logo
Noticias
/ Captura
Noticias 07/03/2021

Pepe Le Pew: personaje de “Looney Tunes” fue acusado de promover la cultura de la violación en niños

El análisis de un columnista de “The New York Times” apunta a que el zorrillo transgredía el espacio personal de la gata “constantemente y sin consentimiento”.

¿Recuerdas a Pepe Le Pew? Es la caricatura de un zorrillo francés, parte de los “Looney Tunes” de Warner Bros. En sus capítulos, el zorrillo solía perseguir a una pequeña gata, con una actitud un tanto obsesionada.

Ella, en la mayoría de los capítulos, trataba de escapar de manera desesperada de él. Pues bien, la actitud del personaje le valió una “cancelación popular”.

Un columnista de “The New York Times”, lo acusó de “promover la cultura de la violación en los niños en su programa de TV.” 

Pepe Le Pew en una escena común en su caricatura. – Captura.

Análisis del comportamiento

Charles M. Blow, editor del periódico estadounidense, analizó cómo la discriminación, el racismo y el sexismo fueron inculcados por caricaturas en el país norteamericano.

El profesional publicó un hilo en Twitter con escenas que fueron exhibidas en la televisión abierta de Estados Unidos y gran parte del planeta, protagonizadas por el mencionado personajes.

Al observar la obsesión de Le Pew, se ve cómo (y de manera constante), transgrede el espacio personal de la gata.

La besa y abraza sin consentimiento

M. Blow describió uno de los videos, asegurando que el popular zorrillo “primero agarra y besa a una chica desconocida repetidamentesin su consentimiento y contra su voluntad”.

“Ella lucha con todas sus fuerzas para alejarse de él, pero él no la libera”, y agregó que además el animal de caricaturas “cierra una puerta para evitar que ella se escape”, señala el especialista.

“Esto ayudó a enseñar a los niños que ‘NO’ en realidad no significaba no, que era parte del ‘juego’”, agregó.

En su análisis, el norteamericano agrega que Pepe Le Pew “enseñó que incluso las objeciones físicas de una mujer eran normales, adorables y divertidas”. “Ni siquiera le dieron a la mujer la capacidad de hablar”, añade.