logo
Noticias
Mario Desbordes / ATONMario Desbordes / ATON
Noticias 12/04/2021

Desbordes e impuesto a súper ricos: “Si Piñera es presidente de todos los chilenos, tiene que contribuir”

Desbordes defiende el tercer retiro y apoya un tributo especial a las grandes fortunas, que por cierto, “tendría que pagar el Presidente”.

Desde que salió del Ministerio de Defensa para lanzarse de lleno en la carrera presidencial, Mario Desbordes (RN) ha ido marcando territorio: con el Gobierno, con los otros postulantes de la derecha y con la oposición. Un camino escarpado, que le ha exigido tomar fuerte las riendas de su partido y le ha costado más de un encontronazo con La Moneda.

¿Cómo se ha sentido como candidato?

—Es bien distinto ser ministro, donde uno tiene toda una estructura, todo ordenado, que candidato. Primero, tuve que volver a buscar clientes como abogado. Dejar de ser diputado y acudir en ayuda del Presidente me obligó a eso y está bien.  

¿Se ha sentido cómodo? ¿Cómo ha sido la respuesta de la gente?

—Muy buena, mucho cariño, mucha buena onda. 

¿Y al resto de los candidatos, cómo los ha visto?

—Todos tenemos algún mérito. Yo respeto las ideas y posiciones de los demás, y si considero que están equivocados los voy a rebatir con ideas y no con descalificaciones. Espero que el debate sea de altura y no de frases cliché y descalificaciones gratuitas, como lamentablemente ha pasado esta última semana. 

Justamente ha tenido “encontrones” con Briones y Sichel…

—Es súper importante una buena primaria que permita que los candidatos del sector mostremos nuestras cartas y seamos capaces de dejar muy arriba al que gane. Eso es fundamental y tenemos que entenderlo todos. Y nos obliga a tratar de no dañarnos entre nosotros. Es lo peor que podemos hacer. Yo resiento algunas declaraciones que no me parecen correctas en estos momentos difíciles. 

¿Usted gana esa primaria?

—Estoy convencido de que sí. Veo que muchos están obnubilados con las encuestas, pese a que los propios encuestadores serios reconocen que las encuestas hoy no están reflejando la opinión de la ciudadanía, porque la gente no contesta. Creo que tengo toda la opción de ganar. El apoyo de dos partidos, el PRI y RN, es un factor importante, pero además tengo apoyos de muchos independientes, mucha gente de las Fuerzas Armadas, de Carabineros, y por lo tanto, de acá a la primaria, por supuesto que tengo una tremenda opción. 

¿Y cómo se ve en la papeleta contra el candidato de la oposición?

—La elección está ciento por ciento abierta. Nadie puede pretender hoy tener la elección ganada. En los últimos procesos, a estas alturas había alguien que marcaba 40%, 45%, pero eso hoy no pasa. Por eso, no hay que menospreciar a ningún contendor. La primara vuelta va a ser muy peleada, muy dura. 

¿Cómo evalúa la respuesta del Gobierno a las demandas de la gente?

—Creo que el Gobierno ha tenido aciertos bien importantes, pero se nos está quedando mucha gente fuera. A esa gente tenemos que darle respuesta y ahí es donde sale este tema del tercer retiro. Lo apoyo porque si bien las medidas son positivas, no le llegan a todo el mundo y hay que buscarle una solución a esas personas. Hay gente que o no recibió ayuda o no fue suficiente. No nos podemos oponer al 10% si no tenemos una alternativa, me parece que es irresponsable.

¿Qué cree que pasa en el Gobierno que no llegan a esa interpretación?

—Hay un sector que cree legítimamente que las ayudas son suficientes, que la gente que las necesita las está recibiendo. Y hay otros, como el candidato Sichel, que me contesta que no quiere darle plata a la gente que no lo necesita y por eso no quiere arriesgarse a entregar más ayudas generales. Yo prefiero equivocarme y darle plata a quien no la necesita, que dejar de llegar a alguien que está con la soga al cuello.

Hay gente a la que le cuesta mucho visualizar estas cosas y yo las lamento y no me voy a mover: prefiero equivocarme a dejar de llegar a quienes están desesperados.

Otro factor que hay es que estamos muy aferrados al manual, el dogmatismo a veces es demasiado intenso y por eso a veces seguimos insistiendo en la focalización en momentos que no tiene sentido. Eso nos pasa la cuenta, porque los países desarrollados han convenido en que no se puede estar focalizando. 

¿Y son los asesores los responsables o es el Presidente el que defiende ese modelo?

—Por supuesto que su brazo derecho, Cristián Larroulet, es el principal defensor de esto. Pero no hay duda de que el Presidente piensa igual y ahí creo que se equivoca.

¿Qué le recomienda?

—Le pido que no bloquee el tercer 10%, salvo que tenga una alternativa mejor. Y no sólo que no lo bloquee, sino que lo mejore y busque alternativas para que la gente recupere sus platas.  

¿Esa reposición es con costo estatal?

—Sería lo ideal, pero no sé de dónde podríamos sacar esa plata. Son más de 40 mil millones de dólares y cuando tenemos que elegir entre hacer un hospital y reponer esa plata, es muy difícil. 

¿Cuál es su fórmula?

—He propuesto dos alternativas: que la gente pueda cotizar un punto más de manera voluntaria o que anticipemos la fórmula de postergar la jubilación, con ayuda estatal de vuelta. 

¿Para usted es alternativa el impuesto a los súper ricos?

—Por supuesto, lo propone el FMI. Hay que evaluarlo, no nos podemos cerrar. 

El Presidente tendría que impulsar un impuesto que lo obligaría a pagar más… 

—Por supuesto. Si él es Presidente de todos los chilenos, también tiene que contribuir, como todos nosotros.

¿Falta ese espíritu de contribución y de meterse la mano en el bolsillo?

—Hay países donde se han fijado estos impuestos y las personas se mandan a cambiar, se llevan la plata a otras partes. Eso hay que tratar de evitarlo y buscar que quien gane más, pague más, sin que eso signifique empujarlos a que se vayan de Chile. Y eso lo tiene que hacer el Presidente, que tiene iniciativa en materia tributaria.

¿Qué hacer con los parlamentarios designados?

— “En el proceso de la nueva Constitución creo que se van a discutir los mecanismos de reemplazo de un parlamentario que deja el cargo. Igual es importante tener presente que las personas que reemplazan a un parlamentario no son electas, pero tienen una linea de pensamiento similar. Por cierto el ideal sería que las personas serían 100% electas. Eso tendrá que discutirse”.