verificable y tangible podría ser a través de las redes sociales en un futuro próximo.

“Las nuevas tecnologías nos dan la posibilidad muy real de ‘reanimar’ los restos digitales que la gente deja en línea después de morir, como sus perfiles en las redes sociales. Estas tecnologías pueden ayudarnos a sobrellevar la pérdida y mantener a los muertos vivos en el pensamiento de los vivos. Pero si bien la tecnología abre nuevas formas de recordar a los muertos, también amenaza con permitirnos reemplazar a los muertos, una idea mucho más preocupante”, concluyó.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Lydia Schumacher, especialista en teología histórica y filosófica del King’s College de Londres (Reino Unido)

P: ¿Qué hemos aprendido hasta ahora sobre el “más allá”?

Lydia Schumacher, especialista en teología histórica y filosófica del King's College de Londres (Reino Unido)
Lydia Schumacher, especialista en teología histórica y filosófica del King’s College de Londres (Reino Unido)

– Por definición, la experiencia humana se limita a la vida presente, por lo que no sabemos qué nos espera más allá de ella. Dicho esto, ha habido informes de “experiencias cercanas a la muerte” que quizás nos den una pequeña ventana a lo que está por venir. Por ejemplo, las personas que han estado cerca de la muerte, pero que luego han sido reanimadas, dicen haber experimentado un movimiento hacia una “luz” o destino final y haber visto sus vidas pasar ante ellos en términos de lo bueno y lo malo que han hecho a los demás.

P: ¿Y las pruebas científicas?

– Creo que lo que sería útil a este respecto es el estudio de las experiencias cercanas a la muerte, que nos dan una visión, aunque sea pequeña, de lo que está por venir. También se ha informado de que quienes han muerto pierden inmediatamente algo de peso, lo que sugiere la salida del alma que anima el cuerpo. Sin embargo, en última instancia, no está claro que la ciencia pueda decirnos mucho sobre lo que ocurre después de esta vida. El consenso entre muchos filósofos y teólogos es que el más allá no está sujeto a las condiciones de la vida corporal tal y como las conocemos ahora. Dado que toda nuestra comprensión está limitada por nuestras condiciones actuales, hay límites a lo que podemos decir sobre lo que supondrá la otra vida. La ciencia puede hacer mucho, pero en algunos aspectos, sólo puede llegar hasta cierto punto.

P: Háblenos de su investigación actual.

– Mi investigación se ocupa bastante de la cuestión de la vida después de la muerte, pero la aborda desde la perspectiva de un filósofo y un teólogo más que de un científico. Según las tradiciones históricas que estudio, y en mi propia opinión, hay vida después de la muerte, pero la forma en que la experimentamos depende mucho de cómo hayamos vivido en la vida actual. Hay un potencial en nuestra humanidad para actuar con dignidad, para formar opiniones de manera coherente que también estén informadas por cuestiones más amplias sobre lo que es bueno no sólo para nosotros sino también para los demás. Podemos hacer realidad este potencial o lo contrario, haciendo daño a los que nos rodean donde teníamos la capacidad de hacer el bien.

SEGÚN LOS NÚMEROS

67%
de las personas con experiencias cercanas a la muerte afirmaron haber visto “una luz”, según un estudio reciente realizado por la Western University y la Universidad de Lieja (Bélgica).