logo
Noticias
/ Agencia Uno
Noticias 03/03/2021

Pfizer habría exigido “activos soberanos” para negociar vacuna en Latinoamérica: en Argentina pidió glaciares

La farmacéutica habría incluido cláusulas abusivas para evitar responsabilidades a la hora de negociar la vacuna en el continente.

Una grave denuncia contra el laboratorio Pfizer, uno de los principales fabricantes de vacunas contra el covid-19 en el mundo, salió a la luz en los últimos días donde aseguran que la farmacéutica habría exigido “activos soberanos” como garantías para negociar la venta de su inoculación en Latinoamérica.

Pero no solo eso. De acuerdo, a un estudio realizado en conjunto por The Bureau of Investigative Journalism en Londres y Ojo Público en Perú, Pfizer habría exigido a los países latinoamericanos que firmaran abusivas cláusulas con el fin de no tener responsabilidad ante posibles demandas por efectos adversos.

Según publica el medio argentino Bae Negocios, Pfizer le habría pedido glaciares al gobierno de Alberto Fernández. “No quieren los glaciares por casualidad. En el mismo momento que Pfizer negociaba esto acá, por primera vez en la historia se empezó a cotizar el agua dulce en el mercado a futuro de Chicago”, comentó Jorge Rachid, asesor del ministerio de salud trasandino y uno de los integrantes que participó en las reuniones con el laboratorio.

“Dijeron con nombre y apellido los bienes que querían”, aunque Rachid recalcó que la solicitud fue hecha en forma oral, “porque nunca lo van a poner por escrito”. Asimismo, reveló que Pfizer pidió que se sancionara una ley para embargar los glaciares.

Rachid hizo hincapié en quienes están detrás del laboratorio. “Hoy Pfizer no son los científicos y la empresa que todos respetamos, hoy Pzifer es propiedad de lo que llamamos ‘fondos buitres’, de BlackRock, el mismo fondo de inversión que intentó trabar la renegociación de la deuda argentina”.

Los caso de Pfizer en Perú y Brasil

Desde un principio, la negociación entre Pfizer y los países de América Latina generó ruido. En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro criticó desde el día uno, la producción de origen belga.

“En el contrato de Pfizer está bien claro: ‘no nos hacemos responsables por cualquier efecto colateral’. Si te conviertes en un yacaré (caimán), es tu problema”, señaló hace unos meses el mandatario brasileño que finalmente no llegó a acuerdo con la farmacéutica.

En Perú en tanto, Pfizer solicitó durante el proceso de negociación incluir cláusulas que reducían la responsabilidad de la empresa ante posibles efectos adversos.