logo
Nacional
 /
Nacional 07/04/2021

Gendarmería logró castigo para Comandante Ramiro tras dos intentos: vea qué pasó ahora

La sanción contra Mauricio Hernández Norambuena se debe a las amenazas que le formuló a un gendarme, el 25 de marzo pasado.

Por : p.P.M.

Durante 20 días el exfrentista Mauricio Hernández Norambuena no tendrá derecho a recibir visitas, según resolvió el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago. El tribunal acogió de este modo la petición del alcaide de la Cárcel de Alta Seguridad (CAS), Jonny Avilés. Antes ya había solicitado, en otras dos ocasiones, castigos para el Comandante Ramiro luego de la entrevista que dio a La Red, el 15 de marzo pasado, en la que calificó el asesinato de Jaime Guzmán de ajusticiamiento.

Mauricio Hernández cumple condena por el asesinato del senador UDI y también por el secuestro de Cristián Edwards. En 1996, mientras cumplía ambas condenas, huyó de la CAS a bordo de un helicóptero. Fue capturado en Brasil algunos años después por otro secuestro, de un empresario paulista, porque el cual también fue condenado. En 2019 el gobierno chileno consiguió que lo extraditaran hacia Santiago.

Ahora, la sanción se debe a las amenazas que le formuló a un gendarme. De acuerdo con la petición de castigo, el 25 de marzo pasado, el incidente ocurrió a las 13 horas. Mientras el custodio movía una puerta que impedía la visión desde una cámara de seguridad, Ramiro le dijo: “¿Quién te creí tu para cerrarme la puerta? Váyase a su ratonera que esta allá y que a tu familia me la voy a torturar, paco culiao, son igual que los milicos cafiches del Estado”.

Protección policial

Los hechos no quedaron ahí. Por el circuito de comunicación el superior le dijo al custodio que anotara todo lo que había dicho Ramiro. Luego de esto, el exfrentista se comunica por el mismo siempre con el superior y le dice que lo fueran a ver porque lo estaban torturando. Como no llegó nadie a verlo, fue y le dijo al primer custodio: “Cruzas para acá y vas a tener problemas conmigo, que tu familia la va a pagar”.

A continuación, los gendarmes de turno se comunicaron con el fiscal Manuel Zúñiga. Así se instruyó que el guardia presuntamente amenazado y su familia recibieran resguardo de la policía por los siguientes 30 días.