logo
Nacional
/ Agencia Uno / Agencia Uno
Nacional 18/02/2021

¿Fue una buena decisión retrasar la vacuna de los enfermos crónicos?

Especialistas difieren en el efecto que tiene postergar la inoculación de estos pacientes. “Se atrasa todo, la segunda dosis y la vacunación contra la influenza, y en un grupo de riesgo”, dicen.

El martes el gobierno anunció que la vacunación de enfermos crónicos y con comorbilidades no comenzará el 22 de febrero, como se había anunciado. El proceso se iniciará dos semanas más tarde: el 8 de marzo. Esto, una vez completada la vacunación de los profesores.

La presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, se manifestó contraria a la medida y aseguró que lo ideal es “seguir la priorización con lógica sanitaria y asegurar primero a los grupos de mayor riesgo”.

Recursos escasos

¿Es seguro atrasar a los enfermos crónicos? Claudio Olmos, epidemiólogo y académico de la Facultad de Medicina de la Universidad Andrés Bello, dice que “cuando uno habla en términos sanitarios, se busca respuesta inmediata, pero los recursos, en este caso las vacunas, son escasos”.

“Creo que la decisión fue correcta, porque la primera prioridad fueron los adultos mayores, e incluso hasta los 55 años. Y la mayoría de los enfermos crónicos, de hecho, ya fueron inoculados por edad”, añade.

“El porcentaje de enfermos crónicos pendientes no debiese ser tan alto: faltarían solo aquellos que tienen menos de 55 años”, detalla el especialista.

¿Decisión política?

Pero las opiniones están divididas. Claudio Castillo, académico de Salud Pública de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago considera que fue una mala decisión. “No corresponde a lo que se había informado y  genera desconfianza en la ciudadanía”, apunta.

Según el especialista en políticas públicas de salud, la medida “no tiene otra lógica que responder a las polémicas frente al inicio del año escolar”.

La lógica, según Castillo, “era pasar desde la inoculación del personal médico a la de los adultos mayores y luego a la de los enfermos crónicos, quienes tienen mayor riesgo”.

Aunque también destaca que los enfermos crónicos que quedarán fuera serán los menores de 55 años, Castllo advierte que ha habido cambios en los rangos de edad de hospitalizaciones.

La mediana de edad de contagio bajó

“No hay que olvidar que  los enfermos crónicos y las personas con comorbilidades tienen mayor riesgo en el desarrollo de la enfermedad. Además, la mediana de edad de contagio hoy es de 38 años”, destacó.

Otro aspecto clave, según Castllo, es que “no sólo se trata de atrasar esta vacuna dos semanas, sino que se atrasa todo: la segunda dosis también. Y deberán esperar para recibir la de la influenza, lo que es grave, si se considera que es población de riesgo”.